Gabrielle Carteris, Shannen Doherty, Jennie Garth, Brian Austin Green, Jason Priestley, Ian Ziering y Tori Spelling se reunieron de nuevo ante las cámaras para ser una parodia de sí mismos.

A medio camino entre la realidad y la ficción, 'BH90210' se sitúa en un universo alternativo en el que la serie original se emitió tal como la recordamos, pero las vidas de sus estrellas son distintas a las reales.

La crítica estadounidense la ha recibido con poco entusiasmo

Sensación de vivir regresó este miércoles a la televisión con el estreno de BH90210, su revival para Fox. Una serie solo apta para nostálgicos que ha sorprendido a todos por su tono y naturaleza, radicalmente diferente al de los reboots que asaltan actualmente las parrillas. 

A medio camino entre la realidad y la ficción, esta serie se sitúa en un universo alternativo en el que la originalse emitió tal como la recordamos, pero las vidas de sus estrellas son completamente distintas. Como punto de partida, los actores protagonistas -a excepción del fallecido Luke Perry- se reencuentran para asistir a una convención de fans con motivo del 30 aniversario de Sensación de vivir.

Así, Gabrielle Carteris, Shannen Doherty, Jennie Garth, Brian Austin Green, Jason Priestley, Ian Ziering y Tori Spelling se reúnen de nuevo ante las cámaras, pero no para encarnar a los personajes que les llevaron a la fama, sino para ser una parodia de sí mismos. 

En BH90210, Garth se encamina hacia su tercer divorcio y trata de evitar que su hija adolescente siga su mismo camino profesional; Spelling está casada con un ex deportista y tiene problemas económicos a pesar de protagonizar un reality show; Priestley trabaja como director y no maneja muy bien la ira; Green es un padre de familia que está casado con una estrella del pop (su pareja en realidad es Megan Fox); Ziering promociona agresivamente una variedad de marcas de consumo y Carteris es la jefa de un sindicato en funciones. Como vemos, unas vidas ficticias que beben de la realidad.

Del dúo cómico de Kelly con Donna a su química con Brandon

Gran peso de este revival recae en Tori Spelling y Jennie Garth, Donna y Kelly en la mítica serie juvenil. Ambas se presentan muy convincentes como una pareja de amigas y ex estrellas adolescentes que intentan lidiar en su vida adulta como madres y cabezas de familia.

En uno de los momentos más comentados de este primer capítulo, que refleja el tono de la serie en general, Spelling y Garth se presentan en el hotel en el que se celebra la convención de Sensación de vivir y el chico de recepción no les reconoce. "Estáis mucho más mayores", les dice el joven al ser consciente del error. 

También ha gustado mucho el reencuentro entre Garth y Jason Priestley, quienes formaban la recordada pareja Kelly y Brandon. Siguiendo el tono del reboot, la serie recupera la química entre ellos con guiños claros a su relación.

"¿Alguna vez te preguntas qué habría sido de nosotros si no hubiéramos hecho la serie?", le pregunta ella en una de sus escenas juntos. "Cada día", responde él. "La gente me ve y piensa que soy Kelly Taylor. No tienen ni idea de quién soy en realidad", confiesa la actriz. "Yo sé quién eres. Eres Jennie Garth, la mujer más inteligente con la que he trabajado cada día durante 10 años. Veo todo de ti", se sincera él. 

Como no podía ser de otro modo, BH90210 da también su espacio a Luke Perry, el recordado Dylan McKay. Como colofón a este primer capítulo, Tori y Jennie ven una escena protagonizada por el fallecido mientras en pantalla aparece el siguiente rótulo: "Para nuestro amigo, Luke Perry". 

La crítica, poco entusiasmada

El regreso de Sensación de vivir ha sido bien recibido por los fans más nostálgicos, pero no así por la crítica especializada. Los medios televisivos estadounidenses no han dado su aprobado a este revival, y lo califican como una oportunidad perdida de hacer algo grande con el elenco original. Todos ellos coinciden en que lo mejor es el dúo formado por Garth y Spelling y señalan que pasan muy por encima de la figura de Luke Perry y lo que significó para la serie.

"Es una parodia que brinda a los actores el espacio para interpretar versiones de ellos mismos mientras se burlan de sus fans y de los roles que les llevaron a la fama. El resultado final es una aventura en su mayoría divertida, pero a veces desigual, en un territorio en el que no todos los cabezas de cartel supervivientes están creativamente cómodos", escribe Variety.

Una visión con la que coincide The Hollywood Reporter:: "Esta combinación de meta autobiografía, parodia, sátira de Hollywood y telenovela sin complejos tiene un punto de despegue divertido y hace un uso eficaz de su elenco sin ofrecer una ejecución lo suficientemente aguda como para cumplir con su premisa. La ejecución es todo endeble", apuntan. 

Más contundente se muestra TV Line, que únicamente salva el factor nostalgia: "Además de no saber qué quiere su audiencia, el programa tampoco parece saber qué es. Ya sabemos que carece de la intriga dramática de la serie original, pero con guiones en gran parte desprovistos de humor, tampoco funciona como una comedia", reza su crítica. "La serie es un poco confusa y surrealista, pero está claro que sus creadores, aunque no tienen miedo de burlarse de los elementos más ridículos de Sensación de vivir, también quieren manejar con cuidado el legado de la serie", aporta por su parte TV Guide.

Cómo la moral conservadora americana cohibía la sexualidad femenina en "Sensación de vivir"

Tal como les contamos el pasado mes de febrero, Sensación de vivir no lo tuvo fácil. Un biopic no autorizado de la serie juvenil descubrió hechos llamativos como que el episodio en que Brenda pierde la virginidad con Dylan, "Spring Dance", pudo haber causado el fin de su recorrido televisivo. Finalmente tuvieron que cambiar la trama para evitar las amenazas de boicot.

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba