'Todo es mentira' contó con la presentadora

Mariló, contra el pin antifascista de Pablo Iglesias y Alberto Garzón: "Son símbolos que hablan gravemente"

Mariló Montero en 'Todo es mentira'
Mariló Montero en 'Todo es mentira' MEDIASET

La navarra estuvo en el aniversario del programa en Cuatro, para hablar de la actualidad. Reincidió en su cuestionamiento de Pablo Iglesias como político y criticó que tanto este como Alberto Garzón lucieran una insignia antifascistas al prometer sus cargos: "Si se ha quitado el símbolo del crucifijo, no te pongas símbolos. Si te los pones, y es libre de ponérselo, se delata en su espíritu ideológico"

ADEMÁS | 'Todo es mentira' se refresca con nuevas secciones, un fact-checking

Todo es mentira ha contado con una invitada especial en su primer aniversario en antena: Mariló Montero. La comunicadora navarra se ha sentado con Risto Mejide y compañía para una extensa entrevista en la que no han faltado alusiones a Pablo Iglesias, apenas horas después de que este jurara su cargo como vicepresidente segundo del nuevo gobierno.

La que fuera presentadora de La mañana de La 1, actualmente al frente de 5.C El Debate en Canal Sur, ha vuelto a criticar la figura del secretario general de Unidas Podemos, haciendo hincapié en un detalle de su vestimenta durante el traspaso de carteras: un pin del triángulo rojo símbolo de las víctimas comunistas del nazismo (insignia que también llevaba Alberto Garzón). "Todo lo que se había blanqueado se ha delatado en su trabajo de ascensión hasta el gobierno se ha delatado. Lo que está gobernando con Pedro Sánchez es la extrema izquierda", afirmaba.

Sobre el pin de Iglesias: "Hay que respetar las formas"

"Habéis hecho la alegoría de que con Vox se vuelve a la reconquista, se incentiva el miedo social. A ver si hacemos un vídeo sobre los que llevaban ese pin en los campos de concentración, asesinados y matados. No es ni para bromear", clamaba. Mejide la interrumpía, cuestionando el porqué de ese malestar. "¿Por qué te parece tan escandaloso que vayan en contra del fascismo?", decía el conductor del programa. "Es extrema izquierda. Son símbolos que hablan gravemente".

"¿Tú crees que hacía alusión a algún partido español? Podría ser simplemente antifascismo por los presos comunistas en los campos de concentración nazi", repreguntaba Risto. "Cuando vas a una toma de posesión de un cargo, que es un acto muy serio, hay que respetar mucho las formas", argumentaba la entrevistada, a lo que él insistía: "¿Pero dónde está la libertad?". Ella contestaba: "La libertad está en [la opción de] prometer y jurar", marcando la diferencia entre asumir el cargo con el crucifijo y la Biblia delante o no hacerlo. "Si se ha quitado el símbolo del crucifijo, no te pongas símbolos. Si te los pones, y es libre de ponérselo, se delata en su espíritu ideológico".

"¿Y no está bien que sean antifascistas?", repetía Risto. "Hombre, pero comparar el antifascismo con una ideología política que no existe en España...". El presentador no se mostraba convencido por las explicaciones de su interlocutora: "Ellos no han dicho que [el fascismo] exista en España. ¿En qué punto lo han dicho?". Mariló respondía con otra pregunta, volviendo a la casilla inicial: "¿Y por qué lleva ese pin?".

La conversación se atascó ahí, antes de repetir la incertidumbre que le provocaba la presencia en el gobierno de Iglesias. "Mantengo mi teoría. Me genera mucha desconfianza, me parece muy preocupante", decía sobre su presencia en el ejecutivo. "Me dan confianza algunos ministros que pueden tenerlo controlado", decía, refiriéndose a Carmen Calvo o Margarita Robles. "Si Pedro Sánchez quiere un gobierno estable, tiene que controlar a Pablo Iglesias".

"Catalunya también es mía"

Sus cuestionamiento del actual gobierno: "España está agotada de tanta crispación, da igual que sea extrema derecha o extrema izquierda. Estamos hartos de oír a unos políticos contra otros. Ahora la izquierda, que ha estado metiendo mucha tensión hasta ahora, pide tranquilidad... Pues danos un gobierno estable y eficaz", continuaba, antes de pasar a opinar sobre Catalunya.

"Permitidnos que los españoles defendamos lo que es nuestro, porque es nuestra. Catalunya también es mía. Es mi tierra y quiero pasear por cualquier rincón de mi país con tranquilidad", proclamaba, y cargaba contra la "segregación territorial".

"Todo lo que eran reinos, reinados y reyezuelos no tenía futuro. El crecimiento de un estado y de un país está fundamentado en la unión, en la fuerza, en trabajar todos para el crecimiento. España era un país potente y fuerte. La separación te hace débil, vulnerable, y tenemos que competir a nivel mundial. ¿Qué interés hay en separar una pequeña comunidad que ya está gravemente empobrecida? Lo voy a decir irónicamente: Si queréis, idos, pero vais a perder", declaró.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba