Entrevista Vertele El director de Grupo 2 Homicidios: "Aportamos una emoción difícil de conseguir en ficción"

El inspector Miguel Barea, uno de los protagonistas de Grupo 2 Homicidios
El inspector Miguel Barea, uno de los protagonistas de Grupo 2 Homicidios

Hablamos con Roberto Roldán sobre la nueva serie documental de Cuatro, que esta noche emite su segundo capítulo tras las buenas críticas que tuvo el estreno la semana pasada

¿Cómo nace el proyecto de 'Grupo 2: Homicidios'?

Queríamos hacer un proyecto de ficción y nos preguntamos cuál es la tendencia actual en la televisión. Vimos que había un boom de series y películas policíacas y thrillers, y que la literatura está cargada de crónica negra. Entonces, nos apetecía hacer un proyecto de ficción que estuviera protagonizado por policías pero que fuera algo distinto.

Contactamos con dos policías reales, que son Luis (Arrufat) y Andrés (Martín). Dos agentes que llevaban desde los años 70 y 80 trabajando en homicidios y con los que empezamos a hablar. Nos dimos cuenta de que podíamos hacer una serie de ficción pero con un matiz, y es que por lo que nos contaban parecía que la realidad siempre escribe las historias más duras.

A partir de aquí creímos que era buena idea combinar a estos dos policías con un proyecto de ficción. Lo que no quisimos es hacer el clásico documental con gente hablando de un caso y luego hay una reconstrucción. Tampoco queríamos una serie que pusiera al principio “basado en hechos reales”.

¿Por qué no hacemos una serie de ficción al uso pero con un elemento nuevo, que es la realidad? Y es ahí donde hicimos un híbrido entre dos géneros que son antagónicos, como el documental y la ficción, para que el espectador tuviera la sensación de estar viendo un capítulo de ficción pero donde, de pronto, salen elementos reales como son los protagonistas, que dan verosimilitud a ese relato y decirle “no, no, lo que estás viendo es real”.

¿Cómo ha sido la elaboración de los guiones?

Todo lo que sale está hecho desde la realidad. Es un guion de ficción, pero no nos hemos inventado unos diálogos para que parezcan superpolicías. Hemos tuneado los diálogos para ficción, pero escribiéndolos en base a las investigaciones y a los hechos que se probaron en los sumarios que existen.

Esto nos da verosimilitud y una dosis de emoción que es difícil que consigan los capítulos de ficción. La dosis de emoción que aportan los familiares de las víctimas, los policías, las personas reales que participaron en los hechos y que te cuentan con un brillo en los ojos lo que ocurrió, es difícil que la logre un capítulo de ficción.

¿Qué han tenido en cuenta a la hora de escoger los casos?

La elección de los casos ha sido complicada porque valoráramos varios aspectos. En primer lugar, que las investigaciones tuvieran su potencia. También que fuera fácil acceder a determinados documentos que necesitáramos, como los sumarios de los casos. Y por otra parte, que no hablaran solo los policías, sino que la otra parte también pudiera dar los recuerdos y los testimonios que tuvieran. Nos referimos desde familiares de víctimas hasta jueces, fiscales, etcétera.

¿Hay alguno de los casos que acaparara una atención especial en su época?

Hemos elegido casos que tiene ciertas peculiaridades y que los hacen muy cinematográficos. Elegimos varios que son muy famosos para los fans de la novela negra, pero que al gran público le pueden sonar pero sin saber realmente lo que pasó. No es tan importante que la gente sepa lo que pasó, pero sí que la serie tenga la tensión, la acción, la intriga y la investigación de una producción en la que no sabes el final.

De hecho, hay un caso muy famoso que es el del secuestro (porque estos policías también investigaban secuestros y no solo homicidios) de Enrique Castro 'Quini', el jugador del FC Barcelona, que fue como si ahora secuestran a Iniesta. Todo el mundo sabe que se resolvió, pero no cómo. Nosotros hemos cargado las cintas para que sea muy interesante con la intriga, la investigación y con cómo lo vivió 'Quini', que tenemos su testimonio. Por ahí intentamos paliar que la gente pueda saber el final. Pero más que el final, que lo interesante sea el planteamiento y el desarrollo.

¿Cómo ha sido el trabajo entre actor y agente?

Ha sido maravilloso. Hemos intentado que, para ser fieles a la realidad, hubiera cierto parecido físico. El trabajo entre ellos ha sido fantástico porque los actores están acostumbrados a trabajar los personajes, pero por lo que me han contado, fue un gozo no que yo les dirija, sino escuchar los consejos de los policías. Eso les ha dado una riqueza de matices que los ha humanizado. En realidad, los actores no son dos superagentes americanos, sino dos policías reales cargados con tantos matices y tantas emociones que hacen que sean muy identificables y atractivos para el espectador.

Además, la serie permite conocer técnicas policiales que hoy parecen muy antiguas.

Claro, estos policías no llegaban, metían una prueba en un tubito y ya sabían a quién pertenecían. Había que buscarse la vida, no solo los policías, sino también los propios forenses. Las investigaciones eran laboriosas y tampoco había la inmediatez que ahora nos dan los móviles. Cuando secuestran a 'Quini' peinan todas las cabinas de teléfono que había en Barcelona, porque los secuestradores llamaban desde una cabina pública. Yo no me quiero imaginar a los policías de Barcelona vigilando todas las cabinas para ver a qué hora llamaban. Era otra cosa y creo que tiene su atractivo.

A nivel de documentación, ¿ha habido alguna dificultad? ¿Alguna cuenta pendiente?

La dificultad es que te retrotraes 30 años atrás. Hay que hacer cierta labor de investigación y, en algunos casos, sí que hemos tenido dificultades porque los familiares de las víctimas son muy mayores o habían fallecido. A veces hemos tenido que hacer una búsqueda exhaustiva para encontrar cosas que en ocasiones sí hemos encontrado y en otros, lamentablemente, no. Aun así, hemos encontrado alguna grabación que es fantástica.

¿Han hablado con los culpables de los casos?

Hay algunos que han fallecido y otros que están en libertad. Esa parte ha sido complicada porque los que están en libertad han recuperado sus vidas y son gente que, como dicen nuestros policías, en un momento dado se equivocaron, cumplieron su condena y a partir de ahí han cumplido con la sociedad. Que yo recuerde, no hay ninguno que haya participado en la serie.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba