'The Walking Dead' 5x09 Review: El luto envuelve el regreso de la temporada

*Por MANUEL IBÁÑEZ

Rick: -“Es un viaje largo, pero si sale bien, será el último”
Glenn: -“¿Y si no encontramos nada?”
Rick: “Entonces seguiremos adelante”

No hay terceras opciones en el universo catastrofista de ‘The Walking Dead’. Todo pasa tan deprisa que no da tiempo a planear, a fijar un destino o a recapacitar sobre qué se ha hecho y qué no. La aclamada serie de AMC ha regresado de su parón invernal con un toque retorcidamente calmado, sin grandes carreras ni explosiones, pero sí con una tensión que recuerda a esos momentos de la ya tan lejana primera temporada que lograron enganchar incluso a un público ajeno al universo zombie. Recuerdos del pasado y visiones del futuro se entremezclan en unas confusas imágenes iniciales que adquieren un desgarrador sentido al final del episodio.

¿Quién será el siguiente? Una pregunta a la que nos tiene más acostumbrados ‘Juego de Tronos’ que en ‘The Walking Dead’ se respondía de forma más espaciada… hasta ahora.

(ALERTA: SPOILERS)

Antes de que comience el capítulo, tenemos el recuerdo la muerte de la dulce Beth en el hospital de Atlanta. Como toda baja, su desaparición produce un vacío profundo en el grupo, más aún habiendo estado tan cerca del reencuentro. Pero en esta serie no hay tiempo para el luto. Los supervivientes tienen que seguir avanzando en busca de un lugar seguro, el objetivo primordial desde el éxodo de Atlanta que, tras estas cinco temporadas, parece condenado a convertirse – y puede que algunos protagonistas estén llegando a la misma conclusión – en una utopía.

Da la impresión de que los guionistas se han cansado de las temporadas sedentarias, en las que los personajes principales se atrincheraban en un refugio, rogando por que ni hombre ni caminante perturbasen su paz. Desde la huida de la cárcel todo ha sido carretera e incertidumbre. Solo el propósito de permanecer juntos. En esta segunda parte de la quinta entrega, el equipo por fin reunido, aunque menguado, decide viajar desde Atlanta al hogar (supuestamente) protegido del joven Noah en Richmond, Virginia.

En Richmond se revelan los primeros cambios en el grupo. Por un lado, vemos cómo Glenn, el joven optimista en busca de paz para él y su esposa Maggie, cede por fin al pesimismo cuando se convence de que ya no existe un lugar seguro en la tierra de los caminantes. Por otro, Michonne, que ha abandonado su espíritu guerrero y nómada, aspira ahora a encontrar un lugar donde poder asentarse.

¿Cómo aceptas que ha llegado tu hora?

Richmond no será ese lugar. Cadáveres calcinados en las calles, torsos desperdigados por el suelo y un desapacible silencio de muerte. Una escena estremecedora que hunde a Noah en la desesperación. Le consuela Tyreese, ese personaje entrañable que, a pesar de haber sufrido tanto, parece el único que ha logrado aceptar su dolor en vez de dejar que el odio, la ira o la desesperanza le corrompan. En este capítulo, la compasión del pacífico gigantón acarrea su caída, predicha por uno de sus enemigos de Terminus, Martin, cuando apuntó que los tipos que decidían salvar bebés tenían pocas papeletas para sobrevivir. Error de primero de Básica zombie permitirse un momento emotivo en una casa sin registrar. Ahora que nos tenía a todos ganados por su amor a Judith, su misericordia hacia Carol y su defensa de la no violencia, Tyreese se deja morder por un único caminante en una casa en la que se oía hasta el respirar de una mosca… y todo por quedarse embobado mirando una foto.

Nosotros, incautos espectadores, no lo sabíamos, pero las imágenes del principio del capítulo eran la premonición de una muerte anunciada. Nuestra rabia por esa repentina falta de reflejos de Tyreese aumenta cuando, desangrándose por el mordisco, comienza a hablar con personajes ya desparecidos que han marcado su existencia: el cruel “adivino” Martin, las hermanas Lizzie y Mika , el bueno de Bob, el Gobernador o Beth. No, Beth, las cosas no van a ir bien y no, Mika, no todo va a ser mejor ahora. Se va a morir y punto.

Una oportunidad al final de la carretera

Después de la mordedura a Hershel, cualquier seguidor de la serie sabe que si te muerden en una de las extremidades, mejor que te despidas rápido de ella si quieres salvar la vida. Algo que seguramente muchos esperábamos que hiciese Tyreese, pero demasiado lío tenía ya el hombre con tanta conversación con la ultratumba. Rick, más práctico, no duda en emplear la catana de Michonne en cuanto le encuentra, aunque de poco sirve. En realidad, por mucho que lo deseáramos, hubiera sido poco realista que al final que se salvara.

El grupo entierra a Tyreese en un funeral que al principio asociamos a Beth. Ahora, solo queda seguir andando. ¿Hacia dónde? Washington. Michonne ha convencido a Rick de que, pese a la falsa promesa de Eugene sobre una cura, el superviviente del peinado retro es lo suficientemente listo como para haber calculado que ese lugar podría tener más posibilidades de ofrecer refugio. Ahora solo les queda emprender el viaje (otra vez) y mantenerse alerta porque… ¿Seguirá Morgan detrás de ellos? ¿Qué tramará? ¿Volverán a encontrar un nuevo enemigo humano más cruel que los caminantes? La tensión está más que asegurada.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba