Zarpan rumbo a Brasil Alejandra Onieva y Eloy Azorín ('Alta Mar'): "Hemos ido descubriendo la trama como si fuésemos un espectador"

Alejandra Onieva y Eloy Azorín ('Alta Mar'): "Hemos ido descubriendo la trama como si fuésemos un espectador"
Alejandra Onieva y Eloy Azorín ('Alta Mar'): "Hemos ido descubriendo la trama como si fuésemos un espectador"

La nueva ficción la plataforma cuenta con varios huéspedes a bordo entre los que se encuentran Eloy Azorín y Alejandra Onieva, que son pareja en este drama marítimo. 

Un asesinato altera la vida a bordo del navío y los pasajeros tienen que convivir sumergidos en la sospecha y la desconfianza. 

'Alta Mar', la nueva serie de Netflix a cargo de Bambú Producciones, desembarcó en la plataforma el pasado 24 de mayo con Alejandra Onieva y Eloy Azorín entre su grupo de pasajeros VIP.

Ambos actores son parte fundamental de la trama de misterio que vertebra la serie, que ya ha sido renovada para una 2ª temporada. Charlamos con ellos sobre el punto de partida de la ficción y de la mezcla de géneros como el drama y el suspense. Además, Onieva y Azorín hacen gala de su buena conexión y rememoran algunas anécdotas del rodaje.  

¿Qué papel jugáis en 'Alta Mar'?

Alejandra Onieva: Yo soy Carolina, la hermana mayor de Eva (Ivana Baquero). Mi personaje decide dejar la empresa familiar, en la que también está su tío Pedro (José Sacristán), para meterse en otra compañía en la que formará vida con Fernando (Eloy Azorín), que es el dueño del barco. Hemos decidido que nos vamos a casar, pero cuando empieza la travesía ocurre un asesinato a partir del que nos vemos involucrados en descubrir quién ha sido y por qué.

Mi personaje se deja llevar mucho por su hermana, que es la escritora, la aventurera... y se desvive por ella. A Carolina se le hace todo un mundo y al final le pica el gusanillo y acaba participando más o igual. La relación con Fernando no es la típica historia de amor que se ve en otras series, hay mucho respeto, y, tras el asesinato, desconfianza. El carácter de Fernando hace que Carolina decida tragarse muchas cosas y que sea más mujer de la época que piensa que lo correcto es callarse y estar ahí.

Eloy Azorín: Cuando ella dice esto, percibo que dice sumisión, pero más que sumisión es comprensión. Yo es lo que he recibido después de ver un tiempo la relación que teníamos. A mí me toca hacer el personaje de Fernando Fábregas, que es un empresario con mucho dinero. Es el dueño de este barco, ha invertido mucho dinero en él y ha convencido a otra gente para que ponga dinero con él. Ha concertado un matrimonio entre su hermana y un tipo para poder realizar esta travesía, que es desde España hasta Brasil y cuesta mucho dinero.

Su objetivo es que todo salga bien, llegar a su destino, que todo funcione y poder casarse con su prometida sin que pase nada fuera de su control. Eso le hace tener una relación con ella que pasa a veces a segundo plano porque no tiene tiempo para dedicárselo a ella. Por eso decía Alejandra que es una relación un poco peculiar, porque a veces los “te quiero” se los digo casi pensando en otra cosa. Le hago un par de cobras en algún momento... lo hemos visto en algunas parejas que es como un “te quiero” y sigues a otra cosa.

¿Hasta qué punto conocéis el final? ¿Os sorprendió?

Eloy Azorín: Hasta donde yo sé, no tengo ni idea. Lo hemos ido viendo poco a poco como si fuéramos el espectador. Se plantean una serie de incógnitas al principio de la historia donde tenemos un polizón dentro del barco y todos los personajes son susceptibles de ser sospechosos de matar a esa persona. A veces uno piensa que el personaje de Carolina es el que más se salva por su carácter. A partir de ahí se van abriendo una serie de muñecas rusas, diversas tramas secundarias en las que todo el mundo tiene intereses en que pasen ciertas cosas o en que el barco no llegue a Brasil, que tengamos que dar la vuelta... Eso es lo que va confluyendo y va haciendo que la serie sea bastante completa.

Alejandra, tu has pasado de ser asesinada en otra serie, 'Presunto Culpable', a sospechosa de asesinato en 'Alta Mar', ¿cómo te ha sentado el cambio?

Alejandra Onieva: Te prometo que nada que ver, mucho mejor viva (risas). Somos muchos en el barco y seguramente por el que apostéis que ni de broma ha podido ser ni ha tenido nada que ver, soy yo. Mi personaje es muy muy puro, muy bueno... no tiene nada que ver con Anne.

Eloy Azorín: Es un poco como tú, muy pura y muy buena. Es un ser de luz.

Alejandra Onieva: Lo que pasa que Carolina es un poco más naif.

La serie combina géneros como el drama, el thriller, el romance... ¿cuál es el punto diferencial que va a hacer que la gente se enganche a verla?

Eloy Azorín: Yo era muy fan de 'Se ha escrito un crimen'. Era una serie en la que se repetía el patrón, en el caso de Jessica Fletcher, en el que se moría alguien y teníamos que averiguar quién era el asesino. Creo que es algo universal el género de “quién lo ha hecho”. Contando la diferencia de clases y que están dentro de un barco del que no pueden escapar, no como en 'Asesinato en el Orient Express' que es la referencia más directa, aquí sabes que el asesino todo el rato lo tienes dentro. Eso va a hacer que el público esté como enganchado, además de las tramas en las que todo el mundo tiene algo que ocultar. Tienes la sensación de que no te puedes perder nada porque puedes pasar por alto una pista que te diga para donde va la historia.

¿Habéis aprendido algo sobre navegación durante el rodaje?

Eloy Azorín: La palabra “promenade”.

Alejandra Onieva: ¡Sí!, promenade.

Eloy Azorín: ¿Sabéis lo que significa promenade? Es una zona del barco que está como en la proa, eso es lo que hemos aprendido.

Alejandra Onieva: Kortajarena seguro que ha aprendido mogollón, yo soy una pasajera.

Eloy Azorín: El capitán y los oficiales son los que se encargan de la parte técnica, son los que están en la sala de máquinas. Nosotros estamos casi siempre en el salón, el camarote, los pasillos... Fernando es un personaje bastante elitista que no se ha encontrado con nadie que sea de tercera y tiene algo como de mantenerse un poquito al margen y dar prioridad a los de primera clase.

¿Tenéis alguna anécdota de rodaje?

Alejandra Onieva: Tuvimos una escena en la que salían cosas volando. Jon no tenía mucho texto y fue un poco caótico. Hubo muchas risas porque se nos fue un poco de madre.

Lo que sí que nos han contado es que habéis hecho piña, ¿ayuda para grabar tener esa cercanía con los compañeros?

Alejandra Onieva: A Ivana no la conocía y hemos tenido tanto feeling las dos que, como se supone que a su personaje lo tenía que querer, eso se ha afinado y se ha creado una relación de hermanas muy bonita.

Eloy Azorín: Para los descansos, llevarte bien con el equipo y hacer piña está muy bien, se te pasa el día volando.

Alejandra Onieva: Suelen hacerme muchas visitas a mi camarote.

Eloy Azorín: Yo me dedicó a asustarle y lo grabo. La gente, cuando ve los vídeos, se apiada mucho de ti y me dicen que soy un cabrón.

Alejandra Onieva: A mi también me han dicho eso. El otro día iba a darle un susto a él y me salió fatal. Me lo encontré de una forma muy graciosa, con un corcho en la boca, y el susto fue patético. Al rato, me fui a por un té, iba con la taza sin la tapa llena de agua ardiendo y le dije “¡Eloy!” para ir a hablar con él y se me cayó todo el agua. Ayer también me caí.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba