'Jane The Virgin' 2x05 Review: Britney Spears y Rogelio, historia de un desencuentro

Por Betty M. Martínez

Era una de las grandes bazas de la temporada y ha llegado. Britney Spears ha hecho su aparición esta semana en ‘Jane The Virgin’ como lo que es, toda una estrella. A lo grande. Veamos cómo ha sido el cameo de la diva del pop y algunas cosas más.

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

El desencuentro de dos estrellas

A estas alturas nadie puede dudar que Britney Spears es toda una estrella. Puede gustar más o menos, puede caer más o menos simpática, pero su brillo en el star system es indiscutible. Así, como toda una diva, apareció en ‘Jane The Virgin’. Con la melena al viento, andando como en una perfecta coreografía y rodeada de sus bailarinas se produjo el primer gran momento. El encuentro entre la estrella invitada, Britney Spears, y nuestra protagonista estelar, Jane Gloriana Villanueva. El momento fue de fan total con Jane haciendo un amago de selfie.

Pero el momentazo venía a continuación. La gran estrella de ‘Jane The Virgin’, esto es, Rogelio de la Vega, descubría la presencia de Britney Spears en el hotel Marbella y ¡sorpresa! tiene una deuda pendiente con ella.

La verdad es que la historia de su desencuentro no ha dejado de ser un malentendido entre estrellas. Que si no recuerdo tu nombre, que si me dejaste en ridículo en una entrega de premios, que si una orden de alejamiento, que si una guerra de tweets entre los fans de Britney y las Rogelifans, que si tú me traicionaste llamando a un paparazi. Y el momento que nunca esperé ver.

Rogelio de la Vega, el gran Rogelio de la Vega, nuestro Rogelio de la Vega, le ha pedido disculpas a Britney por el error que cometió en su momento, fruto de su juventud y sus ansias de fama. Esta vez no me quedé con la boca abierta, pero sí tuve que pestañear un par de veces para cerciorarme de que estaba escuchando lo que estaba escuchando. Rogelio, bravo. Has demostrado que eres un auténtico galán de galanes al compórtate como todo un caballero, reconocer tus errores y pedir perdón.

La verdad es que era un tanto escéptica con el cameo de Britney Spears, y después de la aparición de Kesha, mis expectativas no mejoraron. Sin embargo, una vez más ‘Jane The Virgin’ ha conseguido sorprenderme. Britney nos ha regalado algunas de las mejores escenas de este capítulo y la verdad es que ha conseguido dejarme con ganas de verla más. Ojalá regrese. Ya que hemos visto el desencuentro, ¿por qué no ver también el encuentro?

Y de Jaime Camil ¿qué decir? No lo tenía fácil al compartir plano con una estrella planetaria pero, un capítulo más, y van 27, ha conseguido hacernos reír con cada una de las ocurrencias de Rogelio. No sé el futuro que le espera a ‘Jane The Virgin’. Espero y deseo que sea muy, pero que muy largo. Pero ¿sería muy descabellado ir pensando en un spin off con Rogelio de la Vega como indiscutible estrella? Ahí lo dejo por si alguien lo toma en consideración.

Mateo es lo primero

Sigamos. Britney ha cumplido más que bien su rol de estrella invitada, pero los espectadores llevábamos una semana con la duda de saber si la decisión de Jane sobre Michael era la definitiva o era producto de la emoción del momento.

Para empezar ya hemos confirmado que Rafael conoce la elección de Jane, aunque, como buen galán, no se va a dar por vencido. No sabe cómo luchar, pero ya tiene a Luisa como asesora. Me ha gustado que animara a su hermano, pero ha sido bastante desafortunado que le aconsejara utilizar una posible recaída en el cáncer para retener a Jane a su lado. Luisa, sé que te debemos en gran medida que ‘Jane The Virgin’ exista (recordemos, es la culpable del nacimiento de Mateo), pero ahí te has pasado. Menos mal que Rafael no le ha hecho caso. Me llevaría una inmensa decepción si llega a hacerlo.

En fin, que el galán opta por otra estrategia. Va a intentar evitar que Jane le diga que quiere a Michael. La verdad es que al principio le sale bien, pero hay un momento en que la situación es insostenible y la verdad sale a la luz. A priori, todo parece estar claro. Michael y Jane serán pareja y Rafael será el padre de Mateo. Punto ¿y final? No. Y seguido

Resulta que “alguien” le chiva al jefe de Michael que éste dejó escapar a Nadine. Michael, furioso, acusa a Rafael, que lo niega y ¿cómo resuelven estos dos machos alfa la situación? A puñetazo limpio. De la violencia nunca sale nada bueno y en esta ocasión el perjudicado fue el pequeño Mateo, que resultó herido. Sólo fue un rasguño, pero marcó un antes y un después.

Rafael jura y perjura que no dijo nada, pero Jane no le cree, con lo que el abismo entre ambos no hace más que aumentar. Sin embargo, todo cambia cuando Michael descubre que Rafael no fue el chivato. Aquí Michael tenía dos opciones. Por un lado, podía callarse y dejar que Jane pensara que Rafael era un traidor. Por otro lado, comportarse como el buen chico que es y confesar la verdad. ¿Qué hizo? Pues lo esperado.

Jane entiende que a Michael no le caiga bien Rafael, pero Michael tiene que entender que Rafael es el padre de Mateo. Es en ese momento cuando Jane toma la auténtica decisión. El bracito lastimado de su bebé y el sabio consejo de Alba fueron determinantes. Lo primero para una madre debe ser su hijo. Adiós, Michael. Y volvemos al punto de partida. Se reabren las apuestas entre TeamRafael y TeamMichael.

El pasado siempre vuelve

Por otro lado, Alba ha empezado los trámites para regularizar su situación en Estados Unidos. Todo parecía ir bien hasta que sale a la luz que Xiomara fue condenada a servicios a la comunidad por robo. Tranquilos, no es ninguna delincuente. Resulta que dijo que había robado un anillo porque el auténtico ladrón, su ex, Zed, tenía antecedentes. Ese error del pasado puede salirle muy caro a Alba así que las mujeres Villanueva buscan una solución. Encuentran a Zed, actualmente conocido como Jon Nieve (divertidísimo el personaje y la explicación de su nuevo nombre), y consiguen que confiese la verdad, aunque para llegar a este momento viven algunos momentos bastante surrealistas.

Lo cierto es que esta subtrama no ha tenido demasiado sentido, pero ha valido la pena sólo por ver los efectos secundarios que una chocolatina “especial” ha tenido en Alba y Xiomara. Geniales, como siempre, Andrea Navedo e Ivonne Coll.

Zed fue un regreso momentáneo del pasado, pero quien parece que ha llegado para quedarse ha sido Milos porque finalmente ha conseguido su objetivo de casarse con Petra. Esta boda ha sido muy interesante por cuatro motivos. Uno, porque Britney apareció en la serie porque era la encargada de amenizar el convite, aunque nos hemos quedado sin ver el show. Dos, porque hemos conocido algo más del pasado de Petra, que ha sido absolutamente sorprendente (¿violinista?¿en serio?). Tres, porque ha habido un acercamiento entre Petra y Jane.

Me explico. A Jane y Rafael no les hace ninguna gracia la boda porque no quieren a un delincuente cerca de Mateo ni del bebé que viene en camino así que intentan ayudar a Petra a librarse de Milos. Sin embargo, ella, a pesar de ser más consciente que nadie del peligro que corre, sigue adelante y se casa. Rafael y Jane no la entienden. Nosotros, sí. Petra ha elegido la opción menos mala. Esperemos que consiga volver a caer de pie porque la situación no pinta nada bien.

Y casi al final, cuando ya pensábamos que no podía pasar nada más, resulta que sí. Michael se ha quedado en paro. Definitivamente, este no ha sido un buen capítulo para el inspector Cordero.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba