'The good wife' 7x19 Review: El comienzo del fin

Por Ángela Pérez

(AVISO SPOILER)

A pocas semanas de su final, Alicia Florrick sigue dando mucho de lo que hablar con estos capítulos tan geniales que hacen que se nos dispare la nostalgia y nos resistamos a creer que, en solo tres episodios más, diremos adiós a Alicia para siempre.

Pero centrándonos en el presente. En el capítulo de esta semana han pasado muchísimas cosas: se ha seguido con la trama del juicio contra Peter, han surgido otras nuevas como la de Diane y, por supuesto, tenemos un nuevo caso judicial. ¡Vamos a ello!

El espionaje está de moda

Está claro que el tema del espionaje masivo está de actualidad y en ‘The good wife’ está presente ya desde hace un tiempo. Esta semana vuelve pisando fuerte con el caso de Jeff Dellinger, un exagente de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense que fue acusado de traición por llevarse un pendrive a su casa sin querer, aunque en realidad solo fue una escusa para despedirlo, condenarlo y obligarlo a exiliarse a Islandia.

En esta ocasión intenta volver a Estados Unidos para el funeral de su madre pensando que ya no está siendo vigilado. Sin embargo, en la aduana están preparados para detenerlo. Justo antes de atravesarla, se da cuenta de lo que ocurre y da marcha atrás, de tal forma que se queda con un pie en zona estadounidense y otro en zona canadiense.

Para determinar a qué jurisdicción pertenece se desarrolla una vista judicial y, para defenderlo, Alicia y Lucca se desplazan a Canadá. Tras varios tiras y afloja legales, la juez de paz determina que Jeff se encontraba bajo jurisdicción canadiense.

Sin embargo, los estadounidenses piden la extradición y demuestran que se trata de algo legítimo, ya que piensan acusar a Jeff de traición y espionaje en EEUU. Y, puesto que no tiene escapatoria, Alicia pide el asilo en Canadá para su cliente.

En este momento entran en juego los Servicios de Seguridad Canadiense, que también se dedican a espiarlos, aunque esta vez Alicia va a sacar partido de ello. Así, aprovechando el espionaje de ambos países, les hace creer que Jeff es un activo importante que podría ser de utilidad para los canadienses, por los que éstos deciden aceptar su solicitud de asilo.

Un buen final para esta trama que llevábamos ya acarreando desde hace tiempo y que ha contado con un reparto muy ‘House of cards’, con Jayne Atkinson (que interpreta a Catherine Durant en la serie de Underwood) como juez de paz.

De vuelta a la cárcel

Sí, parece ser que éste será el futuro para Peter Florrick, y más teniendo en cuenta los acontecimientos de este capítulo. Pero antes, recapitulemos.

Todo se remonta a la época de Peter como fiscal del Estado, a un caso de asesinato contra un hombre poderoso en el que las pruebas se perdieron misteriosamente. Según Cary, al que Jason investiga por orden de Tascioni, la culpa fue del laboratorio, aunque se muestra escéptico cuando dice que el gobernador no debería temer a la verdad.

Sin embargo, parece que sí que tiene de qué temer porque el fiscal se dispone a arrestarlo, y mucho antes de lo que había pactado con Eli para que el arresto fuera lo más digno posible. Finalmente, se lo llevan hecho un adefesio de casa de Alicia, aunque esta intenta adecentarlo para la prensa.

Así, la respuesta de Alicia a la pregunta de Peter sobre si permanecerá a su lado hasta que termine el juicio es un sí rotundo, pues la vemos apoyándole frente a la prensa y defendiendo que se trata de una caza de brujas. Aunque parece que esta vez la cosa es mucho más seria, ya que a Peter le ofrecen un trato de tres años de prisión, algo que indica que tienen un caso bastante sólido.

Todas estas escenas nos recuerdan mucho al inicio de la serie, ya que prácticamente es la misma situación. Sin embargo, ¿cambiará algo que Alicia le confiese a Jason que le quiere y que va a divorciarse de Peter? ¿Será de verdad o le pasará como con Will? ¿O, por una vez, conseguirá pasar de los hombres y seguir con su vida?

Lo mejor y lo peor

Esto último ha sido lo peor en mi opinión, que Alicia siga apoyando a su marido a pesar de todo. Ella, más que nadie, debería saber que no es trigo limpio y que su implicación en este tipo de asuntos es tan posible como probable. Esperemos que lo deje de una vez y que no sea por otro hombre, sino por ella misma. ¡Necesitamos ver esa evolución de seis años de una mujer-ama de casa complaciente y tonta a una mujer fuerte e independiente!

Lo mejor ha sido la trama del espionaje que, a pesar de ser un tema serio, ha tenido momentos tronchantes como cuando el amigo de Jeff le pregunta a Alicia cómo están sus hijos (porque antes se dedicaba a espiarla y se sabe toda su vida). Aunque lo mejor ha sido la venganza que Alicia se cobra a los Servicios Secretos, que habían estado espiándola durante años.

Ahora solo queda ver cómo se van desarrollando los acontecimientos, aunque parece que la línea de muchos personajes podría ser alejarse de la abogacía. Ya lo vimos con Cary y esta semana el marido de Diane decide vender su empresa para vivir la vida. ¿Seguirá ella su estela?

Estamos impacientes por saber qué va a pasar pero tendremos que esperar a la semana que viene porque el tráiler de esta semana no revela casi nada de los aspectos más importantes. Eso sí, ¡parece que tenemos boda!

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba