Crítica Vertele American Vandal: Netflix se ríe de sí misma (y de sus suscriptores) dibujando penes

American Vandal: la serie que Netflix utiliza para reírse de sí misma (y de sus suscriptores)
American Vandal: la serie que Netflix utiliza para reírse de sí misma (y de sus suscriptores)

La plataforma demuestra que, moviendo los hilos adecuados, hasta la peor historia puede atraer al público más exquisito

(Sin Spoilers)

Netflix ha descubierto en el género "true crime" un filón para sus series. Desde la desasosegante 'Making a murderer', pasando por el más ficcionado 'American Crime Story', y otros ejemplos como 'El Investigador', 'Amanda Knox' y 'The Keepers', son algunas de las apuestas de la plataforma por este tipo de "docu series". 

Todas ellas, parten de un crimen real y se centran en su reconstrucción. La investigación del caso, con una impecable factura y la pieza clave: el falso culpable. 

Así han conseguido enganchar a una gran parte de sus suscriptores, deseosos por conocer a un nuevo personaje oscuro del que puedan dudar eternamente sabiendo que en la actualidad está entre rejas. 

Ante este panorama, la plataforma ha estrenado 'American Vandal', el falso documental que se ríe de todo ello y de todos ellos. 

Una sátira, creada por Tony Yacenda y Dan Perrault, que se ha convertido en la serie revelación de la temporada porque, rodeada de penes, nos hace reflexionar sobre nuestras tendencias televisivas: ¿Nos estamos tomando demasiado en serio lo que en realidad es puro entretenimiento?  

Netflix conoce a sus series y nos conoce a nosotros

'American vandal' cuenta, en 8 capítulos, la historia de Dylan Maxwell, un adolescente al que acusan de haber pintado con spray 27 penes en los coches de los profesores de su instituto. El chico se juega la universidad, la relación con su novia y todo su futuro si es expulsado por ello. 

Imagen de American Vandal
Imagen de American Vandal

Y así, siendo "el delito más mediocre posible", como lo definen los propios creadores, empieza la investigación sobre quién fue el verdadero malhechor. Recreando el despropósito con absolutamente todos los ingredientes de este formato. 

Desde una cabecera intrigante con un Dylan pensativo y sus penes cual personas asesinadas, hasta las entrevistas a testigos que mascan chicle y usan un vocabulario millenial que ni el director entiende.

Tampoco faltan los viajes al pasado y el presente de los testigos ligando o haciendo travesuras a los vecinos. Además de la típica pizarra con hilos que conectan fotografías y grabaciones caseras del "juicio" en la sala de profesores. 

Todo ello, usando una música misteriosa en un McDonalds y repasando el recorrido que hizo el culpable para dibujar penes. Incluso aparecen en escena los propios compañeros que graban, cual Andrew Jarecki (The Jinx) o Ramón Campos (Lo que la verdad esconde). 

Sabíamos que Netflix era capaz de mofarse de la corrupción en sus redes sociales, de nombrar a políticos en trailers con narcotraficantes y hasta de "colgar" drogas en plena Navidad. Pero con 'American Vandal' riza el rizo de su humor: se ríe de sus propios contenidos, del más serio de sus géneros y hasta de sus suscriptores.

Aplaudida por la crítica, la plataforma despliega toda una declaración de intenciones en la que nos señala que conoce a la perfección los ingredientes que nos enganchan, porque hasta el crimen más patéticoatrapa al público más solemne. Una demostración que sirve para dar respuesta a la reflexión que habíamos dejado en el aire: no nos tomemos tan en serio todo lo que vemos porque acabaremos investigando penes. 

Este es el tráiler: 

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba