'Unreal' 2x10 Season Finale: secretos, mentiras y Everlasting

PorCristina A. Alonso

La segunda temporada de 'Unreal' llegó a su fin intentando cerrar casi todas las tramas de esta temporada. ¿Qué os ha parecido a vosotros?

¡Cuidado spoilers!

A lo largo de esta temporada hemos asistido a varias luchas de poder. La serie comenzaba con el enfrentamiento entre un reaparecido Chet (Craig Bierko) y nuestra reina Quinn (Constance Zimmer). Los daños colaterales de esta guerra azotaban a Rachel (Shiri Appleby) que se vio desplazada como productora ejecutiva.
En una mala jugada de Rachel que intentaba apuntarse un tanto apareció Coleman (Michael Rady), un lobo con piel de cordero que llegó como el niño mimado de la televisión, el muy ingenuo creía que podría desbancar a Quinn, no sabía dónde se metía.

El pretendiente afroamericano

Everlasting quería innovar esta temporada con el primer soltero de oro afroamericano, una novedad que pretendía revolucionar el programa y que pasó a segundo plano. Darius (B.J. Britt) , un famoso quaterback necesitaba el reality para limpiar su imagen pero pronto se dio cuenta de que participar en el programa iba a traerle más problemas que alegrías a su vida.

Además de tener que lidiar con productores, ocultar su lesión de espalda y contentar a todas las chicas, se vio envuelto en un tiroteo en el que la peor parte se la llevó su primo Romeo (Gentry White). Un altercado con el que la serie quería denunciar la situación de violencia racial en Estados Unidos pero que al final quedó en mera anécdota tras las críticas recibidas.

A pesar de todos los problemas, Darius ha acabado teniendo un final feliz con la chica que realmente le gustaba, Ruby. Un momento que ha entusiasmado más a Jay (Jeffrey Bowyer-Chapman) que a los propios enamorados, algo de realidad dentro de las mentiras y las manipulaciones de Everlasting.

La aparición a última hora de Ruby dejó horrorizadas a Tiffany y a Chantal que realmente creían que serían las elegidas. Una sorpresa que deja boquiabierta a la mismísima Quinn que tal vez se arrepiente de dejar marchar a John Booth y a la que Chet aprovecha para consolar. ¿Volverán Chet y Quinn al darse cuenta de que nadie más puede comprenderlos?

Destapando la realidad del programa

Coleman y Yael siguen en su empeño de sacar los trapos sucios de Everlasting y no sólo hundir el programa sino llevar a la cárcel a sus responsables. El error de Coleman es querer que Jeremy (Josh Kelly) participe en el linchamiento de Rachel. Lo que no sabía es que la manera retorcida de Jeremy de querer a Rachel-no se nos olvida la agresión-lo lleva a hacer cualquier cosa para protegerla y nos hace intuir el final de la serie. Un desenlace demasiado fácil y previsible que abre un camino complicado para nuestros protagonistas, dónde ya no sabemos si son productores de televisión o una mafia dispuesta a llevarse a cualquiera por delante.

Parece que con el "accidente" de tráfico de Yael y Coleman los problemas para la cúpula de Everlasting han terminado, sin embargo intuimos que esto no quedará así. Los secretos y las muertes que ha ocasionado Everlasting siguen creciendo.

A pesar de habernos divertido, esta temporada no ha conseguido estar al nivel de la primera, aunque también era difícil sorprendernos como en el verano pasado. Han sido demasiadas tramas abiertas y algunas tratadas superficialmente para lo que esperábamos.

Nos morimos de ganas de ver la tercera y saber si realmente Coleman y Yael han muerto, si Jeremy se ha ganado volver a Everlasting salvándoles a todos el pellejo. ¿Quién será el próximo soltero de oro?

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba