Balance de temporada Jorge Arqué: "El Código de Autorregulación no ha servido de nada"

Hoy, las opiniones del presidente de la productora Videomedia

Finalizada la temporada 2004/05, Vertele ha consultado a los directivos de las principales productoras y consultoras del país, a quienes nosotros consideramos los auténticos “sabios de la tele”, sobre los grandes temas que han marcado el debate televisivo en este curso.

Hoy, las opiniones de Jorge Arqué, Presidente de la productora Videomedia (“Hospital Central”):


1. Academia de Televisión (ATV):
¿Se siente representado por la Academia de Televisión? ¿Cuál cree que debería ser el futuro de esta institución?

Todos los profesionales somos un poco responsables del poco peso que tiene ahora la ATV entre nosotros. Unos porque se han dado de baja (abandonar nunca puede ser la solución), y los demás, porque quizá no nos hemos involucrado lo suficiente en un proyecto que, a priori, era bueno para aglutinar y defender los intereses de todos los que trabajamos en televisión. El futuro pasa por establecer una especie de refundación de la Academia, en la que se replanteen desde cero los objetivos y las actividades que hay que llevar a cabo para cumplirlos.

”HAY QUE DEJAR AL ESPECTADOR QUE ELIJA CON CRITERIOS SUBJETIVOS LO QUE QUIERE VER”

2. Regulación de contenidos televisivos: ¿Defiende la creación de un Consejo Audiovisual estatal (con o sin poder sancionador) o prefiere la autorregulación?

Me parece imprescindible que se cree un organismo que inspire, desarrolle y tutele la normativa audiovisual en España, a imagen y semejanza del OFCOM británico. Debería tener poder sancionador en lo que respecta al cumplimiento de las leyes, pero antes habría que ponerse al día y analizar y cambiar la actual legislación, que es obsoleta en muchos puntos. Sin embargo, también pienso que nadie debe controlar los contenidos, cuyo único límite debe consistir en una cierta autorregulación. Para ello, sólo hay que salvaguardar los derechos de los jóvenes y mantener las más elementales normas del buen gusto. Está claro que al final, la discusión sobre contenidos siempre estará guiada por criterios subjetivos, y esto hace muy difícil que nos podamos poner todos de acuerdo. Lo que hay que hacer, es dejar que sea el espectador quien utilice sus propios criterios subjetivos para decidir el programa que quiere ver, impartiendo así justicia con el uso del mando a distancia.

”PARA SER EFICAZ, EL CONSEJO AUDIOVISUAL DEBER ESTAR FORMADO POR PROFESIONALES”

Por otro lado, el Consejo debe estar formado por expertos en el mundo audiovisual, que no tengan que empezar a aprender de cero en qué consiste nuestra industria. De la misma forma que un juez no podría impartir justicia si desconociera las leyes, los miembros de este Consejo serán completamente incapaces de tutelar nuestro trabajo si no tienen un profundo conocimiento de todos y cada uno de los recovecos de la televisión. Y esto debería ser un aviso para navegantes: pido a los políticos, que por una vez, resistan la eterna tentación de controlarlo todo, si no están suficientemente capacitados para ello. Para ser eficaz, el Consejo debe estar formado por profesionales, y hay que huir del típico reparto proporcional que se otorgan los partidos en el poder.


3. “Telebasura”:
¿Qué opina sobre el debate de la “telebasura”?

En anteriores artículos para VERTELE, ya he dejado muy clara mi opinión. Considero que el término ‘telebasura’ ha sido inventado por aquellos a los que no les gusta la televisión generalista, y que desearían ver en la pequeña pantalla unos contenidos que hoy en día sólo pueden ofrecerse en cadenas especializadas o temáticas, pero que es muy difícil que figuren en la parrilla de las grandes cadenas europeas. Le damos demasiada importancia a la televisión, y cuando en alguna cadena hay algo que no nos gusta, no pasa nada por cambiar de canal, o por elegir otra alternativa de ocio. Lo que hay que evitar es criticar de forma habitual ciertos contenidos sólo porque a uno no le gusten. De la misma forma que cada uno compra el periódico de su preferencia, sin despreciar por ello a las otras cabeceras que decide no leer, dejemos que cada espectador decida por sí solo su elección, sin utilizar términos peyorativos que siempre implican un alto grado de subjetividad.


4. Protección infantil:
¿Ha solucionado el problema de la “telebasura” en horario infantil el Código de Autorregulación firmado por Gobierno y cadenas en diciembre de 2004?

Para esta pregunta, preferiría que usáramos la terminología de ‘horario de protección de la infancia’ y que nos abstuviéramos de referirnos a la siempre recurrente ‘telebasura’, cuyo uso es cada día más abusivo.

Está claro que el acuerdo firmado en su día no ha solucionado nada, ya que todas las partes han interpretado a su manera el texto y pocas cosas han cambiado en relación con la situación anterior al acuerdo. Como siempre, el problema está en decidir qué es -y qué no es- adecuado para los jóvenes, y cuál es la mejor forma de protegerles. Para añadir un poco más de sal a este plato tan complicado de cocinar, habría que determinar en quién recae la responsabilidad de dicha protección: si en los padres, en las cadenas de televisión, o en las instituciones públicas. Este es un tema tan complejo, que no puede ser analizado a fondo en las pocas palabras que componen esta entrevista.


5. Manipulación informativa:
¿Había más manipulación informativa en TVE cuando gobernaba el PP o ahora que gobierna el PSOE?

Si aceptáramos como un hecho cierto que, tanto los gobiernos como la oposición, han intentado siempre utilizar todos los canales de información a su alcance para influir en la opinión de los ciudadanos, no estaríamos diciendo ninguna perogrullada. Hasta este punto, me parece lógico, normal y hasta defendible: cada uno puede vender su imagen como mejor le plazca. Ahora bien, si de lo que verdaderamente se trata es de engañar, contar las verdades a medias, ignorar informaciones o tergiversarlas, entonces entraríamos de lleno en el término ‘manipulación’, descrito en el texto de su pregunta. Y esto es lo que no se puede permitir. Por eso hay que profundizar en la creación de estructuras directivas de las televisiones públicas que no dependan de los políticos. Y podríamos estar todos de acuerdo en que ahora, en España, esto es absolutamente imposible. En este sentido, me parece que abrir un debate para dilucidar quién ha manipulado más es bastante estéril: todos han hecho lo que han podido. Lo que hay que hacer es trabajar mirando hacia adelante, y poner todos los medios para que esto no siga sucediendo en el futuro.

”EL INFORME DE LOS SABIOS DE TVE EMPEZÓ MAL Y TERMINÓ PEOR”

6. Futuro de TVE: ¿Le parece acertado el dictamen del Comité de Sabios para la reforma de RTVE que va a aplicar el Gobierno?

Según mi opinión, se trata de un dictamen que ha empezado mal y ha terminado peor. Por definición, ‘los sabios’ son teóricos, y por desgracia sus conclusiones han demostrado que esto es así. RTVE es una fábrica, y la solución de sus problemas precisa la aplicación de métodos que sólo pueden ser aportados por profesionales con experiencia. Habría que haber hecho un comité de mayor calado, con la presencia de profesionales independientes y de RTVE, con mayor grado de conocimiento del medio. ¿Y por qué no se ha hecho así? Quizá porque lo que de verdad querían los políticos era un dictamen light, muy genérico, que no les obligara a tener que tomar decisiones de mucho compromiso.

7. Más televisiones en abierto: ¿Cómo afectará al sector la concesión por parte del Gobierno de nuevas licencias analógicas (entre ellas la de Canal Plus en abierto) y la futura transición a la TDT?

La TDT significa la posibilidad de disponer de una mayor oferta, y esto provocará sin duda una inevitable fragmentación de la audiencia. Si se conceden nuevas licencias analógicas, esta fragmentación se anticipará, y los records de audiencia superiores al 35% serán cosa del pasado. Los anunciantes tendrán menos dificultades en la colocación de sus spots, pero tendrán que emplearse a fondo para mantener sus GRP’s. Las grandes cadenas seguirán siendo grandes…, pero un poco menos. Y los productores tendremos mayores oportunidades de venta, pero a medio y a largo plazo, los precios que podrán pagar nuestros clientes serán inferiores a los actuales.


8. Asociaciones de espectadores:
¿Son creíbles las asociaciones de telespectadores en España? ¿Deben las cadenas hacerles caso?

Aparte de las personas que representan a estas asociaciones, nunca he tenido el placer de conocer a alguno de sus miembros. Esto no quiere decir que no se rijan por criterios transparentes y democráticos, pero la falta de información sobre sus orígenes, financiación y gestión, no contribuye a dar una buena imagen de estas entidades. Es malo generalizar, y habrá, como todo en la vida, asociaciones de impecable recorrido y otras más dudosas, por lo que recomiendo a aquellas que realmente representen a un número importante de ciudadanos, que defiendan su presencia activa en la sociedad y hagan públicos sus esquemas.

”LAS REVISTAS DE TV NO PUEDEN CONDICIONAR LA LIBERTAD DE LAS CADENAS PARA CAMBIAR SU PROGRAMACIÓN”


9. Contraprogramación:
¿Se deben endurecer las multas a las televisiones por contraprogramar, o por el contrario, debería darse más libertad a las cadenas para que puedan modificar cómodamente sus parrillas de acuerdo a los gustos de la audiencia?

La televisión es un género dinámico que no puede supeditarse a planteamientos rígidos. De la misma forma que cualquier empresa puede decidir en todo momento cambiar la forma de distribución de sus productos por temas estratégicos o de competencia, una televisión tiene derecho a modificar su parrilla sin ningún tipo de condicionamiento previo. Como es lógico, si una cadena se ve obligada a cambiar su programación a última hora, ya tendrá cuidado de que el espectador se entere de estos cambios, pues en caso contrario será castigada con la pérdida de audiencia, que es la mayor multa que puede recibir por su ‘delito’. Dejemos que las cadenas hagan sus parrillas de la forma que crean mejor para defender sus intereses y no nos rasguemos las vestiduras por algo que no tiene ninguna importancia. Quizá la tenga para algunos medios de Prensa, concretamente para las revistas especializadas, pero esto no puede condicionar la libertad de la cadena para adoptar la estrategia de programación que mejor le convenga.

”LA CUOTA DE PRODUCCIÓN INDEPENDIENTE EN ESPAÑA ES DE LAS MÁS BAJAS DE EUROPA”

10. Producción propia/externa: ¿Deben las cadenas abrir la cuota de pantalla a las productoras independientes o apostar más por la producción con recursos propios?

La cuota que tiene la producción independiente en España es de las más bajas de Europa. Esto no es una especulación, es una realidad. Y la tendencia creciente de las cadenas españolas a producir más dentro de casa también es una realidad. Habría que intentar separar los conceptos de emisión, producción y distribución para no caer en el error de fomentar oligopolios que siempre perjudican la libre competencia del mercado. El mejor negocio de una cadena es comprar buenos programas, a buen precio, y que además le proporcionen una buena audiencia. Si además los ‘fabrica’ en casa, es evidente que la cadena aumenta el control sobre el producto, pero esto no le garantiza ni una mayor rentabilidad ni un mejor resultado. La mejor opción, la más económica, sigue siendo la de comprar formatos a los productores independientes, que por todo lo que se juegan, procurarán hacer el producto más adecuado a los intereses de la cadena. Por otro lado, una licencia de emisión, que es un bien de gran valor por su escasez, no puede jamás convertirse en una licencia de exclusividad en relación con todas las actividades complementarias a la propia emisión. La mayoría de países europeos así lo han comprendido y han incrementado legalmente, de forma significativa, los niveles mínimos de producción independiente que deben cumplir las cadenas, tanto públicas como privadas.

En este tema también interviene otro elemento que aumenta la conflictividad, como es el de la presión de los sindicatos de las cadenas para mantener o aumentar los niveles de producción propia. Hay que respetar todas las sensibilidades e intentar comprender la problemática de los demás, pero es evidente que en una situación de competencia como la que vivimos en España, si se producen diferencias significativas de plantilla entre las tres empresas que compiten por una cuota similar de mercado, de ventas y de audiencia, este hecho puede penalizar a la que tenga la plantilla más pesada.


*
En Vertele queremos seguir trabajando en la misma línea que nos ha convertido en el punto de encuentro de toda la industria de televisión implicando cada vez más a los profesionales que nos siguen regularmente (personalidades, directivos de cadenas, productoras, consultoras, asociaciones, etcétera). Por ello, animamos a todos los profesionales relacionados directamente con el medio a que nos envíen sus reflexiones sobre estas cuestiones o cualquier otro debate que suscite en el futuro el mundo de la televisión a la dirección mailto:redaccion@vertele.com.

Entregas anteriores:

-Eduardo García Matilla: "La telebasura es un debate del siglo pasado"

-Francesco Boserman: "La producción externa mejora el producto"

-Melchor Miralles: "No soy partidario de los Consejos porque abonan la posibilidad de censura"

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba