'The Americans' 4x07 Review: Operación Martha

Por Cristina Companys

El tratamiento de la Guerra Fría en esta serie es, sin duda, una obra de arte que cada día nos muestra un poco más de historia acompañada de las tramas personales y profesionales de los personajes. Una perfecta combinación que, una temporada más, nos sorprende cada semana.

(¡Cuidado SPOILERS!)

¿Qué ha pasado en los seis primeros capítulos?

Aunque empecemos a mitad de la temporada a comentar lo ocurrido, debemos comentar todo lo que ha ido pasando desde el inicio de esta.

La tercera temporada terminaba con Paige, muy asustada por descubrir lo que realmente escondían sus padres, contándole al pastor Tim la verdad. Esto puso en un grave riesgo la vida de Elizabeth y Phillip. Junto con Gabriel, intentarán manejar la situación sin que haya asesinatos de por medio.

Además, al matrimonio del Directorio S les hicieron conseguir unas bacterias que podrían utilizar las grandes fuerzas políticas como arma biológica. Sin embargo, no consiguen deshacerse de ella, por tanto, acaba pasando lo inevitable: Gabriel acaba contagiándose y Elizabeth y Phillip, junto con William (otro espía) tienen que conseguir curarse para poder seguir con sus planes y no extender esta epidemia. Este capítulo es el número tres de la temporada: ‘Prototipo de ciudad experimental del mañana’. Se trata de un capítulo que no deja indiferente a nadie.

Este capítulo generó una gran tensión entre los espectadores dado que no es esto lo único importante que pasa: por una parte, Stan y Anderhoolt empiezan a sospechar de Marta, lo cual desemboca en una constante persecución del FBI hacia la secretaria de Gaad y de los agentes de la KGB en busca de Martha, que desaparece de la casa franca al final del capítulo seis.

Por otra parte, Nina se ve involucrada en una nueva situación en la que el enamoramiento fácil (su mayor debilidad) acaba siendo el causante de su ejecución. Anton y Stan lo descubren y están muy dolidos, sin embargo, parece que la sustituta de Nina en la KGB en América no parece que va a dejar escapar ninguna oportunidad.

Paige, por su parte, lleva de una forma ‘correcta’ la nueva situación a la que se enfrenta. Sin embargo, le produce un gran enfado saber que su sacerdote tan apreciado le ha contado a su mujer Alice la verdad sobre sus padres. Por otro lado, Paige sigue evitando a Stan e inventándose excusas para Henry, el cual siempre está en casa del policía vecino.

Tras este resumen de la mitad de temporada que nos habíamos perdido, ya podemos contar lo que ha pasado en este episodio, el cual no ha podido dejar indiferente a nadie. Un episodio en el que, a parte del momento en el que los chicos beben cerveza porque sus padres no están para controlarles, se ha centrado en tres acciones confluyentes en una misma trama.

La vida sigue en la KGB

Pese a que Anton está triste por la pérdida de dos de sus seres queridos, su hermano y Nina, decide regresar a América a continuar con su trabajo y su vida. El directorio S hace llegar un mensaje a Arkady: tienen que poner en marcha una operación para sacar a Martha del país.

Con todos los preparativos, hemos podido observar que Tatiana, la sustituta de Nina en el trabajo y la nueva compañera de Anton, está muy, pero que muy atenta de todo. En este caso, se guardaba un as (o un piloto) bajo la manga. Además, sus expresiones al mandar el mensaje a Rusia denotan que esconde algo. Tendremos que esperar a que avance la trama para descubrir qué es lo que realmente pasa con este nuevo personaje emergente.

En una constante búsqueda de evidencias

En este capítulo, Stan, Anderhoolt y Gaad descubren que no hay ningún Clark Westerfield vivo que pueda estar saliendo con Martha, o lo que es peor: ¡casado con ella! Los agentes van en busca de Martha (tanto los del FBI como los de la KGB). Este es uno de esos momentos de la serie en que se te presenta el repetido dilema del espectador común de ‘The Americans’: ¿quién queremos que la coja primero? Si bien está claro, que mis personajes favoritos eran Elizabeth, Phillip y Nina, no se puede dejar de pensar que ambos bandos buscan el bien común, aunque de formas muy distintas y no muy correctas, sobre todo, los procesos de actuación de los agentes encubiertos.

Tras pinchar el teléfono de los padres de Martha, descubren que los llama como si se despidiesen. Al rastrear la llamada llegan hasta un parque, donde, cabe la posibilidad de que se haya suicidado (yo por lo menos he pensado que no hubiese sido una mala forma de cerrar esta trama).

Gaad, por su parte, se encuentra ido, ausente, por la traición de su secretaria. Al inicio del capítulo, nos da la sensación de que es por el afecto causado por tantos años de trabajo juntos, pero al final del episodio parece más bien, el temor de Gaad a su puesto, a ejercer de jefe del equipo de contrainteligencia en un lugar donde no puede confiar en nadie. En un lugar en plena guerra.

Descubrir la verdad no siempre sienta tan bien

En esta búsqueda incansable de Martha, y con el dilema moral de quién queremos que la encuentre antes, acabamos teniendo una respuesta: el equipo de los rusos gana, de momento, una nueva batalla en plena Guerra Fría.

Cuando Martha llama a la central de telefonía encubierta, Phillip, el cual llevaba mucho tiempo esperando la llamada de Elizabeth como que la han encontrado, ella le indica dónde está. Sin embargo, Elizabeth estaba más cerca y la encuentra. En un ataque de pánico, Martha se pone a gritar y su supuesta cuñada la bloquea con un golpe para que colabore y vuelva al piso franco de dónde escapó.

Martha quiere saber toda la verdad sobre su marido (Clark, Phillip, Mischa o como quieras llamarlo). Su verdadera mujer, Elizabeth, está poniendo mucho esfuerzo en normalizar la situación y separar el trabajo de los sentimientos. No obstante, no siempre resulta algo fácil puesto que se pregunta qué haría Phillip si pudiese marcharse con ella. Phillip parece tener claro que puede cerrar ese capítulo.

Esa misma noche, Martha, a través de su marido, es notificada de que a la mañana siguiente cogerá un avión en dirección a Rusia, donde empezará una nueva vida. Pese a que Elizabeth consideraba de gran relevancia que Martha tuviese un poco de esperanza, Phillip decide no mentirle y le dice que no van a volver a verse.

Así acaba el capítulo, con una trama que, después de cuatro temporadas parece cerrarse. Con esta cesión de historia y con la de Nina, me da la sensación que no tardarán en poner un punto y final a esta serie, quizás en una o dos temporadas más. Aunque, personalmente, me gustaría ver unos primeros pasos de Paige como espía. De momento, aquí dejo la promo del siguiente episodio, el octavo, que se titula ‘The magic of David Copperfield V: The Statue of Liberty Disappears’.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba