Siete personajes con los que recorrer 'Un camino hacia el destino' en Nova

Por Betty M. Martínez

Nova da un giro radical en sus tardes - noches con la llegada de ‘Un camino hacia el destino’ para sustituir a ‘Bajo el mismo cielo’. Las producciones de Telemundo dan un paso atrás ante la llegada de telenovelas de Televisa y las historias convencionales ganan terreno frente a las “modernas”. El tiempo y la audiencia dirán si ha sido un acierto o un error.

Mientras tanto, yo me he sentado a ver los primeros capítulos y confieso que no es que quiera ver ‘Un camino hacia el destino’, es que ya he empezado a recorrer ese camino de la mano de algunos personajes que me han conquistado. Os los presento.

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Luisa Fernanda, la sufrida heroína

Luisa Fernanda es la protagonista y ya desde el principio lleva el sello Televisa en la frente. No había ni nacido y ya estaba condenada a sufrir. Su padre se desentiende por completo de ella. Su abuelo no la puede ni ver porque le recuerda la afrenta a la honra de su familia (cosas de Televisa). Su madre no la soporta porque la culpa de tener que vivir casi en la miseria. Menos mal que nuestra joven protagonista ha encontrado un padrastro que la adora y se desvive por ella porque si la llegan a dar en adopción apago la televisión por tópica y típica a la enésima potencia.

Paulina Goto tiene las suficientes tablas como para cumplir como heroína, pero, además, tiene la suficiente juventud como para no tener los tics de actrices más veteranas y resultar mucho más natural y creíble. La escena en la que conoce al galán y se queda literalmente embobada mirándolo es un buen ejemplo.

Es más, quizá lo mejor de Luisa Fernanda sea Paulina Goto. Ya iba siendo hora de que en Televisa entendieran que para hacer de adolescente lo propio es contratar a una joven actriz. A pesar de su juventud, ha pisado bastantes sets de rodaje y ya nos conquistó en ‘Mi corazón es tuyo’. Además, y no menos importante, sus comienzos vienen de la mano de Pedro Damián y ya he dicho más de una vez que este productor tiene don especial para detectar jóvenes talentos y lanzarlos al estrellato.

Carlos, el nuevo galán

Tengo que reconocer que todavía no tengo una opinión formada sobre Carlos Gómez – Ruiz, pero creo que va a ser un galán de manual. Me explico. Es médico, con lo que será inteligente, solidario, etc. No soporta a su padrastro con lo que será un hijo protector, preocupado por el bienestar de su madre. Tiene novia, con lo que ya tenemos conflicto romántico asegurado.

Pero, por encima de todo, ya ha “conectado” con la protagonista femenina. Es de primero de telenovelas. Si no hay feeling entre los protagonistas, la telenovela hace aguas por muy buena que sea la historia. Todavía no me atrevo a hablar de química, pero la agilidad de los diálogos en su primer encuentro ya indica que, por lo menos, hay complicidad, lo que es un muy buen presagio.

Sobre Horacio Pancheri poco tengo que decir, salvo que tiene mucho mérito que haya conseguido tan rápido un papel como protagonista. Recordemos que ésta va a ser su tercera telenovela. Pero incluso eso es algo que se agradece. Ya iba siendo hora de ver nuevos rostros masculinos. Horacio, vamos a estar muy pendientes de tu trabajo en esta historia para ver si apostamos por ti para el futuro o te quedas en un sueño de verano. Avisado quedas.

Isabela, la rival a batir

Otra que también es casi una recién llegada a las telenovelas es Candela Márquez, pero la actriz española pisa fuerte. Repite como tercera en discordia después de ser Aitana en ‘Muchacha italiana viene a casarse’. Por ahora hemos visto solo un par de secuencias, pero ya me atrevo a decir algunas cosas.

Primero, pase que Isabela sea modelo y de las más cotizadas, pero se les ha ido la mano con lo de Miss Universo. Segundo, con la actitud que ha mostrado ya nos queda más que claro no le va a temblar la mano a la hora de apartar a un lado a quien le estorbe y que probablemente la vamos a aborrecer por ello. Tercero, ya son dos las telenovelas de Candela Márquez en Televisa y en las dos le ha tocado ser la tercera en discordia. Espero que no acabe encasillada.

Mariana, una villana de casta

Fue aparecer Mariana en pantalla y saber que era de las malas. No importaba que se mostrara cariñosa con su hermana. No importaba que tuviera cara de niña buena. Todos sabíamos que era pura fachada. ¿Por qué? Porque era Ana Patricia Rojo y Ana Patricia Rojo es “la” villana, bueno, o “la” tercera en discordia, según como se presente la historia.

En fin, que tener a Ana Patricia Rojo en una telenovela es una apuesta segura. Yo, personalmente, he detestado a todos y cada uno de sus personajes y ya me cuesta ver delante a esta Mariana que, con solo una frase, ha conseguido quitar de en medio a su propia hermana. ¿Se puede ser más cínica? Sí. Se puede. Y me temo que Mariana nos lo va a demostrar más pronto que tarde. No sé lo que va a hacer, pero sí sé que Ana Patricia Rojo es una garantía de que este personaje no nos va a dejar indiferentes.

Luis, el vividor convertido en señor

René Strickler ha hecho tantas telenovelas que ha tenido la oportunidad de interpretar todos los roles posibles, pero no sé por qué en mi disco duro mental siempre lo asocio al papel de tercero en discordia. Es más, en alguna ocasión me ha dado hasta pena porque siempre se quedaba sin la chica.

Sin embargo, ese sentimiento ha desaparecido en cuanto he conocido a Luis. No solo deja a su novia embarazada, sino que al día siguiente se casa con otra y, encima, por su dinero. Y, obviamente, cero remordimientos. Parece claro que en esta ocasión le va a tocar ser el malo de la historia y, por ahora, convence en este rol porque en un par de capítulos ya ha demostrado sus malas artes. Y la verdad no sé de qué me sorprendo. René Strickler no suele defraudar.

Pedro, el jardinero enamorado

Si a estas alturas tuviera que decir cuál es mi personaje favorito, diría que Pedro. Ese humilde jardinero que pierde su empleo solo por proteger a la señorita de la casa, de la que, obviamente, está enamorado. A ver, seamos claros, es un personaje de libro. Es tan bueno, tan sincero, tan generoso, tan trabajador, tan cariñoso, que da un poco de repelús tanta perfección. Sin embargo, a mí me ha conquistado en el segundo capítulo cuando le recuerda a Amelia que Fernanda “es más hija tuya que mía”. En solo una frase, ha dejado muy claro que también tiene su carácter y que su paciencia tiene un límite.

Amelia, la insensible

No sé cómo evolucionará, pero Amelia puede ser uno de los grandes personajes de esta telenovela. Con sus más y sus menos, los anteriores responden a un rol claro, pero Amelia rompe un poco el molde. No es una villana, pero tampoco una heroína y mucho menos una madre cariñosa. Podría decirse que es víctima de las circunstancias y del rencor que siente hacia esas circunstancias. Y ahí está lo interesante. En que tiene matices. En que no sabemos cómo va a actuar. En que puede sorprendernos. Por favor, que esto no sea un espejismo y tengamos delante a un personaje impredecible.

Si el personaje da ese juego que deseamos, puede ser una gran oportunidad para que Lisette Morelos se quite la espinita que nos dejó su trabajo en ‘La impostora’, donde, a pesar de su corrección, no consiguió brillar tanto como se esperaba de ella.

Podría seguir escribiendo. Nos queda la mejor amiga de la heroína, la esposa traicionada (Eugenia Cauduro), el marido de la villana (Manuel Landeta, ¿qué será aquí? ¿bueno? ¿malo? Lo hemos visto en los dos roles y siempre convence), el mejor amigo del galán, el compañero del jardinero y otros muchos que iremos conociendo en este camino que estamos descubriendo.

Yo por ahora he puesto en el destino de mi GPS telenovelero el capítulo final de ‘Un camino hacia el destino’. Eso sí, también recuerdo a la autovía Televisa-Nova que si este camino no me convence variaré mi destino en el primer cruce que encuentre.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba