Nuevo sketch Bertín convierte a Los Javis en sus clones pero no puede con Paquita Salas, en la última parodia de Homo Zapping

Bertín convierte a Los Javis en sus clones pero no puede con Paquita Salas, en la última parodia de Homo Zapping
Bertín convierte a Los Javis en sus clones pero no puede con Paquita Salas, en la última parodia de Homo Zapping

El programa de Neox imaginó una entrevista entre el presentador de Mi casa es la tuya, los creadores de la serie de Netflix y su protagonista 

La nueva entrega de Homo Zapping en Neox ha vuelto a imaginar una entrevista en casa de Bertín Osborne con una de las protagonistas televisivas que aún no la ha pisado en la vida real: Paquita Salas y los Javis, sus creadores. 

En la parodia, el personaje de la serie de Netflix robaba comida y bebida ante el asombro de su anfitrión. 

Paquita llevándose el vino de Bertín
Paquita llevándose el vino de Bertín

Bertín, a Paquita: "Estas siendo un poco maleducada"

El sketch situaba a ambos personajes en la cocina del presentador y este le preguntaba a su invitada por su identidad ya que, confesaba no saber exactamente quién era. Como un guiño a la falta de documentación de la que a veces alardea el conductor real. 

Esta le explicaba que era representante de artistas como Belinda Washington y Lidia San José, mientras probaba el jamón que Bertín le cortaba y se lo iba metiendo en el bolso. Cuando él se dio cuenta, le llamó la atención: "Estás siendo un poco mal educada", pero ella - como el propio personaje real- no se cortaba y hasta se metió la pata de jamón en su complemento. 

Siguió con vino y hasta abrió la nevera del anfitrión para buscar gazpacho y llevárselo. Finalmente, él se rendía e incluso aceptaba ser representado por ella. 

Los Javis se convierten en una copia de Bertín

Después de Paquita, llegaron los Javis a casa de Bertín y al verlo le abrazaban porque pensaban que era un ser mitológico. Algo que él medio confirmaba: "Soy mitad macho, mitad semental. A ver si se os pega algo", decía entre risas. 

A los pocos segundos ellos se convertían en una copia de su anfitrión: "Tengo unas ganas irrefrenables de coger el Marca. Y no puedo cerrar las piernas", exclamaban sorprendidos. "Lo llaman 'manspreading' pero vamos, es el espatarre de toa la vida de Dios para ventilar el canelón", explicaba el presentador que ya se sentía más cómodo junto a sus invitados. 

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba