'The Affair' 2x05 Review: Las cenizas de Alison (Visión femenina)

Por Cristina A. Alonso

En este quinto episodio de 'The Affair', los protagonistas son el matrimonio de Montauk, Alison y Cole. En esta temporada me quedo con las perspectivas de los que sufrieron la infidelidad, creo que tienen mucho más que aportar a la historia.

(Cuidado Spoilers)

El pasado es el mejor lugar para recordar quiénes somos

Comenzamos el episodio con Alison, parece que su “jefa” Yvonne no la soporta. Sabemos que su anfitriona es bastante exigente y el hecho de que Alison llegue tarde no le hace empezar con buen pie, la tensión puede cortarse con cuchillo.

A la ex camarera le molesta bastante que Yvonne pueda leer el libro de Noah antes que ella, así que le echa un vistazo y no le gusta nada ese personaje en el que cree reconocerse.

Con Robert la cosa cambia, es un hombre aparentemente tranquilo, que siempre tiene ganas de charlar.Alison aprovecha para contarle su historia con Noah, conversación que acaba de una manera bastante desagradable...

La ex enfermera no tiene más vida fuera de esa casa, la vemos distraída y frustrada, a pesar de que su historia con Noah va todo lo bien que permiten las circunstancias.Su única distracción acaba cuando el matrimonio decide prescindir de sus servicios comoasistente.

Alison no lo entiende, pero nosotros vemos desde el primer momento que esta relación profesional no iba a ninguna parte.Alison busca a Noah en la casa que compartía con su mujer y le pide disculpas a Helen por lo que ha pasado.Necesita justificarse y disculparse con todo el mundo por su idilio con Noah parece que es algo que le atormenta.

Helen la recibe dejándole claro que Noah no es el príncipe azul que Alison cree, es un sapo disfrazado que pronto desvelará su verdadera personalidad.

El hombre tranquilo

En la segunda parte nos encontramos a Cole, su cara refleja hastío vital, cansancio, y no solo por su trabajo de taxista.Cole también anda tan perdido como Alison, o incluso más porque él no tiene pareja, simplemente recurre a encuentros sexuales ocasionales de los que no sale muy bien parado.

Y como parece que en Montauk no hay muchas mujeres, Cole se fija en la chica con la que está tonteando su hermano, que ya es casualidad.Scott sigue siendo una bala perdida con alguna buena idea de vez en cuando y le propone a Cole que invierta en su proyecto de arrebatarle el restaurante a Oscar.

Alison regresa a su casa en Montauk, tras los sucesos en la casa de invitados se siente mal, piensa que todo lo que le pasa es su culpa, y no, Alison, no es tu culpa que Robert esté tan salido.Alison busca consuelo en Cole, que al fin y al cabo es alguien que la sigue queriendo y que la hace sentir más tranquila ahora que lo necesita.

Ambos sucumben al cariño que se siguen teniendo, o como dicen donde hubo fuego quedan brasas.Ni Alison ni Cole piensan muy bien lo que están haciendo en ese momento porque no creemos que le beneficie a ninguno y Alison le está siendo infiel a Noah.

Scott llega en el momento menos oportuno. La relación entre los hermanos es bastante turbia y seguimos recibiendo señales de que Cole podía tener motivos de sobra para atropellar a su propio hermano, algo que también piensa el abogado de Noah.

Al final del episodio vemos como las intenciones de Scotty se llevaron a cabo y el bar de Oscar ahora se llama Lockhart’s.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba