Entrevista VERTELE José Pablo López, director de Telemadrid: "Si tenemos que estar de un lado, será del lado de los ciudadanos"

José Pablo López, director de Telemadrid: "Si tenemos que estar de un lado, será del lado de los ciudadanos"
José Pablo López, director de Telemadrid: "Si tenemos que estar de un lado, será del lado de los ciudadanos"

Hablamos con el máximo responsable de la cadena autonómica, de cara a esta temporada 2018/19

Tras el cambio de timón ejecutado en la temporada 2017-2018, Telemadrid tiene ante sí consolidar el nuevo rumbo que le ha devuelto el respeto como radiotelevisión autonómica. Las coordenadas son claras: una escaleta de programación construida tomando los informativos como la base, y unos informativos que tratan de encontrar el balance entre la proximidad y el interés general.

Durante los últimos meses, la dinámica recibió aplausos por el seguimiento de casos como el del escándalo de Cristina Cifuentes que destapó eldiario.es y llevaría a la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid. José Pablo López, director general del ente regional, se precia de haber tenido éxito en esta empresa: "Hoy la cadena no genera rechazo entre los madrileños", dice, a la par que se marca los nuevos deberes para el curso: "Hay mucha gente que hace años desintonizó Telemadrid y que no sabe lo que está pasando en el canal. Nuestro trabajo es conseguir que se enteren", responde a VERTELE el directivo.

Por de pronto, la programación preparada incluye una programación que insiste en el acercamiento al ciudadano, con más presencia de reporteros y presentadores a pie de calle, no solo en formatos de actualidad sino incluso en concursos como Plan Renove, donde Carmen Alcayderecorrerá las calles de pueblos y ciudades de la comunidad para ofrecer a quien se encuentrecambiar sus enseres más preciados por otros de última generación, a cambio de responder correctamente una serie de preguntas de interés general. También con el regreso de la ficción de capital autóctono: La víctima número ocho es una apuesta sólida para tiempos de grandes competencias y consumo multiplataforma, en la que exploran la vía de la coproducción con otras comunidades.

"Como radiotelevisiones públicas tenemos un reto importante por delante: seguir siendo de cercanía, pero definir claramente cuál es el producto de entretenimiento que queremos ofrecer a nuestros ciudadanos", manifiesta López, que también contesta a algunas de las grandes polémicas que arrastra la televisión pública madrileña: la del mantenimiento de las corridas de toros en antena, si bien con la renovación de su equipo tras la salida de Miguel Ángel Moncholí. "Ahora mismo, nos encontramos con una legislación que permite la emisión de este tipo de acontecimientos [...] El día que haya una ley que diga que no podemos emitirlos, no los haremos".

Telemadrid vivió el año pasado la transición definitiva para recuperar la confianza de los espectadores de la comunidad autónoma. El cambio de percepción se hizo evidente, pero ahora toca consolidar ese viraje. ¿Qué balance hace del proceso, y cómo se afronta este segundo año de la nueva etapa?

Por un lado había una primera fase que consistía en comenzar a trabajar en un cambio de percepción de los madrileños respecto a su televisión autonómica. Eso pasaba por un relanzamiento de los servicios informativos, que ya cometimos el año pasado. Tenemos estudios que indican que los madrileños valoran hoy positivamente el cambio producido en Telemadrid. Hoy la cadena no genera rechazo entre los madrileños. Obviamente nos queda mucho por hacer: hay mucha gente que hace años desintonizó Telemadrid y que no sabe lo que está pasando en el canal. Nuestro trabajo es conseguir que se enteren. Ahora, toca una segunda etapa, que es el de apostar por el entretenimiento. Intentamos conjugar lo que es el entretenimiento puro con formatos de servicio público, relacionados con la información científica, con la medicina, con la tecnología...

Telemadrid está en una situación de competencia en inferioridad respecto a otras cadenas, puesto que somos la autonómica más barata per capita de toda España, con una financiación muy ajustada, lo que nos obliga a abordar los proyectos de manera limitada. Tenemos que mantener no solo Telemadrid, sino el segundo canal, LaOtra, relanzar la radio pública, que había pasado por épocas muy complicadas, y los servicios digitales. Ahí estoy francamente satisfecho por el trabajo de María Mayka, directora de la zona multimedia, porque hemos crecido casi un 80% según Comscore en un año. De ser la última autonómica hemos pasado a ser la tercera. Solo nos supera Catalunya y la ETB.

La valoración que hago es positiva, pero queda mucho por delante para que los madrileños vuelvan a confiar en nosotros.

Si la seña de identidad de una televisión pública son sus servicios informativos, ¿cómo cree que son los de Telemadrid, algo más de un año después de su reformulación?

Los informativos de Telemadrid son unos informativos profesionales donde se aplica únicamente criterios periodísticos y una televisión sin dependencia del poder. Si tenemos que estar de un lado, será del lado de los ciudadanos, y creo que lo estamos demostrando con nuestros formatos: en el nuevo Buenos días, Madrid, que tiene muchísima más calle, llevamos los problemas de los ciudadanos no solo de Madrid, sino de los principales pueblos de la comunidad; en los informativos, en Madrid Directo, aunque no forme parte de la estructura de informativos, hace una labor importante también...

Esa profesionalidad sería una seña de identidad. Luego hay otra, la pluralidad. Aquí opinan todos. Me enorgullezco de que pueda haber voces radicalmente distintas en esta casa, que puedan venir y estén representados los distintos medios de comunicación, tanto escritos como digitales. Todo eso enriquece. Tenemos que ser un medio abierto y plural.

El reconocimiento por parte de los madrileños llegará. Esto es uin trabajo de fondo, lo viví en laSexta y en otros proyectos donde he trabajado. La profesionalidad se reconoce antes o después pero se termina reconociendo.

Ha mencionado laSexta, que se ha alzado como la cadena prioritaria en lo que a información se refiere a nivel generalista. Los nuevos formatos presentados como Crónicas subterráneas parecen apuntar en seguir apostando por Telemadrid como cadena eminentemente dedicada a las noticias. ¿Está ahí el valor diferencial que buscan?

La incorporación de una persona como Tomás Ocaña, que es un profesional ampliamente respetado que tiene en su haber trabajos de una profesionalidad de la que nadie duda, puede aportarnos un tipo de periodismo que hasta ahora no se venía realizando en la estructura de esta casa. Estamos muy contentos con su incorporación, vamos a abordar varios asuntos de fondo. Uno de los primeros informes será la proliferación de las casas de juego en la Comunidad de Madrid. Hoy te encuentras un instituto y 100 metros más allá una casa de juegos. La multiplicación de este tipo de establecimientos, por supuesto legales dentro de la comunidad, preocupa a muchos madrileños y muchos padres, y merece un análisis a fondo de lo que sucede.

El objetivo de Telemadrid como servicio público, desde el punto de vista informativo, ha de ser abordar temas que no tocan otros medios privados, porque comercialmente no son interesantes o porque su repercusión en audiencia puede ser limitada. En la pública buscamos otro tipo de rentabilidad más social, no solo algo del dato del día a día.

Los nuevos programas de entretenimiento también parecen seguir la misma línea de formatos con un ingrediente formativo claro. Incluso espacios como Plan Renove basan su mecánica en el conocimiento de cultura general y de historia de la comunidad. ¿Cómo de importante será que el público se sienta próximo a la programación?

Hemos tenido que ir introduciendo la producción propia poco a poco, e implica que hay que ir probando con formatos. Esto es prueba y error. Me parece importante que en una comunidad como esta, que no tiene unas señas de identidad tan definidas como otras, los ciudadanos se vean reflejados en su televisión. Es una comunidad muy plural y abierta: yo soy el director general de Telemadrid, llevo 25 años aquí pero no soy de Madrid, y el director de informativos [Jon Aritztimuño] lleva aquí toda la vida pero es de Pamplona. Es importante que eso se refleje en la televisión autonómica de una comunidad que probablemente es de las más plurales tanto desde el punto de vista social como también político.

En cuanto a la ficción, La víctima número ocho marca la política de la coproducción. ¿Es la unión entre las cadenas de FORTA la vía para recuperar productos potentes y con capacidad de competir, especialmente en el mundo de las plataformas?

En el mundo en que estamos actualmente, en el de Netflix y Amazon, las autonómicas tenemos que explorar nuevos campos de trabajo conjunto. No tenemos capacidad económica para abordar un proyecto de ficción en solitario, y el camino es indicarlo. En La víctima número ocho hemos dado con un socio con el que nos hemos entendido muy bien, la radiotelevisión de País Vasco, así como con Globomedia, y hemos podido hacer una coproducción. Y después trabajamos también en La sala, un segundo proyecto de ficción en el que sí han entrado ocho o nueve televisiones autonómicas.

Lo importante de estos proyectos es que funcionen, que gusten al público. Da igual que estén grabados en Madrid, Canarias o Galicia, lo importante es que la trama y lo que queremos contar llegue al ciudadano. La víctima número ocho está grabada entre Bilbao y Madrid, pero independientemente de eso, lo importante es que el producto es valiente y nos gusta más allá de localismos. Desde FORTA tenemos que pensar en que como radiotelevisiones públicas tenemos un reto importante por delante: seguir siendo de cercanía, pero definir claramente cuál es el producto de entretenimiento que queremos ofrecer a nuestros ciudadanos.

LaOtra ha salido en la conversación. Durante años el canal ha estado reducido a contenedor de reposiciones... Ya se han anunciado programas para revitalizarlo como Salud al día, LaOtra Ciencia y LaOtra Agenda. ¿Qué otros planes hay para impulsar la identidad propia del segundo canal?

Tenemos un claro problema de recursos que este años vamos a intentar paliar. Hemos introducido ya un primer contenedor de cine clásico, con su correspondiente presentación, que nos está funcionando razonablemente bien en la noche de viernes y domingo. Ahora introduciremos tres nuevos programas, relacionados con los ámbitos de la cultura, la ciencia y la divulgación médica. Todas las retransmisiones de deportes regionales están en las mañanas de sábado y domingo... La tarde se ha reestructurado con la incorporación de un segmento de documentales y la recuperación de series históricas como Las chicas de oro, que nos aporta unos datos razonables para el canal, y una franja matinal que nos ha funcionado bien desde el lanzamiento, con series clásicas como Érase una vez el hombre, Pippi, calzaslargas... Estamos trabajando también en algún formato informativo específico para el canal, que producirá en su momento nuestra redacción.

Con todo eso queremos ir definiendo un canal que es verdad que durante muchos años ha sido simplemente de meras repeticiones.

Luego hay un valor añadido en LaOtra que me gusta poner sobre la mesa: nosotros emitimos todos los informativos en simulcast, y con una accesibilidad total en lengua de signos como subtitulados. Creo que eso es un valor desde la televisión pública debemos impulsar.

No podemos dejar pasar la controversia que genera el mantenimiento de las corridas de toros en Telemadrid. Bien es cierto que siguen congregando a un importante sector de la población argumentando su concepción como tradición cultural, pero también es cierto que cada vez están peor vistos y hay más sectores que opinan que no es un contenido idóneo para una televisión pública. ¿Entiende esta polémica? ¿Habrá cambios?

La tauromaquía esta declarada bien de interés cultural. Recientemente hubo una iniciativa de un grupo político en la asamblea de Madrid para evitar las retransmisiones de estas corridas de toros, pero no prosperó. Ahora mismo, nos encontramos con una legislación que permite la emisión de este tipo de acontecimientos.

Hay colectivos que consideran que no debe estar ahí y respeto su opinión, pero como televisión pública tenemos que dar cabida a las distintas sensibilidades de tipo cultural. Lo que hemos intentado ha sido renovar la forma de presentación de la tauromaquía con un equipo nuevo al frente de las retransmisiones, con gente más joven. Pero siempre desde el respeto total a las personas que consideran que en una televisión pública no debe haber toros. El día que haya una ley que diga que no podemos emitir toros, no los emitiremos.

Para finalizar: Telemadrid se aproxima a la importante efemérides que supone su trigésimo cumpleaños, para lo que se adapta el ¿Dónde estabas entonces? emitido con éxito en laSexta. Pero también se acerca el período electoral... ¿Cómo se enfrentará la cadena a tantas citas?

Aparte de ¿Dónde estabas entonces? estamos trabajando en otra serie de formatos que estrenaremos a partir de enero y hasta el 2 de mayo, cuando se cumplen los 30 años de la primera emisión de Telemadrid. Son formatos que nos permitirán recuperar la historia y que nos permitan también acercarnos al ciudadano en la calle. Hay algunas ideas sobre la mesa muy interesantes y que esperamos culminar con una gran celebración el 2 de mayo, que nos va a caer en medio de las elecciones.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba