'Una pequeña dosis de esperanza' 'The Magicians' 2x10 Review: 39 vidas paralelas

'The Magicians' 2x10 Review: 39 vidas paralelas
'The Magicians' 2x10 Review: 39 vidas paralelas

Por Sabrina Rodríguez

Cuando pensábamos que 'The Magicians' no podía jugar más con nuestros sentimientos, llega este episodio cargadito de dolor, lo que pudo ser (y fue, pero en otro universo paralelo) y una pequeña dosis de esperanza. A un par de episodios de la season finale, las cartas se van poniendo sobre la mesa poco a poco. La sombra de Julia, la biblioteca y sus libros prohibidos, la boda real y el acuerdo con las hadas, y Reynard... hay que acabar con Reynard.

Lo analizaremos a continuación con todo detalle y SPOILERS por doquier.

39 vidas paralelas

¿Recuerdas que la difunta Jane Chatwin creó 39 loops temporales en los que nuestros magos se enfrentaron a la Bestia y fracasaron? 39 vidas paralelas perdidas en el espacio-tiempo de un multiverso propio de la ciencia ficción. En cada nuevo loop Jane cambiaba algo para que los acontecimientos se desarrollasen de otra manera. Las novelas de Lev Grossman podrían ser uno de esos loops. La serie de televisión es el intento 40. Y una de las cosas en las que difiere este último intento fue Julia que, en lugar de ser aceptada en Brakebills, se convirtió en una “hedge witch” y esa fue la carta que cambió todo el juego.

Y así comienza el episodio, de una manera que es dolorosa de ver, pues estamos en otro universo donde Julia está en Brakebills desarrollando todo su potencial. Lo que pudo ser y no fue en esta historia que estamos viendo. La cara de Julia es muy diferente, la cara de Fogg es muy diferente. Y dan ganas de llorar sabiendo que ella nunca tuvo en esta vida la oportunidad de disfrutar de todo eso. También dan ganas de llorar sabiendo que Fogg recuerda todos esos loops y no puede (o no quiere) decir nada sobre ello. Hasta ahora.

'The Magicians'
'The Magicians'

Resulta que Julia fue, en otra vida, una alumna aventajada de Brakebills que controlaba tanto la magia física como la psíquica. Una maga completa y poderosa, incansable en su búsqueda y disciplinada. En realidad, sigue siendo la misma, pero no ha contado con guía alguna en esta ocasión. Fogg le dice que la conoció 39 veces y que está seguro de que puede encontrar las respuestas que necesita para salvarse a ella misma. Y esto es importante. En un universo en el que Julia ha ido por mal camino y parece que todo el mundo la odia, alguien confía en ella porque sabe de lo que es capaz. ¿Qué más sabe Fogg que no nos cuenta?

También el episodio hace un comentario interesante sobre la psicopatía, pues la falta de moral no convierte a Julia en malvada sino que lo que ocurre es que para ella es mucho más fácil herir a la gente porque no siente empatía. No es que disfrute haciendo daño, como muchas veces se representa al psicópata, sino que le es indiferente. En el caso de Julia, a pesar de no ser capaz de sentir remordimientos, está buscando una solución porque intelectualmente sabe que no quiere seguir por este camino. Eso requiere una gran fuerza de voluntad. Mayor que la de otras personas que, aun sintiendo que se comportan mal, lo hacen igualmente.

Y el que también demuestra una gran fuerza de voluntad en este episodio es Quentin. Empieza borracho en palacio, ahogando sus penas por todo lo que le ha ocurrido. No olvidemos que acaba de liberar a Alice-niffin y Julia, su mejor amiga de la infancia, lo traicionó y lo puso en peligro de muerte. Cuando pensamos que Q va a tomar la vía fácil y se va a esconder en drogas y alcohol, ocurre algo. En un viaje producido por una “space cake” ve la sombra de Julia perdida y asustada, como una niña que necesita ayuda. Quentin podría pasar del tema y seguir ahogándose en la autocompasión más destructiva y el cabreo que pueda tener con Julia, pero decide dejar todo eso de lado y ayudar. Bien Quentin, estás madurando.

'The Magicians'
'The Magicians'

Y Fogg, que no suelta prenda de esas otras 39 vidas, parece que lo hace si le preguntas, si la ocasión así lo requiere. Él conoció a alguien que estaba obsesionada con las sombras y que tal vez les podría ayudar: la Alice del loop 23, donde todos murieron a manos de la Bestia menos ella.

Fogg y Julia se complementan perfectamente en un hechizo (¿alguien dudaba de que Nikola Tesla era un mago?) que hará que Quentin pueda hablar con Alice 23. Parece una broma del destino el tener que enfrentarse una y otra vez a versiones de la chica que una vez amó y que ya no existe, pero Quentin lo hace igualmente. Tristísima escena en la que una Alice rota por la pérdida quiere disculparse ante un Quentin destrozado por lo mismo. “No sé lo que pensaba el otro Quentin, pero en este mundo, yo te quiero”, le dice Q 40 a Alice 23. Algo que seguramente necesitaba decir, aunque esta sea otra versión de otra vida.

¿Y qué información le proporciona la pobre Alice 23? Pues que necesitan a un ser Antiguo para buscar la sombra de Julia. ¿Un dragón? Ya veremos.

Una boda maldita

El tiempo en Fillory transcurre de forma diferente y lo que en la Tierra son tres días, en el mundo mágico son tres meses. Tres meses de preparar una boda real, de alucinar viendo hadas amenazantes y de intentar caer bien a Bayler (el FU fighter) y a los súbditos del reino. Y no va muy bien la cosa.

'The Magicians'
'The Magicians'

Descubrimos que en la boda quieren matar a los reyes, Josh hace pociones para que la gente adore a un Eliot histérico por la boda y todo lo demás, Margo está de los nervios y Fen, a pesar de intentar ser una buena esposa “made in Fillory”, lo flipa viendo hadas por todas partes.

Al final Margo le confesará todo a Fen y ésta, por supuesto, no está dispuesta a entregar a su hijo. Pero un pacto es un pacto y ahí nos quedamos, con un hada que no parece tener buenas intenciones. ¿Qué pasará con Fen? ¿Tendremos una Boda Roja o se solucionarán las cosas?

Los misterios de la biblioteca

Nada en 'The Magicians' es aburrido o tranquilo, ni siquiera una biblioteca. Reconozco que yo nunca me aburrí en una, pero tampoco viví escenas de acción entre libros y estanterías. Penny tiene que trabajar desde ya en la biblio y la búsqueda de su cura mágica la tiene que hacer en su tiempo libre, pero nada de eso impedirá que intente ayudar a Kady en su empeño de encontrar una manera para acabar con Reynard.

Por fin parece que Penny lo entiende, que no sólo es cosa de querer ayudar a la mujer que ama. “Los monstruos violadores son un problema universal”, le dice a Kady. Cierto. Basta ya de pensar que Reynard es sólo problema de Julia o de las brujas fuera del mundo académico. Reynard es un problema para todo el mundo.

Maravillosa la aparición de Marlee Matlin, una buenísima actriz oscarizada que demuestra que ser sorda no tiene por qué ser un impedimento para una buena interpretación. No sabía que saldría en la serie y fue una grata sorpresa. Genial el incluir el lenguaje de signos, genial que Kady lo entienda y genial que Penny piense que son hechizos. Esto último daría para mucho. Piénsalo; magos sordomudos haciendo hechizos continuamente mientras hablan. El lenguaje como magia, que diría Alan Moore. Me encantaría que explorasen el tema.

'The Magicians'
'The Magicians'

Pero volvamos a la serie. Resulta que Buzzfeed, digo “Fuzz Beat”, tiene magia escondida en su código, entre vídeos de gatitos y ensayos de “life style”. Eso explicaría muchas cosas... Harriet (Marlee Matlin) no ha devuelto un libro a la biblioteca desde hace mucho tiempo y todo parece indicar que lo ha hecho a propósito para poder lanzar un conjuro que le haga tener acceso a una zona prohibida donde están los libros peligrosos; libros que, según la bibliotecaria, no sólo podrían acabar con personas, podrían destruir mundos.

La “poison room”, la sala del veneno. Tal vez allí se encuentre el secreto de cómo matar a un dios. Tal vez las bibliotecas mágicas son algo diferentes a las de nuestro mundo. Tal vez nosotros seamos la versión 41 donde nada de esto sucedió y por eso nuestra vida es un poco más aburrida.

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba