Contenido ED Creativo Cinco curiosidades que seguramente desconozcas sobre las tragaperras

Las tragaperras o máquinas slots nacieron a finales del siglo XIX
Las tragaperras o máquinas slots nacieron a finales del siglo XIX Gtres

Desde su origen incierto hasta la falsedad del ‘mito del bote caliente’, te desvelamos cinco particularidades de estas populares máquinas de juego

1. Se pueden ganar botes millonarios

No es sencillo lograr un bote millonario, también conocido como 'jackpot', pero tampoco imposible y de hecho la compañía de juego online Paf otorgó el pasado año diez premios en slots de más de un millón de euros. Paf ha llegado a entregar un premio de casi 18 millones de euros (aquí puedes ver el vídeo de la partida en la que se repartió dicho bote) y en su top 10 de premios suma más de 56 millones de euros entregados.

Para conseguir un bote millonario hay dos opciones. La primera es lograr una determinada combinación de símbolos idénticos en una tragaperras online. Los botes son completamente diferentes según la tragaperra que estemos jugando y aumentan de forma más o menos rápida según el valor de sus tiradas y el número de usuarios que jueguen en ella.

La segunda es a través de un juego de bono, porque hay veces que para ganar un bote debemos ir superando con un poco de azar las diferentes pantallas o elecciones que nos ofrece un juego de bono.

2. El mito del 'bote caliente' es falso

Cuando una máquina tragaperras lleva un período de tiempo relativamente largo sin dar un premio, en los locales de juego se suelen oí frases del tipo: "¡Tiene que estar a punto, tengo la máquina con un bote caliente!". La teoría es que la probabilidad de dar un gran premio aumenta cuanto más juegas. Pero lo cierto es que no existen los botes calientes. “Las tragaperras online se basan en la tecnología RNG (Random Number Generator), que es el "motor" del juego y que se encarga de que todo lo que pasa en el mismo tenga la misma aleatoriedad y azar que una tragaperras física. Es decir, que todos los sucesos del juego sean impredecibles y aleatorios, para que el jugador pueda tener total confianza en que no hay ningún control ajeno sobre sus resultados”, comentan desde Paf.

Así, el hecho de que el bote de la tragaperras sea de una cantidad considerable, no quiere decir que vayas a ganarlo por jugar sin parar; no tendrás más opciones a última que a primera hora. Y del mismo modo, tampoco existen las 'máquinas frías', que son las que acaban de dar un gran bote y el mito dice que tardarán en volver a hacerlo. Para dejarte de mitos, en el siguiente enlace te contamos cómo ganar en las máquinas tragaperras manejando probabilidades.

3. El nombre de la palabra tragaperras

La etimología del término 'tragaperras' está relacionado, lógicamente, con que hay que echar la moneda por la ranura para empezar la partida, es decir que la máquina se la traga. De ahí que también se las conozca por 'tragamonedas'. Ahora bien, más curioso es por qué llamamos 'perras' a determinadas monedas, que son las que se relacionan con las máquinas. El motivo es que cuando aparecieron estos dispositivos de juego funcionaban con dos tipos de moneda, la de cinco céntimos, que se conocía como 'perra chica' y la de diez céntimos, a la que se denominaba 'perra gorda'.

4. Las tragaperras online permanecieron en un limbo legal hasta 2014

A partir de 2002, el gobierno español comenzó a avanzar hacia la regulación y legalización de los juegos de azar en internet, culminando con la Ley 13/2011 de Juegos de Azar, que finalmente ha creado un marco para los operadores de licencias. La ley entró en vigor en junio de 2012 y más de 70 operadores de juegos de azar han sido licenciados desde entonces.

Los legisladores decidieron cambiar estas regulaciones e introdujeron oficialmente las tragaperras digitales y las apuestas en internet a finales de julio de 2014, un cambio legal que ha favorecido la proliferación de webs que ofrecen la posibilidad de jugar a este tipo de máquinas. 

5. Tres inventores se disputan su autoría en el siglo XIX

El nacimiento de las máquinas tragaperras está rodeado de una cierta polémica para los eruditos en la historia de los juegos de azar. Mientras un grupo asegura que nacieron en 1887 de la mano del inventor Charles Fey, que desarrolló la Liberty Bell Machine, otros apuestan por los hermanos Sittman y Pitt como autores del primer artilugio tragamonedas.

Según estos últimos, los hermanos habrían creado en 1890 una máquina basada en el juego del póker, y a mejor mano más grande era el premio que recibía el jugador. En la misma línea consideran que la Liberty Bell Machine no apareció hasta 1894. Sea como fuere, fue esta última máquina la que disparó el éxito y la popularidad de las máquinas tragaperras gracias a un mecanismo que ofrecía monedas de forma automática en función del resultado de la partida. Multitud de empresas empezaron entonces a copiar la Liberty Bell Machine y el boom de las máquinas tragaperras se materializó, aunque no fue hasta 1963 cuando presentó avances significativos en su funcionamiento.

En aquel año la compañía Bally creó Money Honey. Se trataba de la primera máquina electrónica, en la que los rodillos ya no eran materiales sino virtuales, por lo que no se tenía que tirar de una palanca para activarlos, sino que se hacía con botones.

Y ahora que ya has descubierto las principales curiosidades sobre las tragaperras, ¡solo te queda disfrutar de estas máquinas jugando una partida! Quien sabe, quizá consigas un bote millonario… ¡Suerte!

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba