Vertele, con los guionistas Júlia Cot, guionista de Polònia: "TV3 no es un nido de independentistas"

Polònia
Polònia (Foto: TV3)

Júlia Cot, guionista de "Polònia" en la autonómica catalana TV3, explica la transformación que se ha producido en el programa satírico por la situación política en Catalunya, y cómo ha afectado a su repercusión mediática: "Estamos en una lupa angustiosa"

El sindicato Alma Guionistas ha organizado este viernes 16 de marzo el II Encuentro de guionistas de programas de televisión, en una jornada que ha sido conducida por Luis Larrodera y a la que ha acudido Vertele.

Entre las guionistas que han explicado su trabajo ha estado Júlia Cot, del programa de la autonómica catalana TV3 "Polònia", y que ha explicado cómo han cambiado para adaptarse a la nueva realidad en Catalunya.

La guionista ha reconocido que aunque siempre habían tenido más un perfil de humor, "ahora mismo, por el tema del procès, estamos haciendo un programa de actualidad. Todo ha cambiado completamente".

"El 1 de octubre nos cambió como programa"

El punto álgido de la convulsa situación política llegó el 1 de octubre, con la proclamación de la Independencia. Muy clara, Júlia Cot reconoce que "el 1 de octubre nos cambió como programa. Una vez hecho, al verlo, hasta pensamos si era demasiado serio. En ese programa y en otros hay sketches sin risas, que se acercaban más a la viñeta de opinión tipo Ferreras. Pero es que nos parecía una falta de respeto poner a Rajoy mirando un Pantone de porras. Tuvimos un cortocircuito".

Otra de sus entregas más comentadas fue, en realidad, una que no se emitió. El día que encarcelaron a los consellers catalanes, Polònia no ofreció como siempre su programa. Aunque como ya hizo en su momento, la guionista lo achaca a una cuestión de contenido: "El programa estaba grabado, y nos caducó a las 7 de la tarde. Había gente que iba a dormir en la cárcel y no podíamos sacarles en sketches, porque ya era una cuestión de mal gusto".

"Hay intereses en hacer ver que TV3 es un nido de independentistas"

Para el programa, tanto la situación política como la atención mediática sobre ellos les está generando una situación complicada: "Estamos en una lupa angustiosa. Hay intereses en hacer ver que TV3 es un nido de independentistas que sólo tiran hacia un lado. Hay bastante manipulación de lo que hacemos. Hasta se producen comisiones en el Parlament".

La guionista cuenta que "nos hemos encontrado muchas veces que ciertos periódicos muy vinculados a la derecha cogen un trozo de un sketch y lo cuelgan y lo manipulan", algo que pese a todo no afecta a su trabajo a la hora de escribir los guiones: "Son demasiados factores. Es escribir con conciencia, sabiendo que luego pueden pasar esas cosas".

"Hubo personas del equipo que llegaron llorando"

Júlia Cot explica que en el mismo equipo del programa se aprecian esas distintas opiniones que se manifiestan en la calle: "Las reuniones de guión son ahora muy largas porque la primera hora parece un debate político. Las ideas más locas salen ahí, en ese momento de recalentón, que si nos grabaran… Es muy enriquecedor el debate entre guionistas y miembros del equipo sobre el tema del que va a ir el sketch, no es un nido de independentistas".

En los días más señalados de la crisis política en Catalunya, en octubre, la guionista recuerda que "ha habido momentos muy difíciles. Hubo personas que llegaron llorando, que decían que no se podía hacer humor. Yo era partidaria de sí hacer el programa. El director nos reunió, vistas las sensibilidades por ejemplo con las cargas policiales, para ver qué hacíamos".

El trabajo del equipo de guión de Polònia ha cambiado tanto este último año que según Júlia Cot "la constante ha sido saber si hacemos chistes de cosas o no". Las decisiones se han tomado en una redacción en la que como ella misma repite "hay gente independentista y no independentista", pero con un nexo en común a ese nivel de la situación política: "Todos somos partidarios del derecho a votar".

"Este año es una tensión y un mal vivir tremendo"

La preparación de cada una de las entregas del programa se ha complicado sustancialmente por la actualidad. Hasta el punto de que Cot explica que antes lo empezaban a preparar la semana anterior a su emisión los jueves, y que ahora empiezan los lunes y "rezamos para que no pase nada, no haya investiduras, o cárceles".

En tono de broma, pero también expresando lo que supone el actual clima, la guionista ha confesado que a nivel laboral "este año es una tensión, una angustia, un mal vivir tremendo". La actualidad ha provocado que tengan que "tirar sketches de un día para otro porque está en la cárcel, o porque a última hora ha cambiado lo que ha pasado".

Esta transformación de ser un programa preparado con una semana de antelación a tener que esperar prácticamente hasta la hora límite para la entrega a TV3 ha hecho que tengan que inventarse nuevos procedimientos para no quedarse sin contenidos: "Inventamos el recurso de un monólogo conductor, que se graba a última hora, para al menos poder decir: ha sido esto, pero podría haber sido otra cosa. Y así poder tener material".

"A medida que se politizó la sociedad, nos tuvimos que adaptar"

Aunque sus audiencias se ven positivamente afectadas, Cot reconoce que echa de menos "poder plantear una parodia, un sketch, y no tener que tirar de actualidad", y bromea con que llegan al punto de "poner el canal de actualidad 3|24, ver algo y decir: mierda, esto nos va a afectar".

El programa ha sufrido una profunda transformación en los últimos meses: "Al principio Polònia era más como un mundo propio, más liviano. A medida que se fue politizando tantísimo la sociedad, nos tuvimos que adaptar a este cambio de forma natural".

En consecuencia, también ha cambiado su labor, que ahora ella misma asemeja a la de "futurólogos": "Tenemos que plantear opciones sobre qué pasará según la actualidad. Es una locura, prevenir equipos, no repetir cosas que hemos hecho...".

Niega presiones políticas de ningún tipo

Como en todo, también tiene su parte positiva, y es que las mismas últimas horas parecen inagotables: "Tenemos suerte de que la actualidad es muy cambiante. Siempre estamos de guardia, hemos aprendido para poder incluir la actualidad".

Júlia Cot contextualiza que "Polònia en Catalunya es una institución, siempre hay la frase de 'qué harán en Polonia', y algunos se piensan que los políticos lo dan todo hecho. No, yo no llego, firmo La Vanguardia y me voy", reclama sobre la labor del equipo de guión del programa.

Pese al momento tan convulso, niega que hayan recibido presiones "de ningún tipo" a nivel político, aunque sí saben que hay políticos a los que no les gusta salir en el programa. De hecho, sitúan ese foco del intento de censura en el mundo del fútbol: "Yo trabajé en Crackóvia y el Barça es mucho peor. Te dicen 'a Zubi esto no le ha gustado, a Iniesta esto tampoco'. Encima el Barça pone dinero en TV3...".

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba