La cadena ha dejado fuera a 90 trabajadores Miércoles negros en la TV Canaria: "En lucha por la igualdad laboral y salarial"

Miércoles negros en la RTV Canaria
Miércoles negros en la RTV Canaria

Al igual que los trabajadores de RTVE y de la TV gallega en sus "Viernes negros", los profesionales de la autonómica canaria protestan cada miércoles para reivindicar que 90 de sus compañeros que han quedado fuera del último acuerdo sean admitidos igual que ellos: "Mismo trabajo, mismas condiciones"

En los últimos meses, varias televisiones públicas han tenido diferentes problemas que han hecho a sus trabajadores movilizarse y protestar para reivindicar la libertad y la independencia de los medios públicos.

A las protestas de los trabajadores de TV3 cuando surgió la posibilidad de que el Gobierno del PP se apropiase de su gestión aplicando el artículo 155, siguieron los "Viernes negros" de RTVE, como máxima expresión de la protesta de sus profesionales contra la manipulación y el partidismo que habían mantenido en los últimos años.

Por motivos similares, también en TVG reivindican sus posturas con "Viernes negros", movilizaciones que se acrecentaron después de que la autonómica pública gallega abriese un expediente y amenazase con despedir a la presentadora que criticó ante Feijóo el uso partidista del canal.

Del mismo modo, y tras una profunda crisis de gestión que ha estado a punto de dejar sin emisión al canal hasta tres veces y que ha provocado la dimisión de su Presidente, Santiago Negrín, y la designación de un administrador único; los trabajadores de la Radio Televisión Canaria (RTVC) también se han unido en los "Miércoles negros", para pedir la igualdad laboral y salarial de sus profesionales.

Así nacieron los "Miércoles negros" en RTVC

Como más recientemente en RTVE, el pasado 13 de junio se acordó en sede parlamentaria designar un administrador único para la RTVC, aunque al contrario que en la Corporación estatal, sí hubo acuerdo de Podemos, PP, PSOE, el Grupo Nacionalista Canario y Nueva Canarias. El 15 de junio fue nombrado José Naranjo Sintes, con la misión de garantizar los puestos de trabajo y la emisión de la cadena autonómica.

La nueva administración de la cadena pública canaria garantizó el puesto de 220 de sus trabajadores, pero dejó en el aire los empleos de otros 90 trabajadores subcontratados de las distintas islas, agencias y unidades móviles a partir del 1 de julio. Los mismos profesionales de la RTVC ya avisaron de que "sin estos 90 compañeros trabajando el 1 de julio no habrá conexiones en directo ni información en Lanzarote, Fuerteventura, El Hierro, La Gomera, La Palma ni sures de Gran Canaria y Tenerife".

A finales del mes de junio, antes de que venciese el plazo para esos 90 trabajadores, sus compañeros potenciaron la reclamación a través de las redes sociales con los hashtags #Faltan90, #NoEstamosTodos e #InformativosSomosTodos, para defender a los profesionales subcontratados de informativos que hasta ese momento habían permitido cubrir la información en RTVC en las islas no capitalinas igual que los 220 que sí han visto garantizados sus puestos.

De esa unión de los trabajadores nacieron, el pasado 27 de junio, los "Miércoles negros" de Radio Televisión Canaria. Como en TVE con los "Viernes negros", cada miércoles desde ese día los trabajadores de RTVC se visten de ese color tanto delante como detrás de las cámaras, para visibilizar su reivindicación.

Reclaman que a "mismo trabajo, mismas condiciones"

A la reclamación de los trabajadores se unieron propuestas políticas de PSOE y Podemos para pedir al administrador único que subrogase a los 90 trabajadores exactamente igual que a los otros 220, y recibieron el apoyo del Cabildo de La Gomera y La Palma, ayuntamientos y diferentes estamentos canarios, entre muchos otros.

Pese a la reunión que los trabajadores mantuvieron con el administrador único de RTVC, no se alcanzó un acuerdo, por lo que desde el 1 de julio esos 90 trabajadores no forman parte "oficialmente" de la cadena, lo que les hace tener unas condiciones laborales mucho peores que el resto de sus compañeros de informativos a pesar de realizar la misma labor.

Por ellos, y para reclamar que son #TodosIguales, el miércoles 4 de julio constituyeron "oficialmente" los Miércoles Negros, y cada semana de los meses de julio y agosto los trabajadores de RTVC se han vestido de ese color para recordar que quieren "mismo trabajo, mismas condiciones" para todos. 

La reivindicación sigue, 9 miércoles después

Este miércoles 29 de agosto, los trabajadores de RTVC volverán a reivindicar la igualdad salarial y laboral en una nueva jornada de Miércoles negro, para que los 90 trabajadores subcontratados hasta el 30 de junio tengan las mismas condiciones que los otros 220 que han sido subrogados para hacer los informativos de la cadena pública.

Frente a su reivindicación se halla la complicada situación de RTVC, sobre todo a nivel económico. Una situación provocada por una crisis de gestión que se alargaba más de un año, y que entre otras cosas ha estado a punto de provocar que la cadena se vaya "a negro" hasta en tres ocasiones por no haber acuerdo para renovar el contrato de distribución de su señal, además de la progresiva pérdida de audiencia.

La situación se solventó una primera vez en julio de 2017 cuando su Presidente, Santiago Negrín, aprobó una prórroga del contrato saltándose el cuórum. Más tarde -tras las Campanadas 2017-2018-, se volvió a evitar in extremis ocultando a sus consejeros cómo lo hizo "por ser un procedimiento interno".

Negrín dimitió en abril, dejando a la televisión pública canaria sin informativos, sin señal y sin audiencia. La gran amenaza era la nueva posibilidad de desconexión el día 30 de junio, en el que volvía a finalizar el contrato de seis meses que había renovado Negrín. 

El mismo 30 de junio, se alcanzó un acuerdo con Videoreport para volver a evitar su "apagón". Y en él incluyó el futuro de sus trabajadores. El Gobierno canario convirtió en trabajadores públicos a los 230 empleados de Videoreport, empresa que seguirá prestando el mismo servicio pero de manera indirecta: tras subrogarse sus 230 trabajadores, RTVC alquila por un precio de momento no publicado las instalaciones de la compañía privada, así como todos sus medios técnicos y materiales, esto es, platós, centros de control, material audiovisual, unidades móviles, etcétera. El contrato tiene una duración de seis meses prorrogables a otros seis.

Aplicando una pirueta cuya legalidad ponen en duda muchos juristas, los informativos de RTVE continuan así en manos de Videoreport, pero sin Videoreport ya que sus trabajadores son ahora subrogados. De ese acuerdo es del que han quedado fuera los 90 trabajadores no capitalinos sobre los que reclaman las mismas condiciones.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba