Los diez finales más impactantes de las series españolas

Por: Rosa Rodríguez

Este martes, 25 de junio, Gran Hotelechará el cierre en Antena 3. La serie protagonizada por Amaia Salamanca y Yon González dirá adiós tras casi dos años emitiéndose y tres temporadas.

Este desenlace es la excusa perfecta para recuperar algunos de los finales más impactantes, para bien o para mal, de la ficción televisiva de la última década: desde los que satisficieron a todo el mundo y no dejaron un solo cabo por atar... a aquellos otros que provocaron una oleada de poco decorosas menciones a los familiares de los guionistas responsables. Los tenemos de todos los gustos, colores y cadenas: para reír, para llorar, para jurar en arameo o para quedarte más a cuadros que la camisa de Jordi Évole.

Los enumeraremos según el calificativo que creemos mejor se ajusta a su naturaleza. Por supuesto, de aquí en adelante hay spoilers al por mayor, pero si no han visto aún ninguna de estas producciones, quizás tampoco les importará que les desvelemos las sorpresas. Sin más dilación, ¡comenzamos!

1. El más desconcertante: 'El Barco'

El Barcose despidió con un final abierto muy al estilo 'Lost', que dejó boquiabiertos a los seguidores y no convenció del todo a los fans en Twitter. Gamboa dispara cuatro tiros en el pecho a Ulises. Le vemos caer al mar y, supuestamente, morir, mientras Gamboa abandona el agua y desaparece.

Tras una elipsis, la serie avanza un año y encontramos a Ainhoa vestida de novia. Su padre le da las arras de su boda y le pregunta: "¿Y el novio?" A lo que ella contesta: 'Está llegando, espero". A partir de ahí, ella y Ulises nos narran en off todo lo que ha pasado en ese año.

Vemos a Ulises en una playa diciendo que el amor es lo único que cuenta en la vida. Y en ese momento, acontece un terrible temblor en la isla, los objetos comienzan a volar y el capitán dice: "Está volviendo a pasar". Vamos, un final abierto, feliz, pero con demasiados interrogantes.

2. El emotivo: 'Aquí no hay quien viva'

Más de una lágrimilla hizo derramar el final de la que fuera la serie estrella de Antena 3, que dejaría huérfanos a sus seguidores y pasaría a la historia como la serie más vista de la década.

La ficción de humor termina al descubrirse que el edificio, construido en madera, y con más de 100 años de antiguedad, está siendo devorado por las termitas y hay que derrumbarlo.

Los vecinos de la comunidad de la calle Desengaño 21 miran con tristeza y nostalgia el edificio precintado que tantos recuerdos alberga. "Este edificio ha sido nuestra vida, la de todos", dice el presidente Juan Cuesta.

3. El emocionante: 'Física o Química'

Al parecer, en nuestra ficción el recurso de las demoliciones es muy socorrido a la hora de estampar el "the end". Este fue también el final que le destinaron a otro emblemático edificio de nuestra ficción televisiva: el instituto de educación secundaria, El Zurbarán.

Después de siete temporadas, "Física o Química", cerró las puertas de su centro tras anunciarse que iba a ser comprado para ser derruido y su terreno utilizado para otros proyectos urbanísticos.

La triste noticia hace que estallen una serie de conflictos en cadena, pero también sirve de excusa para que se reúnan todos los personajes de las anteriores ediciones y se despidan del instituto.

4. El esperanzador: 'Compañeros'

Esta mítica serie de adolescentes se convirtió en un fenómeno de masas. Estuvo en antena 6 temporadas y pasó a la historia por ser la primera serie de la ficción nacional que saltaba al cine, con la película "No te fallaré".

La serie se estrenó en el año 1998, con una trama de amor entre Quimi (Antonio Hortelano) y Valle (Eva Santolaria), que conquistó a los espectadores y los hizo seguir emocionados los líos de los jóvenes del instituto Azcona.

En el último capítulo 'Siempre', la pareja de enamorados decidió separarse. Valle (Eva Santolaria) se marcha a Valencia a estudiar Periodismo, ante la sugerencia del propio de Quimi (Antonio Hortelano). Mientras tanto, él decide quedarse con el desguace. Todo un canto al amor y la amistad. Finalmente, todos los amigos viajan a la playa con la esperanza de seguir siendo amigos.

La serie tuvo tanto éxito que se realizaron dos temporadas más con alumnos nuevos, terminando su emisión en el año 2002.

5. El más lacrimógeno: 'Los hombres de Paco'

Después de ocho temporadas y cinco años en el 'prime time' de Antena 3, Los hombres de Pacose despidieron tras 117 capítulos. La vida del grupo de policías de barrio mantuvo con un nudo en la garganta a los espectadores en su última entrega, donde hubo un nacimiento, dos muertes y una boda.

Los protagonistas estuvieron más unidos que nunca para ayudar a Paco en su batalla final contra Satán. Los espectadores 'sufrieron' con la incertidumbre sobre la posible muerte de Paco. Pero, sin embargo, éste logra sobrevivir y convertirse en el sucesor de su suegro.

Mientras tanto, Sara (Michelle Jenner) vuelve junto a su padre, se reencuentra con Aitor (Mario Casas) y se pone de parto del hijo de Lucas (Hugo Silva). Fue un episodio apocalíptico aderezado por el humor más negro, donde las historias de amor se llevaron al límite.

6. El más decepcionante: 'Los Serrano'

Los últimos cinco minutos del último capítulo que emitió Telecinco de Los Serrano, el número 147, provocaron la indignación de gran parte del público y echaron por tierra prácticamente toda la ficción: al final todo era un sueño.

Los guionistas recurrieron al viejo truco de "y entonces, se despertó" -lo que en el oficio se conoce como un acontecimiento “Deus ex Machina”-. Así pusieron fin a los cinco años que la serie había estado en pantalla.

En el capítulo, después de un día catastrófico en el que sus hijos, Guille y Teté deciden irse de casa para vivir su amor, y Currito, el pequeño, atropella al churrero del barrio-, Diego Serrano (Antonio Resines) se tira por un puente.

Cuando abre los ojos aparece el rostro de Lucía (Belén Rueda), su gran amor, que murió -también atropellada- allá por el capítulo 107. Diego la mira alucinado, y le dice: "¿Qué haces aquí?". "¿Y tú?", sonríe ella incorporándose de la cama. "Te recuerdo que nos casamos ayer".

7. El sentimentaloide: 'Al salir de clase'

Fue una de las series más largas de la televisión nacional, marcó a más de una generación y cambió la forma de hacer series para adolescentes. A lo largo de sus más de cinco años de vida y 1199 capítulos trabajaron en ella más de 130 actores principales y cerca de 33.000 extras.

La cuadrilla del 7 Robles se fue modificando constantemente y los romances entre los protagonistas fueron innumerables. No es de extrañar que su último capítulo se encargara básicamente de resolver tramas amorosas, como el triángulo amoroso de Jero, Alex y Rita o la relación sentimental entre Jaime y Lidia.

8. El más entrañable: '7 vidas'

La que fuera la primera sitcom española cerró sus puertas un domingo 16 de abril, tras 7 años de emisión, de una manera bastante inesperada para el público y tras el éxito del capítulo especial emitido en directo. Al parecer, los motivos tuvieron que ver con el desgaste y el deseo de los actores de hacer otras cosas.

Concluyó con un epílogo en el que Gonzalo (Gonzalo de Castro), comunicó al resto de sus compañeros -Sole (Amparo Baró), Diana (Anabel Alonso), el frutero (Santi Rodríguez), Mónica (María Pujalte), Pablo (Leandro Rivera), Charo (Yolanda Ramos), Johnny (Iván Massagué) e Irene (Cristina Peña)- su intención de cambiar de vida, irse a vivir a la playa y fundar allí un nuevo negocio: el "Casi Ké Sol".

El grupo de amigos recordó muchos de los momentos inolvidables que hicieron historia en la serie.

9. El más violento: 'Sin tetas no hay paraíso'

El último capítulo de Sin tetas no hay paraíso dejó un amargo sabor de boca a todos los espectadores. Si en la segunda temporada, los fans de la ficción producida por Grundy para Telecinco despedían entre lágrimas al Duque (Miguel Ángel Silvestre), en el desenlace de la serie también tuvieron que llorar la muerte de Cata (Amaia Salamanca).

La protagonista, firme en su determinación de dejar atrás su pasado y comenzar una nueva vida, decidió fingir su propia muerte. Sin embargo, su plan quedó al descubierto y la joven murió a manos del narcotraficante "Bebe" Mejía (Juan Alfonso Baptista "Gato"), quien también perdió la vida. Este vengaba así la muerte de su hermana Daniela, quien murió a manos de Catalina.

10. El más previsible: 'Yo soy Bea'

El que tratamos a continuación no era en sí el final de la serie, pero sí que era el final de la etapa más importante de Yo soy Bea, el serial que Telecinco emitió en las sobremesas de 2006 a 2009. El 20 de junio de 2008 tenía lugar la boda entre Bea (Ruth Núñez), el patito feo reconvertido en cisne, y Álvaro Aguilar (Alejandro Tous), su jefe y gran amor.

El desenlace de esta historia de amor era no solo esperado, sino también sabido, a poco que se conociese el formato original del que partía la serie, Betty, la fea, y cualquiera de sus posteriores versiones internacionales. La boda entre la pareja, a la que acudía toda la redacción del Bulevar 21, el magacín de moda en torno a la que giraba la serie, ante 5,194 millones de espectadores durante su emisión (un 38%).

La ceremonia, además, contó con un colofón que a buen seguro sonaría también a los seguidore de Friends: Bea y Álvaro bailaban una coreografía que recordaba a la que Ross y Monica Geller realizaron en la sexta temporada de la famosa telecomedia.

El desenlace definitivo de Yo soy Bea tendría lugar un año después. Para entonces, los dos intérpretes principales habrían abandonado la serie, dejando el liderazgo a Patricia Montero y Miguel de Miguel, Be y César, respectivamente. Estos dos sellarían también su amor en la última entrega, emitida el 20 de agosto de 2009. En ese mismo capítulo, también pasaba por el altar otra pareja: la formada por Isabel, la última directora de la revista (a la que dio vida Raquel Meroño), y Nacho (Manuel Esparza).

BONUS: El más trágico (y criticado): 'La Señora'

Cerramos nuestro ranking con uno de las resoluciones más trágicas y dramáticas de la ficción española reciente. Hablamos de La Señora, la ficción protagonizada por Adriana Ugarte, Rodolfo Sancho y Roberto Enríquez. La ficción de época se negó a dar un final feliz a sus personajes y, con ello, a sus seguidores.

En este caso, el giro argumental vino obligado por la decisión de Adriana Ugarte de abandonar la serie de Diagonal TV: así, una explosión en la mina sorprende a Victoria, y queda aplastada y atrapada mortalmente por una pesada viga, sin posibilidad de rescate. Agonizando tuvo la oportunidad de hablar con el cura, Ángel, a quien le pedía en sus últimos suspiros que cuidara de la hija que habían tenido juntos.

Este cierre para La Señora (a la que seguiría luego un spin-off, La República, que TVE se debió olvidar en algún cajón tiempo ha) hizo que los fans de la serie se pusieran en pie de guerra contra La 1. "¿No podían habernos dado la satisfacción de saber que acaban juntos y felices y vivos?", decía algún espectador, tal y como recogía El Diario de Navarra. Muchos otros fueron más allá y despotricaron contra esos últimos minutos de la serie: penoso, frustrante, cruel... ¿Fue para tanto? Comprobémoslo en el vídeo.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba