'Scream' 1x07 Review: la escena más impactante de la serie

Por Irene Benlloch

Aunque el capítulo anterior de 'Scream' no pudo acabar más en alto, la resolución que se marcan en este episodio no resulta del todo convincente. Eso sí; la última escena es tan sumamente impactante, que por un momento olvidamos el desconcertante cruce de acusaciones al que asistimos durante todo el capítulo.

¡Atención, SPOILERS!

Emma y Kieran ya no se esconden

O al menos en el instituto. A Kieran le gustaría tener algo con Emma, a pesar de que sus respectivos padres parecen haber decidido lo mismo. La situación es rara, como bien apunta la nueva pareja, pero la preocupación de Kieran va más allá: Will sigue siendo una parte crucial en la vida de Emma, algo que le tiene bastante intranquilo.

Ni rastro de Will

Brooke le cuenta a Jake que su padre volvió a casa a altas horas de la noche. Cuando Emma se une a la conversación y pregunta por Will, del que nada se sabe desde el día anterior, los tres amigos conectan las dos evidencias: ¿Y si el alcalde ha tenido algo que ver con la desaparición de Will?

No tienen que esperar demasiado: Piper les cuenta lo ocurrido en el garaje y les lleva al lugar de los hechos, donde una pintada –“Nada de policía, Emma”– deja a los chavales de piedra. En cuanto Emma se queda sola, Ghostface la llama por teléfono: si quiere encontrar a Will, tendrá que jugar al escondite.

Brooke desafía a su padre

Estando las cosas como están, Jake decide confesar que tanto él como Will fueron los artífices de los chantajes. Brooke ya está cansada de tanta mentira y de tanta media verdad, así que se encara a su padre y le exige que sea sincero. El alcalde, sin embargo, jura y perjura que no sabe nada del tema. Brooke se pone chula: si la verdad sale a la luz, ella no estará ahí para protegerlo.

El juego del escondite

Noah averigua la ubicación del móvil de Will –una bolera abandonada– y los cuatro se marchan para allá. Como en toda película de terror que se precie, el grupo se separa: mientras Emma y Noah logran encontrar a un malherido Will, Jake desaparece y Ghostface persigue a Brooke.

Con Jake desaparecido y el asesino campando a sus anchas, Noah, Emma y Brooke atrancan la puerta y consiguen reanimar a Will. Justo entonces, y antes de que la poca cobertura interrumpa la conversación, Noah le indica a Audrey dónde se encuentran.

Emma descubre un mensaje que Ghostface ha dispuesto para ella: una cinta de casete.

Secretos familiares que salen a la luz

Al principio del capítulo, Emma no acaba de entender cómo su madre ha podido superar lo ocurrido con Brandon James. La respuesta de Tracy es clara: ha aprendido a vivir con ello, al igual que consiguió superar el bache con su padre. Cuando Emma le pregunta la razón por la que Kevin se largó, Tracy no duda en responder: no todo el mundo aprende a vivir con la verdad. Y se ve que esta verdad es, paradójicamente, algo que Tracy todavía no le ha contado a su hija.

Emma escucha la grabación de una de las terapias de su padre, en la que afirma que no está traumatizado por los asesinatos de Brandon, sino por la visión de Daisy/Tracy acostándose con “ese monstruo”. ¿Y si Emma es hija de Brandon, y no de Kevin?

El caos

Cuando Noah, Brooke y Will empiezan a sospechar de la inocencia de Jake, escuchan su grito de auxilio. Todos ellos se lanzan en su búsqueda y acaban hallándolo con una puñalada en el pecho. Mientras Brooke cura sus heridas, Ghostface sale de su escondite y ataca a Emma, pero Will consigue reducirlo justo cuando la policía irrumpe en la bolera.

A pesar de que Audrey haya avisado rápidamente a las autoridades, la policía de Lakewood sigue siendo tan incompetente como siempre: Ghostface consigue escapar.

Noah y Audrey hacen sus cábalas

Después del apuñalamiento de Will y de Jake, parece claro que ambos quedan excluidos de la quiniela. Al menos eso es lo que piensa Audrey, ya que Noah no las tiene todas consigo: ¿Y si todo estaba calculado? ¿Y si todo forma parte de un plan? Tanto uno como otro podrían haber montado la escenita para convencer al resto de su inocencia y seguir sembrando el pánico. ¿Demasiado retorcido? Es posible; pero tras el susto inicial, no resultaría descabellado que Will utilizara su estado para reconquistar a Emma.

Marchando una de ‘Saw’

Las sospechas toman fuerza cuando Emma recibe una llamada de Will, que le invita a su casa para ver una película. Emma accede y se planta en el rancho sin pensárselo dos veces, pero nada más llegar recibe la sempiterna llamada de Ghostface. “Pensaba que tendrías un poco de orgullo después de todas las mentiras de Will”, le recrimina el psicópata.

Por segunda vez, Emma corre a salvar a Will –que está amordazado en su cortadora– pero cae en una trampa y acciona el mecanismo que acaba despedazándolo. Nosotros no vemos la carnicería, pero la pobre Emma –que no puede decir lo mismo– acaba de esta guisa:

El asesinato de Riley fue cruel, pero Will se ha llevado la palma. ¿Se recuperará Emma del shock? ¿Aprenderá a vivir con el trauma de haber sido la “responsable” de los crímenes?

Después de este episodio, toman más fuerza las teorías que apuntan a que Ghostface podría tener un aliado entre los protagonistas. ¿Noah? ¿Jake? ¿Audrey? Es difícil de aventurar, ya que los guionistas se han tomado todas las molestias para poner a los personajes en el mismo escenario mientras Ghostface escapaba.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba