Vertele, en la grabación

Lo que no se vio de 'La Resistencia' especial con Piqué en La Caja Mágica

'La Resistencia', en la Caja Mágica con Piqué
'La Resistencia', en la Caja Mágica con Piqué MOVISTAR+

Vertele acudió a la grabación de este especial que se alargó dos horas, y que 'La Resistencia' ha dividido en dos entregas. Con Piqué de padrino y la excusa de la Copa Davis, contamos los detalles que no pudieron verse en pantalla y que hicieron de la primera vez del programa fuera del teatro una verdadera fiesta.

La Resistencia ha convertido sus dos últimas emisiones en un verdadero evento. El programa de #0 de Movistar salió por primera vez de su plató-teatro y lo hizo a lo grande, en la Caja Mágica de Madrid y con Gerard Piqué como padrino para promocionar la Copa Davis.

Vertele acudió este martes 12 de noviembre a la grabación de este programa especial que se alargó durante unas dos horas, y que ha sido emitido en dos partes. En la primera de este miércoles tuvo un desarrollo más habitual, con el lógico cambio de localización, y contó con la sección de Jorge Ponce y la entrevista a Piqué a la que se sumaron los tenistas Pablo Carreño y Diego Schwartzman.

Para la segunda parte de este jueves dejaron el enfrentamiento tenístico de Broncano y Piqué como capitanes y jugadores, acompañados por tenistas profesionales como Carreño, Schwartzman, Rubliov y Granollers; además de Ingrid García-Jonsson, Raúl Cimas, Arturo Valls y hasta una amiga del presentador llamada Olga, con la que él entrena.

De las 200 personas de público habitual, el programa pasó a tener que reunir un aforo de 1.500 para llenar medio Estadio Arantxa Sánchez Vicario, el segundo con más capacidad del complejo de la Caja Mágica. Algo que no le costó mucho, teniendo en cuenta que las entradas gratuitas que pusieron a disposición del público a través de las redes sociales duraron 58 segundos. Ni un minuto, cuales Rolling Stones.

'La Resistencia' ante 1.500 personas en La Caja Mágica
'La Resistencia' ante 1.500 personas en La Caja Mágica MOVISTAR+

Así se explica el nerviosismo que se respiraba en los exteriores de la Caja Mágica desde las 18:00 horas de la tarde, cuando una enorme cola de personas salía del recinto e hizo necesario que miembros de la organización estableciesen tres filas para reducir la longitud y no colapsar la acera del exterior.

Poco a poco fuimos entrando, con algo de retraso respecto a la hora inicialmente pensada, y al recorrer los pasillos de la Caja Mágica nos hicimos un spoiler desconcertante: ¿qué hacen tantos niños con gorra amarilla, metidos en una especie de tenderete, ensayando una canción coral? Jorge Ponce se encargó de solventar poco después nuestra duda.

Jaime Caravaca, el triunfal amo del preshow

Si algo caracteriza al late show de Movistar+ es la comunión total entre Broncano y el público, que se entrega a los códigos del formato en cada emisión. Pero eso no es algo que ocurra por combustión espontánea cuando el regidor avisa del inicio del programa, pues La Resistencia empieza mucho antes de lo que vemos en televisión.

Jaime Caravaca, el animador de 'La Resistencia'
Jaime Caravaca, el animador de 'La Resistencia' MOVISTAR

El culpable no es otro que Jaime Caravaca, el cómico que se encarga no solo de amenizar la espera de los presentes durante los preparativos de la grabación, sino también de poner a tono al público con un show que bien merecería su propio programa. Con la inestimable ayuda de los asistentes, el showman vaciló y 'jugó' con algunos "elegidos" desde sus butacas, que en esta ocasión estuvieron pobladas por más de un rostro conocido para la audiencia: desde Susi Caramelo, la revelación cómica de Movistar+ por sus reportajes en Las que faltaban, hasta "los putos amos" de la compañía y deportistas de Red Bull que ya habían pasado antes por el programa como invitados. La marca patrocinó este especial, como pudo verse en pantalla por la pequeña nevera entre Broncano y el sofá de los invitados, y también por la cantidad de público asistente que pertenecía a la empresa, y que al acabar se fue en autobuses fletados por la misma.

Esos minutos previos también sirvieron para ensayar uno de los momentos más señalados de la entrega que se emitió el miércoles: la entrada de 'Jorge Ponce I' como un emperador romano, con un mosaico de su cara vistiendo la grada. En pantalla salió redondo, pero lo que los espectadores no saben es que tras dos ensayos fallidos, estuvo a punto de ser cancelado. Afortunadamente para todos, lo del mosaico siguió adelante.

Tras el emperador Jorge fue el turno de la entrevista a Gerard Piqué, que nada más entrar bromeó sobre el estado en que estaban dejando la pista. El programa tuvo especial cuidado con la superficie, llegando a hacer que uno de los "voluntarios" que sacó Jaime Caravaca se quitase las zapatillas (que fueron lanzadas al público por el cómico) para demostrar que era monitor de gimnasio haciendo fondos. También instaló moquetas en todos los laterales para que las cámaras pudieran moverse. De hecho, una de ellas originó un pequeño problema puesto que se plegó y dejó "inmovilizada" una de las cámaras, sin que generase ningún problema para la producción.

Como los espectadores pudieron ver en pantalla, la entrevista a Piqué se desarrolló como habitualmente en el programa, mientras apostaba con Broncano qué tendría que "pagar" el perdedor de la competición tenística. En la parte final se sumaron Pablo Carreño y Diego Schwartzman, que pidieron ver la famosa caja de La Resistencia. Y poco después, Broncano les despidió para dar paso al tenis. El programa decidió "partir" la emisión en ese punto, sin que los que presenciábamos la grabación tuviésemos algún indicativo del cambio de entrega.

Risas raqueta en mano con Valls, Cimas e Ingrid

Lo más peculiar de estos dos especiales no fue solo el entorno, la Caja Mágica, sino las posibilidades que se le abrieron al programa con este cambio de plató. Hablamos de los partidos de tenis que capitanearon Broncano y Piqué y con los que presentador e invitado saldaron cuentas pendientes... aunque no sabemos si el punto final está escrito. Fueron un total de tres encuentros en los que los allí presentes no solo se echaron unas risas, sino también pudieron disfrutar de tenis de calidad.

El resultado ya se ha visto en televisión, pero los preparativos fueron incluso más cómicos. Que se lo digan a Ingrid García-Jonsson, que confesó no haber cogido nunca una raqueta y entró en "pánico" antes de enfrentarse a Diego Schwartzman y Raúl Cimas. Algo de miedo también pasó su compañero de dobles, el ruso Andréi Rubliov, que al principio ni siquiera aparecía y sobre el que Castella bromeó que al ver lo que le esperaba se había ido rumbo al aeropuerto. Al final estuvo, aunque le costó entenderse con su compañera pese a los intentos de ambos. Y aunque era su rival, el tenista del equipo argentino también trató de integrar a la actriz con una clase intensiva que al menos sirvió para que pudiera devolver algún golpe.

Broncano, Ingrid García-Jonsson y Rubliov, en el primer partido
Broncano, Ingrid García-Jonsson y Rubliov, en el primer partido MOVISTAR+

Los buenos los dieron los jugadores del equipo español Granollers y Carreño, quien quiso cambiar a Broncano por su entrenador oficial, que andaba por las gradas. Y muy cerquita de Sasha, el más pequeño de los Piqué. Los tenistas profesionales se lo tomaron en serio, al menos todo lo que se podía teniendo como juez de silla a Ponce y sus peculiares reglas.

Y como en todo buen torneo que se precie, no faltaron los piques: el de Raúl Cimas con Broncano, al que echó en cara enfrentarse al #23 del mundo... hasta que el presentador le indicó que su pareja ocupa mejor puesto en el ranking ATP, el #14. El del mismo Cimas con Rubliov... que acabó ganando el cómico. Y el de Gerard Piqué con el mundo, pues no le gusta perder ni a las canicas.

Broncano y todos sus invitados, despidiéndose del público al acabar
Broncano y todos sus invitados, despidiéndose del público al acabar MOVISTAR+

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba