5 razones por las que no deberías perderte 'House of cards'

Por Sergio Cañete

La espera se hizo larga. Por fin llega la tercera temporada de 'House of Cards' a Canal+ Series.

L@s que habéis disfrutado de sus dos primeras temporadas, sabéis de sus méritos y por tanto este artículo quizá os sobra….quizá no. Puede ser un buen momento para revisar lo visto hasta ahora y sin duda, asegurar a los profanos que si se pierden una serie de este calibre, se acercan un poco más a un precipicio desde donde caerán al infierno de los condenados. Me rio yo de los Bárcenas de turno, la corrupción por y para el poder la encontraréis aquí. Y además la disfrutaréis.

‘House of Cards’ es una serie de Netflix que gira en torno a Frank Underwood (Kevin Spacey), político de la Casa Blanca que con la ayuda de su esposa Claire (Robin Wright), mostrarán una ambición de poder sin límites en una carrera despiadada y calculada como nunca antes habíamos presenciado.

(Cuidado SPOILERS)

1. Frank Underwood

El personaje. En mi opinión se trata de un motivo más que suficiente para ver esta serie. Frank es un congresista demócrata que no oculta su mezquindad, desfachatez y ruindad. Lo quiere todo, y cuando digo todo me refiero a TODO. No se deja intimidar por nadie, ni en lo político ni en lo personal. Desde el inicio de la serie parece tener una hoja de ruta en su cabeza y sus pasos extremadamente calculados lo dirigen hacia una meta clara y contundente. Underwood me recuerda a esos grandes jugadores de ajedrez que ante una nueva partida, parecen ya tener en mente, todos los movimientos necesarios para vencer a su contrincante. Se sabe la partida de memoria y además va a ganarla. Pocas veces se sorprenderá porque el cálculo de probabilidades es para él un juego de niños. Sonreirá, besará manos y hasta culos si es necesario (y algunas cosas más), todo es fachada y no le importa ser descubierto. Ni el dinero, ni el sexo serán sus objetivos, tan sólo son los medios para llegar a su objetivo. Ni siquiera el asesinato, sí he dicho asesinato, se interpondrá, todo, absolutamente todo justifica el fin.

2. La cuarta pared

De hecho, el segundo motivo por el cual esta serie me enganchó desde el principio es ese primer plano de Underwood dirigiéndose a la cámara. Nos explica sus motivos, de alguna manera solicita nuestra aprobación...y se la damos, porque entendemos lo que quiere y nos parece lógico. Bueno y también porque nos aterroriza llevarnos mal con él. Cuando lo desea la acción continúa a su alrededor pero Underwood se detiene a explicarnos su jugada, como aprendices de político trepa, lo atendemos y velamos por su siguiente movimiento. Entre nosotros (los espectadores) hacemos gesto de asentimiento y le dejamos continuar, su jugada perfecta, su movimiento de enroque. Un nuevo paso hacia la meta final.

3. Claire

Si alguien pensaba en la típica esposa que apoya a su marido en su carrera política, que deje de hacerlo. Underwood es el lobo pero Claire es la perra. No necesita hablar, muchas veces la veremos falsamente ausente, pensativa. Sabe que su marido (el lobo) necesita espacio para maniobrar y que ella debe ser un apoyo, no un obstáculo, porque si lo fuera, si ella se interpusiera entre el lobo y su presa….Claire sería un peón sacrificable. En otros momentos tendremos la sensación de que es ella la que mueve los hilos y su marido, pasa a ser una marioneta en sus manos. Claire sabe adaptarse, sabe cubrirse las espaldas y se muestra absolutamente despiadada cuando las circunstancias lo requieren. Claire es una perra, pero fina, elegante y atractiva que sabe seducir y dejarse seducir si es necesario.

4. El nivel interpretativo

Los actores y actrices de 'House of cards' son impecables. Empezando por Spacey y pasando por Wright, nos encontramos con unas interpretaciones que rayan la perfección. Globos de Oro para uno y otro, por supuesto. Son actores de cine (en el buen sentido), jugando en la pantalla pequeña, a un nuevo juego que les encanta. Parecen disfrutar y eso se nota. Los secundarios también son de lujo y acompañan en el desarrollo de la historia, convirtiéndola en algo grande, de lo que muchos quieren ser partícipes. Por nombrar algunos: Kate Mara en el papel de la periodista Zoe Barnes, Michael Kelly, como el asistente Doug Stamper o Corey Stoll como Peter Russo congresista demócrata.

5. La factura técnica

La factura técnica es también como sus protagonistas, de cine. Tendrás la sensación de encontrarte en las profundidades de Washington, de la Casa Blanca. David Fincher firmó la dirección de varios capítulos, los guiones son absolutamente sobresalientes y en el apartado técnico todo da la sensación de ser perfecto. Su creador es Beau Willimon que además es productor junto a Spacey y Fincher.

El propio Presidente Obama ha reconocido que se trata de su serie preferida….y ya me quedo sin más argumentos. Si hablamos de series “imperdibles”, a la altura de las más grandes, esta es una de ellas. Yo no me la pierdo y el próximo 28 de febrero Canal+ Series la presenta en un maratón donde podemos ver los 13 episodios del tirón y en V.O

Francis, como le gusta llamarlo Claire, ha llegado. Se hace el silencio, Mr Underwood tiene algo que decirnos. Vamos a oirle atentamente, el castillo de naipes está construido pero un ligero soplido puede llevarnos al desastre.

Yo no me la pierdo, ¿y tu?

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba