Hizo un parón en 'Late Motiv' Buenafuente recuerda la pesadilla que le asaltaba antes de debutar en la TV nacional

Buenafuente durante su "impasse" en 'Late Motiv
Buenafuente durante su "impasse" en 'Late Motiv MOVISTAR

El presentador de 'Late Motiv' detuvo este lunes el transcurso normal del programa para desvelar una anécdota que se había quedado a medias de contar

El programa de 'Late Motiv' de este lunes rindió tributo a Chicho Ibáñez Serrador al comienzo y al cierre, pero tuvo un desarrollo normal con entrevista a las actrices Jessica Alba y Gabrielle Union, actuación y charla de James Rhodes, y sección de Raúl Cimas.

Entre los dos últimos apartados, Buenafuente quiso hacer un pequeño parón para tener un momento de "intimidad" con el público, tanto con el de plató como con los espectadores desde casa. 

El presentador empezó por desvelar que, aunque la gente no se había dado cuenta, el programa había tenido un par de errores por su culpa, bromeando con que era "algo inédito". Y también explicó que antes de arrancar la grabación, se le había quedado una anécdota a medios con el público del plató.

Así que Buenafuente quiso saldar su deuda, y tras avisar a su equipo: "Antonio, el regidor, no te suicides hoy", cogió un vaso de papel con el café que se estaba tomando entonces, se puso de pie delante de su mesa, y retomó la anécdota con una acotación: "Esto está fuera de programa, y lo cuento muy rápido. Esto no es programa, ¿vale? Lo ponemos igual, pero no lo es".

Buenafuente, al coger el café y levantarse de su silla
Buenafuente, al coger el café y levantarse de su silla MOVISTAR

"Hablaba una especie de rumano, eslavo, muy raro"

El presentador quiso compartir con su público una de las anécdotas que vivió cuando dio el salto de la televisión catalana a la televisión nacional. Buenafuente recordó que antes de empezar, por la calle sobre todo las señoras mayores le decían: "Te vas a matar. No van a entenderte", bromeando con que él las respondía: "Hablaré en castellano eh".

Pese a ello, contó que así pasó cuatro meses. Y a medida que se acercaba el estreno y los nervios afloraban, el presentador confesó que "mi sueño recurrente era que yo salía al plató, el público aplaudía" y cuando empezaba a hablar, lo hacía de forma ininteligible

"Yo me observaba a mí, y la gente estaba así como diciendo: 'Este tío es un gilipollas, ¿qué idioma habla?'. Hablaba como una especie de rumano, eslavo, muy raro. Y luego me despertaba con sudores. Así que la primera vez que salí y dije: 'Buenas noches', y la gente aplaudió, dije: era una pesadilla".

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba