Balance de temporada Eduardo García Matilla: "La telebasura es un debate del siglo pasado"

Hoy, las opiniones del Presidente de la consultora Corporación Multimedia

Coincidiendo con el final de la temporada 2004/05, Vertele ha consultado a los directivos de las principales productoras y consultoras del país, a quienes nosotros consideramos los auténticos “sabios de la tele”, sobre los grandes temas que han marcado el debate televisivo en este curso.

Hoy, las opiniones de Eduardo García Matilla, Presidente de la consultora Corporación Multimedia:


1. Academia de Televisión (ATV):
¿Se siente representado por la Academia de Televisión? ¿Cuál cree que debería ser el futuro de esta institución?

La Academia de la Televisión ha logrado un auténtico milagro. Conseguir un ámbito de encuentro de empresas y profesionales de la televisión, por encima de intereses políticos, protagonismos y antagonismos personales y rivalidades entre cadenas.

Sus actividades aúnan la reflexión y la investigación sobre temas fundamentales para el sector, con acciones dirigidas a prestigiar la actividad de la TV y el respeto a sus profesionales.

La limitación de recursos hace más elogiable el esfuerzo de los que dedican su tiempo y su imaginación a una tarea muy complicada y no siempre valorada como merecería.

En el futuro debe tener más protagonismo (lo debería haber tenido ya en las últimas decisiones sobre el sector) como representante de los profesionales ante la administración y en los ámbitos de decisión que afectan a la televisión, por ejemplo el Consejo del Audiovisual.

2. Regulación de contenidos televisivos: ¿Defiende la creación de un Consejo Audiovisual estatal (con o sin poder sancionador) o prefiere la autorregulación?

El Consejo del Audiovisual llega tarde. Aunque me parece necesario, tendrá enormes dificultades para conseguir su legitimación y demostrar su eficacia en un momento tan complejo del panorama audiovisual. Si no se le conceden recursos y atribuciones puede convertirse en un organismo decorativo, permanentemente cuestionado y sin la utilidad final que exigirá el nuevo entorno.

Su existencia, en mi opinión imprescindible, no elimina que se potencien las iniciativas de autorregulación lideradas por las empresas y los profesionales del sector.


3. “Telebasura”:
¿Qué opina sobre el debate de la “telebasura”?

Es un debate del “siglo pasado”. Resulta enternecedor creer, a estas alturas, que vamos a poder elevar la calidad de los contenidos televisivos a través de normas que determinen lo que es bueno o malo para el telespectador. Pronto los contenidos audiovisuales llegarán a los hogares a través de todo tipo de canales de distribución. Al igual que en el caso de Internet es ya absurdo tratar de controlar la calidad de los contenidos (ni siquiera se pueden controlar los claramente “ilegales”), sucederá lo mismo cuando decenas de ofertas gratuitas, y miles de contenidos de pago se disputen la audiencia… y muchas de ellas transmitidas por tecnologías que no necesitarán de licencia para operar. De todas formas, y aunque ya resulte estéril el debate, estoy en contra de la “telebasura”, de la “infobasura”, de las “campañas políticas basura” y de la “publicidad basura”.


4. Protección infantil:
¿Ha solucionado el problema de la “telebasura” en horario infantil el Código de Autorregulación firmado por Gobierno y cadenas en diciembre de 2004?

Evidentemente, no. Son medidas que sirven para tranquilizar las conciencias, pero que solamente ayudan a aquellos niños que viven en familias preocupadas por su educación (probablemente las que menos necesitan estas medidas). Mientras que un número tan elevado de niños de 4 a 9 años (ya no hablo de los mayores) vean la televisión habitualmente más allá de las 10 de la noche y tengan acceso indiscriminado a los canales de pago (los que se lo pueden permitir) sería necesario adoptar otro tipo de medidas encaminadas a concienciar a los padres o a neutralizar sus carencias, ofreciendo a sus hijos una formación en valores más intensiva y actualizada en los centros educativos.


5. Manipulación informativa:
¿Había más manipulación informativa en TVE cuando gobernaba el PP o ahora que gobierna el PSOE?

En España, el primer año de gobierno de un partido político suele coincidir históricamente con el de mayor neutralidad de la televisión pública. En este caso, los profesionales de TVE reconocen que trabajan en la actualidad con mayor independencia profesional. Por tanto, hay que esperar que las promesas del gobierno se mantengan y podamos hacer responsables de las malas prácticas profesionales (que se siguen dando) exclusivamente a aquellos compañeros que quieren congraciarse con el poder o que nunca han entendido el papel de una televisión pública.

6. Futuro de TVE: ¿Le parece acertado el dictamen del Comité de Sabios para la reforma de RTVE que va a aplicar el Gobierno?

El Comité de Expertos ha realizado un trabajo intenso, riguroso y bien intencionado. Sin embargo, se han quedado muchos temas fundamentales por resolver: ¿qué presupuesto requiere una radio y una televisión pública con las características que determinan en su informe?, ¿cuál sería el objetivo de audiencia?, ¿qué ingresos publicitarios podría obtener?, ¿qué plantilla sería la ideal?, ¿qué evolución de audiencias, ingresos y gastos deberían comprometerse para los próximos cinco años?...

Sin concretar estos extremos es difícil hacerse una idea de la dimensión del modelo que se propone y, sobre todo, de su sostenibilidad futura. No es lo mismo una televisión pública con el 18% de share y unos ingresos publicitarios de 500 millones de euros, que una con el 11% y 300 millones de ingresos.

7. Más televisiones en abierto: ¿Cómo afectará al sector la concesión por parte del Gobierno de nuevas licencias analógicas (entre ellas la de Canal Plus en abierto) y la futura transición a la TDT?

2004 ha supuesto el final de un modelo de televisión que se inició con la incorporación de las cadenas privadas en 1989. Ya nada va a ser igual. La entrada de nuevos competidores va a transformar radicalmente el paisaje audiovisual español, aunque resulta muy difícil hacer previsiones de cómo se repartirán las audiencias y quienes sobrevivirán cuando se produzca el apagón analógico definitivo. Los cambios tecnológicos que se avecinan van a afectar no solamente a las televisiones en abierto, sino a los modelos de las plataformas de pago y al acceso a los contenidos bajo demanda, con una segmentación de la audiencia difícil de cuantificar.

Es posible que en 2006 la cadena líder no supere el 21% de share y en 2010 se pueda alcanzar el liderazgo con el 12-13% de audiencia… o, a lo mejor, no.


8. Asociaciones de espectadores:
¿Son creíbles las asociaciones de telespectadores en España? ¿Deben las cadenas hacerles caso?

Como siempre, hay algunas muy serias y con grandes profesionales al frente y otras con escaso rigor en sus planteamientos. De cualquier forma, creo que en una democracia los movimientos asociativos son imprescindibles y debemos promoverlos y apoyarlos para que puedan cumplir su misión como transmisores eficaces de las inquietudes y las demandas de la sociedad.


9. Contraprogramación:
¿Se deben endurecer las multas a las televisiones por contraprogramar, o por el contrario, debería darse más libertad a las cadenas para que puedan modificar cómodamente sus parrillas de acuerdo a los gustos de la audiencia?

El tema de la contraprogramación me parece un invento de las revistas de televisión que, a finales de los 90, constituyeron un poderoso lobby para proteger sus intereses. Si las cadenas contraprograman en contra de su audiencia… ellas son las más perjudicadas. Si lo hacen a favor del público, con productos más interesantes, no entiendo dónde está el problema. En ningún caso me parece una cuestión importante que preocupe a la sociedad y necesite regulación específica.

10. Producción propia/externa: ¿Deben las cadenas abrir la cuota de pantalla a las productoras independientes o apostar más por la producción con recursos propios?

Las cadenas privadas tratarán de hacer siempre lo que les resulte más rentable y difícilmente, con la que va a caer, se les podrán imponer modelos que vayan en contra de sus intereses y beneficien a otros sectores. En el terreno de la producción y de los servicios audiovisuales van a producirse movimientos de gran calado que pueden transformar a corto plazo el statu quo actual.

En el caso de las televisiones públicas harán lo que decidan las correspondientes administraciones… siempre que se lo financien.


*
En Vertele queremos seguir trabajando en la misma línea que nos ha convertido en el punto de encuentro de toda la industria de televisión implicando cada vez más a los profesionales que nos siguen regularmente (personalidades, directivos de cadenas, productoras, consultoras, asociaciones, etcétera). Por ello, animamos a todos los profesionales relacionados directamente con el medio a que nos envíen sus reflexiones sobre estas cuestiones o cualquier otro debate que suscite en el futuro el mundo de la televisión a la dirección mailto:redaccion@vertele.com.

Entregas anteriores:

-Francesco Boserman: "La producción externa mejora el producto"

-Melchor Miralles: "No soy partidario de los Consejos porque abonan la posibilidad de censura"

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba