'The Strain', 1x03 Review: se me cae a cachos

Por Miriam Ortiz

Sin atributos, así se titula este episodio. Y no es hasta que lo acabamos de ver por completo cuando entendemos bien el porqué. Y manda narices, he de decir. Es entre cómico y lúgubre. Ya no se si esta serie pretende meternos miedo, asco, hacernos pensar o hacernos reír. Ni yo lo tengo claro, ni creo que lo tengan ellos.

El tercer episodio de 'The Strain' lo pudimos ver en Cuatro justo tras la finalización del segundo. Casi sin tiempo para digerir el primero, aunque tampoco hizo falta mucho, todo hay que decirlo. De este modo pudimos quedar algo saciados de sed de sangre y vísceras. No sabemos si seguirán con esta estrategia de emitir dos capítulos seguidos la próxima semana, seguramente todo dependa de las estrategias de contraprogramación, aunque lo tienen difícil en este terreno.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Los atributos de Mister Potato

Comenzamos capítulo, de nuevo, escuchando buena música. En este caso música clásica. Vemos a un ser cuyo rostro está deformado. Espera un momento ¿es Mister Potato? Se va poniendo piezas, una oreja aquí, una nariz allí, el pelucón, la piñata,....se pone unos polvos, se maquea a lo princesa Priscilla, reina del desierto, et voilá...¡ostia puta! ¡pero si es el nazi!

Pasada esta intro sorprendente, vemos a nuestros protagonistas, los investigadores, hablando con su jefe. Se preguntan dónde han ido a parar los muertos ¿quién es el responsable, el gobierno, los militares? ¿porqué han dejado ir, sin vigilancia a los supervivientes?

En este capítulo vemos a otro de los supervivientes, el gafapasta aburrido. Empieza a sentir los síntomas, zumbidos, ojos más rojos que el corazón de un comunista, dientes hiper sensibles y sangrantes, pero bah, será la gripe o así, total solo han muerto cientos de personas a mi alrededor...Su mujer, evidentemente, está muy preocupada.
Otra escena sin sentido, en el servicio de control de plagas vemos al barbas mata ratas. Este personaje sigo sin entenderlo, digo yo que para algo servirá, pero de momento es paja.

Otro de los supervivientes, el piloto, es puesto en cuarentena y comienzan a realizarle análisis. Martínez sigue insistiendo en ver al judío, y así lo hace. Por su parte Jim, el pequeño taponcete, va a ver al yayo millonario, Greg, para el que está trabajando en secreto. Él pensaba que simplemente se trataba de dejar pasar unos medicamentos en la aduana, a cambio de una buena suma. Ahora sabemos el porqué de este acto. Nuestro Sam, mi Sam, como dice Frodo, no podía ser malo. Todo lo hace por su mujer, enferma de cáncer. Tiene una conversación con el nazi vampiro, que le extorsiona para que acabe trabajando para él y se olvide de muertos vivientes y mierdas. Solo él puede conseguir que admitan a su mujer en un ensayo clínico y poder así tratar su enfermedad terminal.

Pasada esta intro sorprendente, vemos a nuestros protagonistas, los investigadores, hablando con su jefe. Se preguntan dónde han ido a parar los muertos ¿quién es el responsable, el gobierno, los militares? ¿porqué han dejado ir, sin vigilancia a los supervivientes?

En este capítulo vemos a otro de los supervivientes, el gafapasta aburrido. Empieza a sentir los síntomas, zumbidos, ojos más rojos que el corazón de un comunista, dientes hiper sensibles y sangrantes, pero bah, será la gripe o así, total solo han muerto cientos de personas a mi alrededor...Su mujer, evidentemente, está muy preocupada.
Otra escena sin sentido, en el servicio de control de plagas vemos al barbas mata ratas. Este personaje sigo sin entenderlo, digo yo que para algo servirá, pero de momento es paja.

Otro de los supervivientes, el piloto, es puesto en cuarentena y comienzan a realizarle análisis. Martínez sigue insistiendo en ver al judío, y así lo hace. Por su parte Jim, el pequeño taponcete, va a ver al yayo millonario, Greg, para el que está trabajando en secreto. Él pensaba que simplemente se trataba de dejar pasar unos medicamentos en la aduana, a cambio de una buena suma. Ahora sabemos el porqué de este acto. Nuestro Sam, mi Sam, como dice Frodo, no podía ser malo. Todo lo hace por su mujer, enferma de cáncer. Tiene una conversación con el nazi vampiro, que le extorsiona para que acabe trabajando para él y se olvide de muertos vivientes y mierdas. Solo él puede conseguir que admitan a su mujer en un ensayo clínico y poder así tratar su enfermedad terminal.

Y nos vamos hasta los juzgados, donde se absuelve al abuelo judío caza vampiros, solo como excusa de que nos cuente, sin venir al caso, su historia personal. Que vino a EEUU tras la segunda guerra mundial cuando le liberaron de un campo de concentración, que no tiene hijos, está solico en el mundo, que la espada es una herencia familiar y solo la usa como bastón. Si si, ya, venga abuelo no me cuentes tu vida y tira para tu casa, cansino. Y ahí que va Martínez a hablar con él. Según Abraham hay que encontrar a todos y cada uno de los cadáveres y destruirlos. Ella se pregunta que para qué, si ya están muertos. Él se cabrea, siguen sin tomarle en serio, así que la manda al guano.

Otra subtrama nada interesante es la de la familia de Goodweather. Su hijo, como le piden que diga la verdad, lo que realmente piensa, pues lo hace. Y su padre se queda muy jodido, porque no ha logrado engañarle para que pida la custodia compartida. Estos típicos padres que solo se dedican a su trabajo pero quieren que su familia les quiera igual, ay, si es que lo quieren todo.

Mientras tanto el heavy gótico, que ni es heavy, ni gótico ni sexy, está aumentando su popularidad cuanto más cercano a las tinieblas de la muerte está. Ahora todas quieren que les muerda el c..uello.

Godweather va a casa del padre de la niña muerta, que le llamó en el pasado episodio para darle las gracias el loco de él por enviarle a su hija. Entra en la casa, ve cosas raras,...pero nada, porque le llaman al móvil y se pira.
Otra escena sin fundamento de nuestro controlador de plagas. El único dato interesante en todos estos capítulos es ver como un montón de ratas salen de las cañerías cercanas al río. Las ratas huyen de algo que está en el subsuelo de Nueva York. Oh sí, que notición, ¿para esto necesitábamos ver a este sujeto venga a cazar ratas por ahí?

Mientras tanto el superviviente friki de gafas sigue avanzando en su 'enfermedad'. Su perro lo nota, sabe que ya no es él. Le entra hambre, así que va a picar algo a la nevera y, a lo sumiso norcoreano, se bebe la sangre de un chuletón porque se lo dice la voz de el líder (the master). Tenía que ser de muy buena calidad ese chuletón, porque anda que no tenía sangre,mmm.
Al heavy, además de oír voces, le pasa algo en la polla.....Ahí lo dejan.

Los pasajeros del avión completan su trasformación

Abraham vuelve a su trabajo. Una joven ha logrado para él, a cambio de una videoconsola, o un consolador, no me fijé bien, la lista de los pasajeros del avión.
El piloto, mientras, sigue agonizando. Oye la voz del master. Cada vez tiene mas gusanicos. Esta hecho una piltrafa.

El nazi mata al director de la compañía aérea, Regis Air, haciendo que parezca un suicidio.
El heavy de nuevo, ve que tiene los ojos rojisimos, y el pelo se le ha caído hasta dejarlo como Gollum. Se desmaquilla y como si no lo hiciese ¡está blanco igual! Y ahora viene lo mejor, va a mear se le cae la polla y tira de la cadena, como si nada oye. Repetimos, ¡se le ha caído el pene al water! Eso sí es para mear y no echar gota. Sobre todo ver cómo se le ha regenerado esa zona tan rápidamente, ahora parece el chocho de una Barbie.

Los investigadores regresan al hospital y ¡anda,se ha ido el piloto! Jim le encuentra en el sótano, succionando bolsas de sangre. Le ha cambiado la cara un montón, ahora parece un vampiro de verdad, tiene la lengua bífida, somo una serpiente. Le sale una super lengua larga horrible, con la que ataca a los investigadores. Están flipando todos, igual el judío tenía algo de razón. Goodweather le revienta la cabeza. Y aquí acaba el episodio, y comienza la ardua tarea de concienciarse ante lo que se enfrentan. Los gusano-zombies ya están aquí, ya se han transformado, y se les cae la carne a cachitos. Para partirse. Y yo sigo preguntándome, ¿¿nadie ha visto a los muertos vivientes con las tripas por fuera y el cerebro abierto saliendo de la morgue?? Porque yo si viese algo así, a no ser que fuese Halloween, me alarmaría.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba