Caso abierto en el "FIFA Gate" El FBI acusa a Mediapro de sobornar a la FIFA para los derechos del fútbol

Las cámaras de TV en la sede de la FIFA
Las cámaras de TV en la sede de la FIFA

Una investigación de la agencia norteamericana, ratificada por la Audiencia Nacional, demuestra que Gerard Romy, accionista y director de la matriz Imagina, "estaba al tanto y de acuerdo con el esquema de sobornos" a altos directivos del fútbol latinoamericano

Las investigaciones del FBI y la Fiscalía de Estados Unidos han determinado, en el marco del caso "FIFA Gate", que el accionista de Imagina Gerard Romy "aceptaba y/o facilitaba sobornos, comisiones ilegales y otros tipos de pagos ilícitos efectuados a funcionarios de la FIFA, y el blanqueo de los pagos y productos de los sobornos", como desvela El Confidencial.

El citado medio ha tenido acceso al auto de la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, en el que la agencia norteamericana acusa a la multinacional española Mediapro de sobornos de altos directivos del fútbol latinoamericano.

Gerard Romy posee el 12% de Imagina, matriz de Mediapro, mismo porcentaje que conservan tanto Jaume Roures como Tatxo Benet. El 64% restante se reparte entre Torreal (Juan Abelló) con un 22,5%, WWP con 22,5% y Televisa con 19%.

Sobornos por los derechos de TV

La investigación ha probado que varios funcionarios de federaciones de la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF) recibieron sobornos a cambio de otorgar los derechos televisivos de partidos de clasificación para el Mundial a Imagina. 

Estos sobornos se hacían a través de la empresa Media World LLC, filial de Imagina US, y según la investigación el máximo responsable de los mismos era Romy: "Gerard Romy, en su calidad de socio accionista de Imagina US y ejecutivo de Imagina Group, encargado de la supervisión de Imagina US, estaba al tanto del esquema de sobornos y estaba de acuerdo con el mismo".

Demuestran una mordida de 3 millones

Las averiguaciones detallan una "mordida" de 3 millones de dólares a Jeffrey Webb, mandamás de la AFC, que fue pagada a medias entre las empresas TUSA y Media World. Para justificar el pago, Romy ordenó  una factura falsa a través de Meadiluso, filial de Mediapro en Portugal.

Al conocer que el FBI había iniciado una investigación, Romy ordenó que Media World ya no abonase un monto adicional para cubrir el soborno. Mientras, Webb se declaró culpable de conspiración de crimen organizado, fraude, corrupción y lavado de dinero, por lo que fue suspendido de por vida por la FIFA.

Mediapro culpa a sus directivos americanos

El Confidencial ha preguntado a Mediapro por este caso, y la compañía ha explicado que siempre ha colaborado con las autoridades, exculpándose de responsabilidades al explicar que estos supuestos sobornos fueron realizados unilateralmente por los directivos americanos de la empresa, por lo que se decidió inmediatamente apartarlos de la gestión.

Los altos directivos Ricard Huguet y Fabio Tordin fueron suspendidos en diciembre de 2015, mientras que en la actualidad Gerard Romy ya no trabaja en el grupo, y se intenta vender su paquete accionarial para así desvincularse por completo de la compañía.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba