Entrevista Dani Mateo: "A los cómicos nos hace mucha gracia la vida, el problema es que a otra gente no"

Dani Mateo
Dani Mateo COMEDY CENTRAL

Hablamos con Dani Mateo, que suma otro proyecto a su agenda como maestro de ceremonias del 'Roast' de Comedy Central que se estrena este domingo 13 de octubre a las 22:30 horas.

Nos cuenta sus alicientes para este formato, su opinión sobre la visita de Abascal a 'El Hormiguero', para qué si es útil y hay que escuchar a Twitter, y qué pensó cuando le ofrecieron 'Zapeando': "Les dije: ¿Sabéis quién soy? ¿No os habéis equivocado?".

Dani Mateo encaja perfectamente en una hipotética categoría de "cómico polifacético". Actualmente es colaborador de El Intermedio con humor político, presentador de Zapeando con humor blanco, ha volado más libre en la radio con Yu, y echando la vista atrás ha hecho monólogos, actuado en series e incluso, y no por que él quisiera, se ha ido de gira por los juzgados.

Hablamos con él antes de retomar otra de sus facetas, la de maestro de ceremonias de un formato mítico en la comedia como es el Roast, que él define como "monos tirándose mierda a la cara", y cuya nueva temporada estrena Comedy Central este domingo 13 de octubre a las 22:30 horas. Le acompañan Dani Piqueras como árbitro y como jueces JJ Vaquero y Marta Flich, con la que curiosamente compite cada tarde.

Su miedo al aceptar el proyecto de Zapeando, su explicación sobre por qué sí hay que hacer caso a Twitter según las circunstancias, y su opinión sobre la visita de Abascal a El Hormiguero, en una charla que acaba con contrapromoción: "La gente a la que no le guste esto, lo digo por vosotros y lo que os quiero, no veáis el Roast".

JJ Vaquero, Marta Flich, Dani Piqueras y Dani Mateo en el 'Roast'
JJ Vaquero, Marta Flich, Dani Piqueras y Dani Mateo en el 'Roast' COMEDY CENTRAL

¿Lo de ser maestro de ceremonias del 'Roast' es porque tenías demasiado tiempo libre?

Sí. Estaba trabajando, oí tintineo de monedas, y corrí hacia allí. Porque eso es lo que me mueve. La vocación. Cuando oigo monedas caer, voy hacia allí. Me mueve mi amor romántico a la comedia.

... No, en serio, es un lujazo presentar el Roast. Esto lo haría pagando. ¡Y soy catalán! Es cojonudo, es un programa de 10, os lo prometo.

¿Para un cómico es especial por la tradición que este formato tiene en Estados Unidos?

El Roast es en realidad una representación perfecta de cómo entendemos nosotros la comedia. Para mí, y para los cómicos con los que he hablado y creo que todos hemos llegado a la misma conclusión vital, la vida es una comedia. La gran comedia humana. Y los locos que nos dedicamos a la comedia, y que recibimos bastantes palos por ello, lo hacemos porque pensamos así. Y como la vida es una comedia, te puedes reír de ella. No es tan importante, sólo son vidas humanas, no somos tan importantes. A nivel cósmico, somos una puta mierda. Los cómicos en realidad somos un poco místicos, porque hemos entendido eso y nos descojonamos de la vida, nos hace mucha gracia. El problema es que a otra gente no [ríe].

¿Y qué les dirías a esos que no?

Yo quiero advertir desde aquí a esa gente: no nos veáis. Por favor, no vean el Roast. La gente a la que no le guste esto, lo digo por vosotros y lo que os quiero, no veáis el Roast. Somos monos echándonos mierda a la cara. Es así. Nos gusta eso, no miréis. Estamos masturbándonos, meándonos en la boca los unos a los otros... no miréis. No os va a gustar... Ahora, si te gusta, te lo vas a pasar de puta madre.

¿Otro de tus alicientes es que uno de los que combaten esta temporada es El Pequeño Nicolás?

Ouh yeah. Poco más que añadir. ¿Hace falta más prueba andante de que la vida es una comedia? ¡El Pequeño Nicolás! ¡Fuck yeah chaval!

¿Qué pensaste cuando te llegó la posibilidad de 'Zapeando'?

Pues me cagué por la pata abajo. Zapeando es un programón, pero evidentemente es un género de comedia que tiene mucha dificultad, como por ejemplo El Hormiguero. Es una comedia que tiene que ser divertida, arriesgada, contener chistes buenos, pero es un programa de tarde que tiene que poder ver la abuela, la madre y el hijo. Y ahí tenemos que hacer humor. Yo al final soy un profesional. Hago lo que me piden. Una cosa es lo que a mí me gusta, y otra cosa es lo que me piden. 

Y lo que a ti te gusta es la mierda por la cara, ¿no?

A mí me gusta la mierda por la cara. Pero no todos los días me echo mierda por la cara. Eso es a pequeñas dosis. Hay días que te apetece más mierda por la cara, y otros que te apetece ir con la cara limpia, lavá. Pues yo a Zapeando voy con la cara lavá. Y también lo disfruto muchísimo. El problema es que mucha gente cree que si te gusta un género de comedia, sólo te gusta ese género. Mentira. A mí me gustan todos los géneros de comedia, desde Chiquito de la Calzada hasta George Carlin. En Zapeando hacemos un género de comedia más blanco, más familiar, muy divertido. Y me lo paso como un enano. Pero me daba miedo.

¿Miedo por qué?

Porque mucha gente me identifica con el otro género de comedia. Como si sólo supiera hacer ese. Cuando vinieron a decirme si quería presentar Zapeando, yo se lo dije. Les dije: "¿Sabéis quién soy? ¿No os habéis equivocado?" [Ríe]. Y me dijeron: "Sabemos perfectamente quién eres, a diferencia de otra gente que no sabe quién eres". Esa gente me conoce muy bien, en Globomedia me conocen muy bien. Le debo muchísimo a esa productora porque ha sabido ver en mí a un tío con capacidad de hacer muchos géneros y muchas cosas diferentes, y disfrutar en todas. Me convencieron de que yo podía hacerlo bien.

Dani Mateo, en el plató de Zapeando
Dani Mateo, en el plató de Zapeando laSexta

¿Y cómo te estás viendo?

Ahí voy, todos los días intentando hacerlo bien, disfrutando mucho en el proceso y aprendiendo un huevo de mis compañeros. La gran suerte de Zapeando es que es un programa coral, no tiene un protagonista, es el equipo. Yo con Miki Nadal, Anna Simon, Lorena Castell, Cristina Pedroche, Quique Peinado; aprendo. Llevan seis años haciéndolo, y lo hacen de puta madre cada día. Una cosa que estamos haciendo muy bien, creo, es escuchar la opinión de la gente, porque al final el programa es suyo. Con lo cual, ¿qué tenemos que hacer? Pues lo que quiere la gente que ve el programa.

El cambio de 'Zapeando' a un tipo late show duró un día. Dijisteis que habíais escuchado a Twitter, que no había gustado, y que preferíais retomar el formato habitual.

Tal cual, sí.

¿Y en este caso sí está bien escuchar a Twitter? Porque si fuese por Twitter, tú estabas en la cárcel, o peor.

Muy buena pregunta, cabrón... [Se detiene]. Tiene sentido porque es un programa, no un ser humano. Para eso sirve Twitter. Tú creas un programa, lo emiten, y a la gente le gusta pero te dicen: le cambiaría esto. Twitter te da la oportunidad de escuchar a la gente y decir: claro que sí, ¿cómo lo quiere? Y lo cambiamos para ver si así gusta más. Y al final conseguimos que nos guste a nosotros, y a ellos. Para eso Twitter es cojonudo. 

Ahora bien, cuando Twitter sirve para decir "quiero que eliminen a esa persona. Quiero que la eliminen del mundo, no me gusta que exista. Soy un huevo, me llamo PacoSaiz83, y quiero que desaparezca el cantante de Def Con Dos. ¿Podrían hacerlo desaparecer? Gracias". Pues para eso no sirve Twitter, hijo mío. A ti no hay que escucharte Paco. Porque eres un huevo.

Un ejemplo concreto: la sección de Anna Simon comentaba Telecinco, y a muchos les recordó a 'SLQH'. ¿No podría seguir?

A mí me gustaba. Pero yo aquí no pinto nada. A la gente no le gustó, pues fuera la sección. Si estoy criticando al que quiere que desaparezca el de Def Con Dos porque le molesta, cómo me voy a empecinar yo en que esta sección os va a gustar por cojones. No hombre no. ¿No les gusta? Pues se hace otra cosa. 

Volviendo al Roast, por ejemplo, es diferente. Es un programa diferente. Porque Zapeando es un programa generalista, en laSexta, al mediodía, y tiene como ambición gustar al máximo número de gente posible. El Roast es para muy cafeteros. Con lo cual mi consejo es, lo reitero, si no les gusta... no lo vean. Señoras y señores, esto es como un pajote, no es bonito de ver. Como la masturbación, es muy placentera pero no es bonita de ver. A no ser que seas un pervertido, porque esto es para pervertidos.

Voy a hacer de Piqué: ¿Invitarías a Abascal al 'Roast' o a 'Zapeando'?

Vaya por delante que yo estoy loco. Que quede claro eso. Soy muy consciente de que mi opinión no es la mayoritaria, y que probablemente esté equivocado por la de hostias que me dan. Pero yo soy un fan absoluto y defensor a muerte, como si fuera una religión, de la libertad de expresión. De la comunicación. Y de hablar. Soy un talibán de hablar. Creo que nunca, en ningún caso, jamás, es malo hablar. Y escuchar, nunca es malo. Es malo pegarse, empujar a alguien al Metro, pero hablar nunca es malo. Porque así podemos todos saber cómo pensamos. Con lo cual, que Abascal vaya a El Hormiguero me parece fenomenal. Y que hable. Y así todos podemos saber cómo piensa. ¿Qué tiene eso de malo?

En 'El Hormiguero' ha batido récords, podrías llevarle a 'Zapeando' a ver.

Espera, que estoy pensando la respuesta... [Ríe]. Lo más probable es que nunca me encuentre con la situación. Imaginemos el momento en el que el asesor de prensa de Abascal se acercase a él y le dijese: "Abascal, después de divertirte en El Hormiguero, te vas a echar unas risas con Dani Mateo, el de la bandera". Y ahí no hay comedia [ríe]... Lo que sí le pediría de verdad a Abascal es que no vea el Roast, por favor. Abascal, vete a la montaña que eso sí lo disfrutas tú, ahí a montar a caballo.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba