Crónica Vertele

El plato más amargo de 'Masterchef Celebrity 4': Anabel Alonso, expulsada tras una gran discusión con Tamara Falcó

El plato más amargo de 'Masterchef Celebrity': Anabel Alonso, expulsada tras una gran discusión con Tamara Falcó
El plato más amargo de 'Masterchef Celebrity': Anabel Alonso, expulsada tras una gran discusión con Tamara Falcó

La repetidora, que entró como una de las más aventajadas, volvió a colgar el delantal tras un rifirrafe con la hija de Isabel Preysler que le debilitó: "Te has rendido", sentenció Jordi Cruz

La novena gala de Masterchef Celebrity 4 ha sido una de las más incendiarias de la edición: con la discusión entre Anabel Alonso y Tamara Falcó que empezó en la prueba de exteriores, a la que se unió Vicky Martín Berrocal, Boris Izaguirre y Yolanda Ramos, y acabó alargándose hasta la eliminación. 

Una mala relación que ya venía de semanas, cuando la hija de Isabel Preysler le llamó "enchufada" junto a Boris, por haber concursado anteriormente. También la actriz había transmitido antes que le hacían sentir "invisible" en muchas de las pruebas en equipo. 

Finalmente, el último cocinado de Alonso decepcionó a los jueces que sintieron que había "tirado la toalla" tras el altercado, lo que supuso su expulsión.

Primera prueba con la inmunidad para Tamara

Los aspirantes arrancaron la entrega rindiendo homenaje a la cocina de los años 70 con platos como galantina de cerdo, tortilla Alaska, langosta Bellavista y salmón poché.

Para elaborarlos, se organizaron en parejas aunque trabajaron de forma individual uno frente al otro: Boris Izaguirre con Vicky Martin Berrocal, Félix con Yolanda Ramos, Tamara Falcó con Juan Avellaneda y a Anabel Alonso con Aleix Puig, el ganador de MasterChef 7. 

Mientras acababan sus elaboraciones, éstas iban a parar a unos famosos comensales que eran todos amigos de cada uno de los aspirantes: Raquel Sánchez Silva y Gonzalo Miró, los cantantes Alfred García, Blas Cantó y María Villalón, los actores David Fernández, Antonio Molero y Alejandro Albarracín, entre otros. 

Todos ellos iban catando a ciegas las creaciones: "Está seco y pasado el salmón, la ensalada me ha encantado, la gelatina insulsa", decían sin saber cuál era el plato de su conocido.

Las valoraciones de los comensales dieron a Tamara, Anabel y Vicky dos votos, a Avellaneda uno y a Félix, Yolanda y Boris ninguno. 

Según los jueces los platos de Félix y Yolanda eran los más sencillos y sin embargo no habían presentado nada, "un desastre y una vergüenza que los comensales tuvieran que probarlo". Anabel también lo tenía fácil porque podía seguir a Aleix y aún así había "destrozado el salmón". Boris y Vicky hicieron "un plato sencillo y bien resuelto". Mientras que Avellaneda y Tamara resolvieron "los platos más complicados". 

Por lo que la que se llevó el delantal dorado de la inmunidad fue la hija de Isabel Preysler. 

El cambio de capitanía provoca la enemistad entre Anabel y Tamara

El equipo del programa se desplazó hasta el parque del Retiro de Madrid para elaborar y vender tapas saladas y dulces diseñadas por Josetxo y Esther, ganadores de las dos últimas ediciones de MasterChef Junior.

La ganadora del primer reto escogió trabajar junto a Avellaneda, Félix y Vicky, nombrando a esta última capitana de su equipo rojo. Y Boris, Anabel y Yolanda formaron el equipo azul, con la actriz como capitana. 

Cada uno de ellos tuvo que cocinar patatas bravas en forma de gofre, bacalao confitado con pimientos asados y samosas con limón para 60 comensales. Pero a mitad de cocinado cambiaron a las capitanas y las chispas saltaron de tal manera que se Anabel y Tamara estallaron.

Cuando llegó la actriz al otro equipo, su cocinado estaba muy atrasado y ésta quiso poner orden: "Tamara, ¿cómo estás?", preguntó, a lo que ésta respondió: "Aquí estoy". Anabel se molestó por la actitud de su compañera y reiteró: "No, no te he preguntado dónde, sino cómo". A Tamara le incomodó el tono en el que le había hablado la intérprete y no respondió. "Tamara contesta, soy la capitana, contéstame cómo vas". "Estoy bien", dijo ésta con cara de inconformidad y Anabel aumentó su enfado: "Que no es cómo estás, si no cómo vas". 

En ese momento intermedió Avellaneda: "Eh, ya está bien, relax", lo que aún empeoró la situación. "Pero qué confundimos ahora unas cosas con otras" se desesperó Anabel y el diseñador siguió: "A ver si ahora voy a pillar yo". Lejos de calmarse los ánimos, la capitana mandó: "Es que ella (Tamara) me mira como si me estuviera metiendo con ella y tú deja de decirme 'bueno venga' como si fuera imbécil", unas palabras que disgustaron al equipo y le pidieron que se calmara. 

Jordi Cruz entró a la cocina para saber qué había ocurrido: "Tamara se toma las cosas como algo personal", argumentó Anabel, "igual ella considera que le he hablado mal pero yo considero que no". Mientras la versión de la hija de la Preysler fue: "No me gusta que me hablen mal, le he dicho que todo va bien y me ha dicho que no me había preguntado cómo estaba. Si estuviera en la calle también le contestaría", aseguró. 

Al acabar, los jueces reunieron a los dos equipos y les pidieron explicaciones: "Yo he considerado que Anabel me había faltado al respeto y le he contestado", decía Tamara y la compañera respondió: "En una cocina hay tensión, se dicen las cosas a gritos, tú no debes estar acostumbrada porque tu medio ambiente es otro y una voz más alta te disturba. Con los nervios me he alterado más, eso no te lo discuto pero es el contexto en el que es, no es nada personal, si te has sentido así lo siento"

Pero lejos de calmarse los ánimos, se caldearon tanto que el otro equipo también se unió con Vicky a la cabeza: "Tenía ilusión de ser capitana pero me descoloqué en el nuevo equipo. No me fijé en su plato ni en nada porque no me interesaba nada". Mientras ella hablaba tanto Yolanda como Boris hicieron gestos de desaprobación: "Has llegado un poco de mala leche, porque pensabas que habías hecho una obra maestra en tu quiosco y venías a un sitio denostado". Un comentario que encendía a la diseñadora: "Nunca he creído en este programa que haya hecho una obra de arte, tienes un rintintín que no me gusta. Estáis confundidos y estoy cansada. Yolanda, me agotas". 

Aún así, los jueces deliberaron que el equipo azul sí había logrado sacar todos los platos y sus discrepancias no se habían notado. Por lo que eran el equipo ganador. Algo que desmoronó a Anabel (que había empezado siendo su capitana) y no pudo reprimir las lágrimas, mientras Boris y Yolanda le animaban reconociendo que ella había dejado "encarrilado" todo el cocinado antes de cambiarse: "Tengo la sensación de haber trabajado dos veces", decía la actriz. 

De esta forma, el equipo azul con Vicky como nueva capitana se proclamaba vencedor, y el rojo con Anabel - entre lágrimas- era el que debía ir a eliminación. 

Anabel se rinde y cuelga el delantal por segunda vez

Avellaneda, Anabel y Félix se presentaban a la prueba de eliminación junto a Tamara, que también lo "merecía" según los jueces pero que, con su delantal dorado, no estaba en peligro de expulsión. 

El reto fue reproducir un postre clásico de la cocina mundial que destaca por su complejidad, el Melocotón Melba. 

Las difíciles elaboraciones hicieron que Tamara, si no llega a ser por la inmunidad se hubiera marchado por los múltiples defectos de su plato: "Has ido muy despacio para hacer todas las elaboraciones y no las has entendido, parece un moco rosa, y está terriblemente malo", le dijeron. 

Avellaneda estuvo más acertado con la "gelatina, un buen bizcocho y aunque le faltó finura, no estuvo nada mal". El que aún sorprendió más en positivo fue Félix con un plato "rico" y que convenció a todos. 

En cambio, Anabel presentó un postre que no convenció y que según los jueces: "Desde la discusión con Tamara te has rendido. Has sido una montaña rusa hoy, un poco más de tranquilidad y lo bordas". 

Por lo que, "la aspirante que no continúa en las cocinas de Masterchef es Anabel", anunció Pepe Rodríguez. Algo que sorprendió a casi todos (excepto a una Tamara que no hizo ni una mueca) ya que era una de las más aventajadas.

La actriz no pudo reprimir las lágrimas pero acabó haciendo reír a todos: "En la primera edición me fui muy frustrada porque fue un fallo técnico, pero en esta segunda etapa lo mejor ha sido verlo con más tranquilidad aunque no podía evitar venir a ganar", confesó antes de dar un beso en la boca a los tres jueces. 

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba