‘The americans’ 4x08 Review: Una esencia a capítulo final

Por Cristina Company

Pese a ser el octavo capítulo de la temporada, y quedar mucho por ver, este episodio de ‘The americans’ contaba con un cierre de tramas que simulaba un final de temporada, e incluso de serie.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Hasta siempre, Martha

Los cinco primeros minutos del episodio han sido muy intensos: sin música, sin diálogo y con gran enfatización de los personajes hemos despedido a Martha. Finalmente, ha cogido un avión hacia Rusia donde comenzará una nueva vida.

Tras estos cinco minutos, Martha decide romper el silencio y, con valentía, se dirige a Clark (Phillip) para indicarle que no esté solo, que rehaga su vida (cómo si no la tuviese más que hecha…).

Esta despedida provoca un gran aislamiento de Phillip y la distancia con su esposa Elizabeth es cada vez mayor. Pese a que su mujer hace lo posible por acercarse e intentar comprenderlo, no encuentra la forma. De hecho, acude a una reunión del EST (el seminario de ayuda al que va Phillip) en busca de comprensión hacia su marido.

La situación dentro del matrimonio empieza a perturbar a Elizabeth, la cual decide tomar cartas en cuanto a la situación con su hija. Paige no parece tomarse en serio la gravedad del asunto y su madre, por fin, se lo deja claro. Pese a que ella no se da cuenta, está iniciando una vida de espía en la que su misión será contentar al pastor Tim y a su mujer Alice e informar a sus padres de todo lo ocurrido. Aunque Paige no está conforme, Elizabeth lo tiene claro, su hija va a tener que actuar de esta forma a la fuerza, por el bien de la familia.

Situaciones contrapuestas

Tanto el FBI como la KGB viven situaciones de fuertes emociones, tanto buenas como malas. Mientras que el FBI se encierra en la búsqueda de la secretaria de Gaad, el KGB celebra haber podido sacarla del país.
En la KGB, Anton como su compañera celebran el éxito de la operación. Sin embargo, la sustituta de Nina y nueva compañera de Anton, parece estar sintiendo cierta atracción por Anton. Pese a que parece una trama de amor, que a día de hoy faltan en la serie, considero que hay ciertos intereses escondidos y que, lo más probable, la historia de Nina se repita…

Por otra parte, en el FBI no hay tanta celebración… Siguen sin encontrar el paradero de Martha y esto perturba tanto a Stan como a su jefe Gaad, el cual es llamado a hablar con su supervisor y no parece muy buenas noticias. Al final del capítulo se descubre qué es lo que iba a comunicarle.

Unas vacaciones más que merecidas

Cómo llevamos viendo toda la serie de ‘The americans’, cada vez que la trama amorosa entre los Jennings iba mal, sus operaciones eran un fracaso. Esta vez no podía ser menos.

La situación insostenible entre la pareja por la pérdida de su agente Martha llega hasta su supervisor, Gabriel, el cual se siente culpable por tener a unos espías con estos niveles emocionales. Al final, tras la pérdida de otra agente, la mujer que filtraba información a cambio de dinero y que era ex alcohólica, Elizabeth está realmente exhausta. Gabriel decide tomar cartas en el asunto y darles una especie de vacaciones: mientras que Elizabeth solo mantiene la misión con la vendedora de cosméticos (que aún no sabemos el por qué es una agente), Phillip solo va a tener que reponer los micrófonos del padre de Kimmy (la adolescente).

El capítulo termina con un flash forward de qué pasa en los siete meses posteriores: Paige sigue haciendo de agente con el pastor de su iglesia y su mujer, la cual espera un hijo. Mientras tanto, el matrimonio Jennings disfruta de unos días con sus hijos y como verdaderos agentes de viaje. Todo ello, acompañado del maravilloso efecto ópico que David Copperfield hizo por aquella época, tanto en la vida real (las imágenes son reales, extractos del momento en el que hizo este efecto óptico) como en la serie.

Otro matiz en este fragmento que nos llama la atención es la visita de Stan a Gaad, el cual ha sido despedido y parece estar mejor que nunca. Gaad le aconseja que mantenga el contacto con Anton de una manera profesional, que no se sienta mal por lo ocurrido con Nina. Por mucho que las cosas se vuelvan personales, no debe dejarse influenciar, no deber olvidar quienes son en realidad. Son el enemigo.

Así termina el capítulo, un episodio con esencia de capítulo final. Y, aunque no lo sea, parece que la temporada va a dar un giro en cuanto a la forma y a las tramas. Suponemos que se trata de una renovación de la ficción, de un giro en las tramas y la aparición de nuevas.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba