'Wayward Pines' 1x05 Review: la explicación a muchas incógnitas

Por Ignacio G. Castaño

(¡Cuidado Spoilers!)

Un argumento como el de ‘Wayward Pines’ puede dar lugar a muchísimas posibilidades, y eso es algo muy atractivo pero peligroso. Puede pasar que la serie no se decida por un camino en concreto, o que durante el trayecto queden muchas dudas por resolver. Pero es mérito de los guionistas saber jugar con esto.

El propósito es volver locos a los espectadores pero que a la vez mantengan el interés, que se muerdan las uñas y le den mil vueltas a todo para que encajen las piezas, sabiéndolas manejar al final. Por ello pienso que la serie se consolidará como un buen producto si al final nos dan una respuesta convincente, y se demuestra que no nos han estado tomando el pelo durante toda la temporada.

En mi opinión, de esto trata la intriga o el género thriller, de construir una base sólida sobre la que crear suspense, sin efectismos baratos.

Oscuros secretos

En el quinto capítulo de ‘Wayward Pines’ encontramos explicación a muchas cosas. La serie está llevando un ritmo muy rápido, da la sensación de que no va a haber una segunda temporada, porque están descubriendo los secretos muy pronto. En los 44 minutos que dura el episodio nos dan una cantidad de información abrumadora, tenemos que estar muy atentos para conseguir atar cabos.

Por fin conocemos quien es, o parece ser, la persona que les ha llevado allí y el motivo por el que lo ha hecho. David Pilcher, al que antes conocíamos por Doctor Jenkins, es el científico que ha ideado toda esa civilización.

El pueblo de Wayward Pines es lo único que queda de la humanidad, amenazada por unos monstruos llamados abbies (de aberraciones) y todo en el año 4028. El impacto es bastante fuerte. Muchas de las teorías que podíamos estar barajando se ven desbaratadas en diez minutos.

Todo esto se lo cuenta la profesora Megan a Ben, en la academia del pueblo, mientras que Ethan puede verlo con sus propios ojos al final de su huida. Escenas como la de la moneda que les dan a los niños, o la de Ethan presenciando toda una antigua civilización destruida, son de las que no se olvidan fácilmente.

Una visión terrible de la evolución

La serie ha vuelto a dar un giro de 180 grados, y ahora nos encontramos en un escenario muy diferente. Ya tenemos una visión más nítida de lo que está sucediendo, aunque todavía faltan por explicar muchos detalles. Esta vez se confirman nuestras sospechas y escuchamos que las personas del pueblo no están allí por casualidad, sino que han sido seleccionadas intencionadamente y puestas a hibernar durante miles de años.

Los abbies amenazan lo poco que queda de la humanidad, y los ‘jefes’ de Wayward Pines necesitan que toda la sociedad que han construido siga unas normas.

Parece ser que los que mandan allí son David Pilcher y la enfermera Pam, y al final del capítulo Ethan escapa con ellos en helicóptero, mientras podemos ver en un plano aéreo a las criaturas persiguiéndoles, en una escena que recuerda a ’28 días después’ o a ‘Guerra Mundial Z’. A lo largo del capítulo se ve perfectamente a estos inquietantes monstruos, que una vez fueron seres humanos. ¿Qué ha pasado para que todo esto sea así?

Un capitulo con mucha miga

El capítulo, en mi opinión, es el mejor de la temporada hasta el momento; no solo porque satisface gran parte de nuestros deseos de saber lo que está sucediendo, sino también por cómo está contado y por el ritmo que tiene. El episodio se desmarca mucho de los anteriores, las escenas de los abbies están muy bien, y la secuencia de Ben en esa secta de la ‘Primera Generación’ nos da información para comernos la cabeza durante días.

No se puede negar que después de un capítulo tan intenso existe un cierto miedo a que haya alguna incoherencia en el guión, a que la resolución deje algún fleco y pueda decepcionar. Pero lo que está claro es que lo que resta de temporada promete mucho, y ojalá todos los capítulos se disfruten como este.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba