'Los Simpsons' 26x13 Review: "No estoy gordo, es que soy grande"

Por David Moreno

Para este episodio Matt Groening opta por utilizar algunos de los recursos más repetidos de la serie: los flashback como técnica narrativa y el género musical para representar distintos momentos. El capítulo trata el tema de la obesidad, escrito por Michael Price y dirigido por Chris Clements, dos autores bastante habituales en 'Los Simpsons', ya que juntos suman más de 20 trabajos para la sitcom americana.

(¡Ojo, SPOILERS!)

El himno de Springfield

La trama comienza con una escena del pasado, el auditorio de Springfield 30 años atrás. En él podemos ver las pintas de todos los ciudadanos de la ciudad por aquél entonces, donde Homer, Marge, Krusty y otros son tan solo niños. En aquella época el alcalde de la ciudad es un joven Hans Topo, el personaje que resulta accidentado en numerosos capítulos, recordándonos irremediablemente a Kenny en 'South Park'. El alcalde reúne a sus vecinos para comentarles que Springfield está desapareciendo del mapa, puesto que no tienen ningún atractivo turístico ni nada que le haga destacar sobre otras poblaciones, así que decide escribir un himno para promocionar la ciudad. La pegadiza melodía en seguida satisface a los springfieldianos, así que memorizan y cantan el himno con orgullo durante años, hasta llegar al presente en forma de time-lapse, observando la evolución y crecimiento de cada uno de ellos.

Entonces Moe aparece en escena, enseñando a los presentes en el auditorio un vídeo de otra ciudad en la que cantan el mismo himno. Los habitantes de Springfield, enfadados, acusan de plagio esta acción, hasta que, gracias al tabernero, descubren que no es solo una, sino que son decenas las ciudades que cantan el mismo himno con la misma letra. Al ex alcalde Hans Topo no le queda otra que reconocer lo ocurrido: él no escribió la letra, la compró a un compositor barato. Esto le cuesta el destierro al Sr. Topo.

La canción de Lisa y Bart

Lisa propone al actual alcalde la solución más lógica, escribir un nuevo himno. De repente, aparece el famoso cantante, productor y compositor estadounidense Pharrel Williams, que se ofrece como voluntario para crear el nuevo himno de Springfield. El alcalde Joe Quimby defiende a Lisa, pues ella lo sugirió primero, haciendo alusión a que una niña de 8 años puede escribir mejor que él. Williams responde cantando alguna líneas de su ya aborrecido hit 'Happy':

“It might seem crazy what I'm about to say, sunshine she's here you can take a break...” (Todos sabéis como continúa).

Sin dudarlo un segundo, el alcalde destierra al cantante, al igual que acababa de hacer con el Sr. Topo (sinceramente me a parecido de los mejores chistes de la temporada).

Por lo tanto, Lisa empieza a componer, con la ayuda de su hermano, ya que posee una gran habilidad para rimar (no sería la primera vez que vemos a Bart rapear). Juntos forman un gran equipo y producen una buena canción. Los ciudadanos se dirigen de nuevo al auditorio para asistir al estreno del nuevo himno de Springfield. Lisa, Bart y sus acompañantes arrasan con su ritmo y el público, eufórico, se pone en pie para aplaudirles. Todos menos Homer, que debido a su enorme trasero se queda atascado en la butaca. Marge le reprocha a su marido el no felicitar el extraordinario trabajos de su hijo y este, apretando con todas sus fuerzas para levantarse, rompe toda la fila de butacas, provocando destrozos materiales y daños humanos, convirtiéndose en el hazmerreír de la ciudad.

Gran orgullo

Este suceso abre los ojos a Marge, preocupada por el estado físico de Homer, al cual insta para pedir ayuda. Homer va a una reunión de grupos anónimos con problemas, esos que tanto vemos en series y películas americanas, donde alcohólicos, drogadictos, etc, acuden para solucionar sus dificultades mediante el diálogo.

Homer acaba en un grupo llamado 'Lo grande es hermoso', que se dedica a ver el lado positivo de la obesidad. Homer absorbe todas las ideas del líder de este grupo, el cual incita a sentirse orgullo por ser quién eres y aceptarte a ti mismo frente la sociedad y sus normas. Es curioso como la serie afronta en varios capítulos, pero siempre de forma diferente, este problema tan serio de Estados Unidos, un país en el que aproximadamente el 35% de su población padece de obesidad mórbida.

A Marge le preocupa esta forma de afrontar el problema (qué sería de Homer sin ella...) y decide, con la ayuda de sus hijos, convencerle para que abandone la asociación del 'Gran orgullo'. El líder de este grupo se encara con Marge, y decide demostrarle que está equivocada. Para ello, se levantará por su propio pie de la silla de ruedas eléctricas que hasta ahora le transportaba a todas partes, demostrándolo que la obesidad no es un problema, pues se vale de sí mismo para caminar. El hombre consigue levantarse, pero debido al esfuerzo, fallece al instante.

Homer, consternado, acude a su funeral, en el cual necesitan múltiples jarrones y sacos para guardar kilos y kilos de ceniza del hombre incinerado. La muerte del inspirador líder consigue provocar un cambio en la actitud de Homer, decidiendo hacer caso a su mujer y cuidar su figura, todo lo posible. Tras esto aparece un flashforward también a modo de time-lapse, como al principio, donde vemos la evolución de la familia y cómo Homer no cumple demasiado su palabra, pues su complexión cambia innumerables veces.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba