Entrevista VERTELE Ferreras cruza el "Estrecho" en laSexta: "La gran bala de plata frente al narco se llama educación"

Estrecho
Estrecho (Foto: laSexta)

El presentador de Al rojo vivo sale de plató para conocer el mundo del narcotráfico a través de sus protagonistas. Eslabones de una cadena que día a día mueve miles de toneladas de hachís por Europa y que ahora, en una decisión muy poco habitual, han entreabierto sus puertas para que Ferreras y su equipo puedan hablar con ellos. 

Charlamos de esta experiencia con el periodista y también de los últimos acontecimientos de la política nacional, que pasan de forma ineludible por el auge de Vox y sus 12 escaños en las elecciones andaluzas. Una irrupción que muchos achacan a laSexta y que Ferreras desmiente tajantamente: "El que piense que Vox tiene 12 escaños en Andalucía solo porque los medios han hablado de ellos no se ha enterado de nada"

Antonio García Ferreras cruzará hoy y mañana el Estrecho en laSexta. El periodista leonés sale del plató de Al rojo vivo para mostrar cómo funciona el mundo del narcotráfico. Lo hará a través de sus protagonistas, eslabones de una cadena que empieza en Marruecos, principal productor de hachís del mundo, y acaba en ciudades europeas como Londres, París, Amsterdam o Bruselas. Por el camino, España juega un papel primordial. Al fin y al cabo, sus escasos 14 kilómetros de distancia con suelo marroquí la convierten en la puerta a su principal mercado de venta. 

Con el objetivo de aproximarse "a la realidad del narco", el equipo de Estrecho fue a hablar directamente con varios de ellos. Y lo consiguieron, aunque Ferreras no termine de saber cómo. "Sinceramente, no he podido resolver esa pregunta. A veces tenía la sensación de que algunos de ellos simplemente querían contar por qué se dedican a lo que se dedican", reconoce en esta entrevista con Vertele por el estreno, esta noche (22:30 horas), de la primera de las dos entregas de esta miniserie documental. 

Lo que sí tiene claro es que lo ocurre en el Estrecho de Gibraltar, y que va más allá de la droga, no se ha erradicado aún por "cierta dejadez institucional". Y aunque reconoce que las autoridades ya están reaccionando para hacer frente a un desafío "muy difícil" de afrontar, considera que ni los guardias civiles, ni la vigilancia aérea, ni los policías acabarán solos con el narcotráfico. La solución es otra muy distinta: "La gran bala de plata frente al narco se llama educación"

Para lo que no da diagnóstico es para el auge de Vox, que anoche irrumpió con fuerza en el Parlamento andaluz. Pero lo que sí defiende es que, pese a los comentarios que circulan por las redes sociales, los 12 escaños obtenidos por la formación de ultraderecha no han sido gracias a laSexta. "El que piense que Vox está ahora con 12 escaños en el Parlamento andaluz simplemente porque en los últimos 5 días el PSOE ha preguntado a los partidos constitucionalistas si estaban dispuestos o no a pactar con ellos, o simplemente porque medios de comunicación como laSexta han hablado de Vox y de su posible entrada, es que no se han enterado de nada", afirma. 

¿Cómo nace el proyecto de Estrecho?

Nace de la idea de aproximarnos a una realidad muy compleja y muy especial como es la del Estrecho. En este caso, aproximarnos a la realidad del narco y ese combate generacional que hay entre ellos, que está transformando la zona y que, de alguna manera, ha hecho también que la violencia se incremente.

Y Estrecho es el proyecto de dos ideas, la de 93 metros y [David] Beriain, el creador de Clandestino (DMax) junto a Newtral, la productora de [Ana] Pastor. La idea de ambas productoras es la de aproximarse al mundo del narco para conocer la cadena y la realidad completa. Por supuesto, también a los protagonistas del narco, la gente de la Guardia Civil y de las Fuerzas de Seguridad del Estado que se juegan la vida en su combate, las víctimas, la realidad social de la zona... Así es como surge el programa, que tiene al frente a dos mujeres (Ana Pastor y Marias Recarte) y yo solo hago de periodista yendo a la zona y a los territorios donde están los protagonistas.

laSexta ha conseguido entrar en un mundo tan cerrado como el del narcotráfico. ¿Cómo fueron las negociaciones para que accedieran a abrir sus puertas?

Bueno, digamos que las han dejado entreabiertas porque es un mundo muy complejo. No todos los narcos con los que hemos hablado han querido hablar a cámara, pero es verdad que algunos de ellos nos han ayudado a elaborar el programa diciéndonos por qué se dedican a lo que se dedican, cómo es su organización, cómo es el desarrollo, cómo están viviendo este nuevo choque generacional...Algunos de ellos han dado el paso y nos han contado su testimonio. No es un mundo fácil para acceder porque estamos hablando de gente que está fuera de la ley y que se dedica a actividades ilegales, pero yo creo que la experiencia de 93 metros y del equipo de Beriain nos ha aportado mucho para que esto pudiera fructificar.

El programa también ha tenido algo de agotador porque cuando estás entrevistando a gente que se dedica a actividades ilícitas no es como cerrar una entrevista con un político o a alguien que sí se dedica a actividades legales. Aquí los horarios son más nocturnos que diurnos, hay muchas precauciones, mucha seguridad, altas horas de la madrugada...

Cuando un político le concede una entrevista, lo hace para vender su programa o hacer llegar su mensaje a la gente. En el caso de los narcotraficantes, ¿qué ganaban contándole su historia? ¿Por qué accedieron a  hablar con usted?

Sinceramente, no he podido resolver esa pregunta. A veces tenía la sensación de que algunos de ellos simplemente querían contar por qué se dedican a lo que se dedican. Entendía perfectamente que gente que se dedica al tráfico de hachís nos dijera: “Mira, yo te cuento cómo es mi día, te intento explicar cómo es la cadena pero yo no voy a salir ni aunque me distorsiones la voz”. Sin embargo, algunos han dado ese paso.

El dinero es el principal motivo por el que entran a este mundo. ¿Pero hay alguno más? 

No, el motivo es el negocio. Lo que ocurre es que yo hablaba con alguno de ellos y les decía que con todo el dinero que han ganado, por qué no dejan de jugarse la cárcel cada vez que intentan meter aquí 3.000 kilos de hachís. Y me decía: “He puesto en marcha cinco negocios distintos y ninguno me sale bien salvo el negocio del narco. Esto es lo que sé hacer, esto es lo que he aprendido desde pequeño y esto es a lo que me voy a dedicar”. Yo les hablaba de los enfrentamientos que había tenido, que había ido a la cárcel...y me decía: “Sí, pero es lo que sé hacer”. Entonces el motivo es el dinero, porque evidentemente se gana muchísimo dinero con el narco.

¿En qué han fallado las autoridades para no erradicar el problema del narcotráfico?

Yo creo que ha habido una cierta dejadez institucional. Es un desafío muy difícil, pero creo que no se ha sido consciente de la realidad hasta estos últimos meses o años donde la violencia ha crecido por la aparición de estas nuevas generaciones de narcos más violentos y con el código de decir que son capaces de desafiar a la autoridad, que es un código que no existía en el narco más clásico.

Creo que no se era consciente de cómo estaba todo de contaminado, porque esa zona, la del Campo de Gibraltar, es mucho más que narcotráfico, aunque es verdad que la presencia del narcotráfico es muy poderosa. ¿Por qué? Porque la realidad socioeconómica es durísima, con un paro brutal. Yo creo que ahora empieza a haber una sensibilidad institucional importante, con una especie de Plan Marshall de desarrollo social, económico, de infraestructuras y transporte y, por supuesto, lo que es fundamental, la clave para afrontar este tema, porque esto no lo vamos a poder resolver únicamente con guardias civiles, vigilancia aérea y policía. Se necesita algo más. Y para mí, la gran bala de plata frente al narco se llama educación. La enseñanza lo es todo.

Estrecho llega en un momento donde las series sobre narcos están de moda. ¿Hasta qué punto llega su influencia?

Las nuevas generaciones de narcos están muy seducidos por las series de 'El Chapo', de Pablo Escobar, del clan de Los Sapos, de La reina del sur... Todas esas series, a través de plataformas como Netflix y HBO, llegan hasta aquí y están influyendo, incluso en la estética de las nuevas generaciones de narcos.

¿Sintió miedo durante las grabaciones?

En el trabajo del periodista, cuando estás en un conflicto bélico o en una situación de tensión, piensas en hacer bien tu trabajo. No hay tiempo para el temor, el miedo o la incertidumbre. No he tenido esa sensación.

Estrecho le ha permitido salir de plató. ¿Era algo que buscaba o simplemente ha surgido?

Cuando hay una noticia, un hecho extraordinario o algo que precisa que yo salga de plató, lo voy a hacer. Lo he hecho cuando ha habido atentados en Londres, París, Bruselas o Barcelona o cuando ha habido un desafío independentista como el del Parlament de Catalunya. No tengo ningún problema en salir de plató y esto formaba parte de esa idea de “yo soy periodista, no solo un presentador, y si hay que ir al lugar de la noticia, se va”.

¿Cómo se presenta el futuro de Estrecho? ¿Hay intención de hacer nuevas entregas o de hacerlas sobre un tema distinto al narcotráfico?

El proyecto se concentraba en estos dos grandes programas sobre el narco del Estrecho. Evidentemente, hay otras ideas en proceso de reflexión, pero son muy embrionarias y ahora estamos concentrados en estos dos programas exclusivamente.

¿Qué sensación le queda después de la grabación de estas dos entregas?

Me quedo con dos aspectos muy interesantes. El primero, que es curioso escuchar a narcotraficantes que tienen organizaciones dedicadas al narco o que meten, siempre que pueden, miles y miles de kilos de hachís cada mes en Andalucía. Es muy especial escucharlos y que te expliquen que no comparten ahora cómo las nuevas generaciones de narcos están dispuestos a arremeter contra un coche de la Guardia Civil o enfrentarse a la policía. Narcos que están fuera de la ley pero que tienen sus códigos. Meten todo el hachís que pueden pero nunca van a enfrentarse a vida o muerte con la Guardia Civil y la Policía. Y eso está cambiando.

Por otro lado, me quedo con poder empatizar con ese guardia civil que se juega la vida pilotando una goma y cuyo sueldo es de 1.500-1.900 euros por jugarse la vida persiguiendo a pilotos de gomas de narcos con una destreza absoluta. Y se juegan la vida sabiendo que la persona a la que está persiguiendo, ese piloto del narco, posiblemente ese día y por esa persecución va a ganar 20 veces más que él. Ahora mismo La Línea, puede haber almacenadas, a la espera de ser transportadas a otras ciudades de Europa, un cálculo aproximado de 120.000-130.000 toneladas de hachís.

Se trata, por tanto, de una cuestión internacional. 

Aquí lo que se necesita es un pacto global y un plan de desarrollo para toda esa zona. Un plan de cooperación internacional con Marruecos, que ahora mismo es el país que más hachís produce en el mundo. Y hablamos de un país que está a 10 minutos de España. 14 kilómetros de distancia entre dos continentes y con una brecha socioeconómica. Y la mayoría de ese hachís o esa cocaína que llega al sur acabará en Amberes, en Amsterdam, en Londres, en París o en Bruselas.

Estrecho llega un día después de que liderara en audiencias con otra noche electoral. ¿Qué tienen usted y laSexta para convertir un especial de elecciones andaluzas en lo más visto del día?

Yo siempre intento estar vacunado frente al resultado de las audiencias. Nosotros tenemos una apuesta que va más allá de eso. Queremos que laSexta sea un referente informativo, de actualidad y de periodismo. Que cuando ocurra algo que se salga de lo normal laSexta esté siempre presente. Esa era nuestra obsesión hace años cuando construimos este proyecto, y es verdad que para nosotros una noche electoral es una final de Champions informativa e intentamos hacerla de la mejor manera, con un debate muy ágil, plural, diverso, heterodoxo, con nuevas apuestas estéticas y de realidad aumentada y, sobre todo, la clave es intentar hacer las preguntas adecuadas. Porque, al final, este oficio consiste en algo tan sencillo como acertar con las preguntas para tener las respuestas y a los protagonistas.

La noche en Andalucía dejó, entre otras cosas, que las cámaras de laSexta no pudieran entrar en la sede de Vox. Incluso ellos mismos informaron de este veto en sus redes sociales. ¿Le sorprendió? 

No me sorprendió porque Vox utiliza la estrategia de Donald Trump de confrontación con los medios de comunicación críticos e incómodos. Lo sorprendente es que hay gente en las redes sociales que reprocha a laSexta haber dado mucha cobertura a Vox cuando Vox nos expulsa, precisamente, de su sede electoral por no darles cobertura. Si por dar cobertura se refieren a que hemos hablado de Vox, claro, es que Vox ha estado presente en la campaña y por eso hemos hablado de ellos. Pero evidentemente, al no tener una representación en el parlamento andaluz, no han tenido presencia en cuanto a entrevistas y reportajes, que es precisamente de lo que se queja Vox.

Es paradójico que haya gente que intente simplificar el fenómeno de Vox como diciendo “es que se ha hablado de ellos en medios de comunicación como laSexta”, cuando precisamente Vox expulsa a laSexta porque considera que ha habido un tratamiento y un seguimiento como el que ellos consideraban que debían tener.

Pero ustedes han hablado de Vox, como también lo han hecho otros medios de comunicación. 

Sí, pero yo respecto que cada medio tenga el criterio que tenga. Yo no voy a criticar a un medio de comunicación porque haya entrevistado durante la campaña a los dirigentes de Vox. Es su criterio periodístico. Nosotros hemos aplicado el criterio de que, al no tener representación parlamentaria, ellos no podían tener una espacio similar al que tenían los representantes de Ciudadanos, Adelante Andalucía, PP y PSOE.

Ahora, cómo no vamos a hablar de Vox si es un fenómeno que está presente en la realidad política española como estamos comprobando con su entrada en el Parlamento de Andalucía. Además, la cuestión es sencilla. El que piense que Vox está ahora con 12 escaños en el Parlamento andaluz simplemente porque en los últimos 5 días el PSOE ha preguntado a los partidos constitucionalistas si estaban dispuestos o no a pactar con ellos, o simplemente porque medios de comunicación como laSexta han hablado de Vox y de su posible entrada, es que no se han enterado de nada.

Tienen 12 escaños por factores muy profundos y por una realidad, que es un hartazgo con el independentismo catalán, un enfado con PP y PSOE porque los que votan a Vox consideran que han sido blandos con los independentistas, un miedo a la globalización, al nuevo mundo, a las tecnologías y al inmigrante. Por eso Vox saca el voto que saca en Almería. Con ideas preconcebidas falsas y con datos que no son correctos, pero también con un miedo al inmigrante que favorece el crecimiento de Vox.

Y luego es un fenómeno internacional. España, que junto a Portugal estábamos libres de la extrema derecha, ahora somos más parecidos a Francia con Le Pen, a Italia con Salvini, a Alemania con Alternativa por Alemania, a Brasil con Bolsonaro y a Estados Unidos con Donald Trump.

¿Cree que al difundir su mensaje, los medios de comunicación han contribuido a esos 12 escaños de Vox?

Creo que eso no es así. Estos fenómenos políticos de extrema derecha tienen unas capacidades de comunicación a través de las redes sociales que son en las que se basan para hacer la campaña. No creo que Vox haya tenido una presencia mediática importante clásica, pero sí se ha movido en las redes sociales al estilo Trump o al estilo Le Pen. No creo que Vox haya tenido una potenciación especial por parte de los medios de comunicación.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba