El presentador defendió su programa Iker Jiménez: "Decir que Cuarto Milenio es un programa de fenómenos paranormales es como decir que Arguiñano hace un programa de cocina vegana"

Iker Jiménez en Cuarto Milenio
Iker Jiménez en Cuarto Milenio

El presentador de Cuatro dedicó su habitual comentario a evaluar el cambio gradual de su programa, y a valorar tanto su labor como sobre todo la acogida y el apoyo del público

Iker Jiménez, en el habitual comentario que realiza al final de Cuarto Milenio, quiso defender el cambio del programa y cómo su público lo había aceptado y potenciado. Comenzó recordando la investigación que habían realizado la semana anterior en las dunas de Bolonia (Cádiz), poniendo en valor la cultura, y agradeciendo a Javier Pérez Campos y al resto del equipo aportarle perspectivas que él no tenía.

Esa introducción, y ese tema, le sirvió para explicar que "estas cosas no se cuentan mucho", y para explicar que "el misterio está mejor que nunca" por una razón principal: la cantidad de científicos que han ido al plató de Cuarto Milenio, pese a que muchos le llaman "programa de esoterismo".

"Si es un programa de esoterismo, es con mucha ciencia", defendió Jiménez, dejando claro al mismo tiempo que "no es que sea un programa científico, por supuesto que no, es una mezcolanza". El presentador prosiguió: "Decir que Cuarto Milenio es un programa de fenómenos paranormales es como decir que Arguiñano hace un programa de cocina vegana".

Agradeció a la audiencia contribuir al cambio

"Es un poco el estigma", reconoció Iker Jiménez, pero celebrando que "ese estigma está variando. Tengo es impresión, de verdad", explicando que ahora hay por ejemplo pueblos que reconocen sus casos de misterio y los potencian, los consideran "un plus".

"El misterio no quita, sino que añade", prosiguió el presentador, rememorando que antes "los que mandaban pensaban que esto desprestigiaba". Jiménez razonó que la situación mediática también ha cambiado, "y nosotros hemos contribuido, igual que otros compañeros", ya que antes los medios y publicaciones sobre el misterio sólo tenían publicidad de tipo esotérico, y las grandes corporaciones huían: "Los anuncios que ustedes pueden ver a lo largo de la emisión de Cuarto Milenio son de marcas de prestigio".

Defendió el misterio como vía del conocimiento

Todo ello le valió para reflexionar, a modo de conclusión: "El misterio no sólo interesa a cuatro individuos con la túnica, y las estrellas y la videncia. Eso no tiene absolutamente nada que ver. Es más, cuando algún periodista me dice estas cosas sobre esoterismo, misterios y lo paranormal; yo no renuncio para nada, al revés, hay cada vez menos. Por eso me interesa. Yo le digo: Mira, toda España podría una historia de misterio que atraería al público, y muchos de esos se quedarían en la red del conocimiento. Pocas cosas como el misterio como banderín de enganche para tener sed de cultura".

"¿Entonces el misterio es malo, tiene mala prensa, por qué?", se preguntó por último Iker Jiménez, exponiendo que "nosotros hemos tenido aquí cientos de científicos, y nunca hemos tenido a una vidente echando las cartas. ¿Por qué me llaman entonces esotérico algunos? No lo acabo de entender. Sin embargo, hay muchos programas que van muchos videntes, y no va ningún científico".

"A veces somos un poco víctimas de nuestros prejuicios, todos, cuando calificamos algo. Creo que gracias a ustedes, y a su interés, esto se va transformando. Porque si yo les hablo de algo y ustedes en lo que se llama minuto a minuto de la audiencia no muestran interés, y solamente quieren el fantasma, el Ovni, el Yeti o el vidente, sería un fracaso. O sea que no es tanto mi tozudez en que otros temas también son misterio, sino su aceptación de que esos temas hasta tienen a veces mucha más audiencia que el puro miedo. Por tanto, creo que estamos creando algo interesante", concluyó.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba