"La cara de mi madre fue un poema"

Kiko Rivera, en 'Mi casa es la tuya': "De pequeño quería ser futbolista... y cura"

Kiko Rivera, a Bertín en 'Mi casa es la tuya': "De pequeño quería ser futbolista... y cura"
Kiko Rivera, a Bertín en 'Mi casa es la tuya': "De pequeño quería ser futbolista... y cura"

El hijo de Isabel Pantoja fue el primer invitado del regreso del formato presentado por Bertín Osborne a Telecinco

Mi casa es la tuya arrancó temporada este viernes con Kiko Rivera. Un estreno del formato que se vio acaparado por la audiencia del de la octava edición de Tu cara me suena en Antena 3, y en el que el hijo de Isabel Pantoja fue el gran protagonista. 

Durante la entrevista, en la que también participó su pareja Irene Rosales, Bertín preguntó a Rivera por, entre otros temas, los dos años que su madre pasó en la cárcel. Ambos revelaron que un momento muy duro tanto para ellos como para su abuela, que además estaba entonces delicada de salud. "Ir a verla era el momento más feliz y a la vez el más triste", recordó, ya que cuando regresaba de las visitas, "se cerraban las puertas y me quería morir".

También hubo tiempo para rememorar su infancia, de la que confesó que "de pequeño quería ser futbolista... y cura. Cuando le dije a mi madre que quería ser cura, su cara fue un poema". Según afirmó, su etapa en el colegio fue "la más bonita" de su vida. "Ahí me hacían sentir normal", reveló.

No obstante, ser el hijo de Isabel Pantoja y Paquirri hizo que fuera famoso hasta antes incluso de nacer. Rivera explicó que había sido duro crecer con la vigilancia constante de las cámaras, pero agradeció que la situación haya cambiado: "Ahora a los niños se les protege más". De hecho, relató cómo siendo aún pequeño, un periodista se disfrazó de payaso y repartió caramelos entre sus compañeros de clase para que le llevaran hasta la verja del cole y poder así hacerle una foto.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba