Entrevista

María Pujalte, la nueva profesora "borde" de la TV: "Mi personaje va a saco"

"Merlí: Sapere Aude"
"Merlí: Sapere Aude" (Foto: Movistar)

La actriz emprende una nueva aventura cargada de filosofía en "Merlí: Sapere Aude"

'Merlí: Sapere Aude',  el spin-off de la exitosa serie, acaba de finalizar el rodaje de su primera temporada. Los nuevos episodios, que llegarán en diciembre en diciembre de la mano de Movistar+, contarán las andanzas del personaje Pol en la universidad como estudiante de Filosofía. 

En la facultad se encontrará con María Bolaño, una catedrática de Ética con una fuerte personalidad que, quizás, conseguirá convertirse en un nuevo referente para Pol. María Pujalte será la encargada de dar vida a la docente y de mostrar como la brillantez intelectual esconde, en ocasiones, una sombría situación personal.

¿Cómo recibiste la oportunidad de hacer este personaje?

Hice una prueba para Movistar y, afortunadamente, me seleccionaron. Era muy fan de la serie, de 'Merli', entonces me hacía especial ilusión. Y el personaje es un bombón.

¿Cómo es su personaje?

El personaje es María Bolaño, la catedrática de Ética, y es una mujer con mucho carácter, con un discurso muy armado, con mucha cabeza, muy inteligente... Pero en un momento vital un poco tremendo, bastante malo. Toda esa brillantez que tiene en las clases luego, poco a poco, deja ver cómo está ella humanamente.

¿Es una sustituta del personaje de Merlí?

Bueno, Pol coge el legado de su maestro, Merlí, y decide estudiar Filosofía por la enorme influencia que ha tenido en él. Él está un poco con el luto de haber perdido a su profesor y busca qué profesora puede ser un referente para el, alguien que le provoque. En ese sentido, sí que va a haber un encuentro porque María Bolaño se va a dar cuenta de que es un alumno brillante, que piensa, y que ahí hay madera.

¿Cómo es la relación de su personaje con su hija Laura?

Creo que ella se ha empeñado en educarla para que fuera lo más independiente posible, para que pudiera desenvolverse en la vida sola y tuviera la máxima autonomía. Esto entra en discusión con su exmarido, que tiene otro grado de protección con su hija, y ahí hay problemas. La relación con Laura es muy buena. Se lo pasan muy bien juntas, a la hija le gusta estar con su madre... Hay un vínculo muy bonito. Quizás es la parte del personaje donde vemos la ternura de Bolaño, su manera de manifestar el cariño, cuando la vemos más delicada, más frágil.

¿Cómo ha sido trabajar con la actriz?

Era la primera vez. No había tenido nunca un rodaje con una persona con síndrome de Down y es especial, es distinto. Es una experiencia muy curiosa, se trabaja de otra manera, es algo más sencillo y tienes que establecer una conexión muy emocional. Ella reacciona en seguida a lo emocional, es más bonito sentirlo que verlo. En el equipo todos la arropamos y hay unas escenas muy bonitas entre las dos que fue una pasada rodarlas.

La relación de Merlí con Pol era buena, pero también le metía caña, ¿sucerá lo mismo con Bolaño?

Bolaño es un personaje subidito, sí. Es una mujer muy cañera porque está en un momento muy autodestructivo. Son esos momentos en los que tú no quieres ver lo que te está pasando y te revuelves como gato panza arriba. Esta es una cañera que, aunque la evidencia la tenga aquí, ella es “superwoman”. Es una tía muy inteligente y a los alumnos, en la asignatura de Ética, tiene como objetivo despertarles la conciencia y que tengan pensamiento crítico, reflexionen... Ya va implícito en la materia que hay que jalear un poco a los críos, pero ella es tremenda. En la primera clase ya dice: “Bueno, a ver los que quedan”. Va a saco y es borde, es muy divertido interpretarla.

Ha participado en series que, con el tiempo, han ido adquiriendo relevancia, ¿tiene la sensación de que esta puede convertirse en uno de esos grandes títulos?

Yo creo que 'Merlí' ya lo es. Me pegó un subidón cuando supe que iba a participar en ella. Todo lo que pasó fue muy bonito, de cómo empezó y después como, a partir de las plataformas, fue llegando a Sudamérica. Lo que quiero es que, como me lo estoy pasando tan bien y es una serie tan bien escrita, que pase lo mismo. Que la gente se apasione otra vez, que le atrape y que quiera seguir viéndola para tener más temporadas.

¿Qué le pareció 'Merlí' cuando lo vio?

Me tragué 'Merlí' en dos semanas. Empecé a verla y para mí era una serie muy distinta de otras de adolescentes de instituto, de contar lo tremendo de la adolescencia. Me parecía que era una ficción muy auténtica, me creía todo lo que estaba viendo, era lúdica, tenía mucho sentido del humor... y mucha verdad en los diálogos. Me sorprendió muchísimo y Francesc Orella era un personaje total, bestial. La vi con mucha alegría, porque como actriz cuando ves algo en la ficción de tu país dices: “Qué bien, qué bien hecha está, qué chulo”. Entonces por eso yo pienso que es un sueño hecho realidad, porque ahora estoy yo aquí, es una maravilla.

¿Ha aprendido catalán durante el rodaje?

Me da un poco de vergüenza. Lo entiendo muy bien, no tengo problema, pero te da palo. Intento decir frases, pero poco a poco.

Hay que decir que en esta serie los profesores y las profesoras carismáticas no han acabado bien...

La Bolaño o pega un volantazo en su vida o... Yo no quiero hacer spoiler, pero ella está un poquito ahí al límite. Pero no, yo hablaré con Héctor y le diré que no me mate, que haga más temporadas.

Con Merlí, el aula era el punto de reunión, ¿qué papel jugará el lugar en esta ocasión?

Sí, las clases que da esta mujer son bastante intensas. Por un lado, plantea cuestiones éticas sobre el amor, el dinero, la belleza, la muerte, el hedonismo... y al mismo tiempo sirve para verla ella, por este momento en el que se encuentra. Habrá muchas maneras de dar clase por su contexto, que no puedo desvelar. Ya he rodado dos y había cien personas en la clase.

Y es que entraban, tú te ponías a proponer debates y los chicos se implicaban. Al final, la ética está planteando todo el rato situaciones que te hacen pensar. Me lo he pasado muy bien estudiándolas y memorizándolas, he podido aprender un poquito. Luego lo piensas más que a lo mejor otros textos, son clases muy bonitas y muy interesantes.

¿Le hubiera gustado tener una profesora como su personaje?

Ella es una buena profesora. Es una tía a la que le gusta dar clase, le apasiona, le pone. Lo que no quiere es tratar a los chicos como si fueran niños, va a la contra. No va a estar pasando lista. Es dura, porque todo es un buenrollismo bárbaro, pero está ahí si alguien despunta o se empeña ella es una docente vocacional y apasionada.

¿Cree que el público cogerá tanto cariño a María Bolaño como a Merlí?

Uy por Dios, es que yo idolatraba a Merlí. Espero que sí, que sea comprendida. También es muy cachonda, suelta unas perlas que dices: “Vaya tela”. Tiene mucho sentido del humor y es muy sarcástica. A Pol le gusta. Desde el primer día le recuerda un poco a esa manera que tenía Merlí de tratarlos y de decirles: “¿Pero qué te pasa? ¡Espabílate!”.

¿Vivirá María Bolaño el amor con tanta intesidad como lo hacía Merlí?

Su vida personal la vamos a ver. La presentan en la Universidad y luego va dando más información de cómo está, de cómo vive ella, quién es su hija, si familia, su exmarido... Se la ve en casa y se ve todo lo que tiene en la cabeza, que está relacionado con todo lo emocional, el sexo y todo lo demás.

¿Ha seguido al pie de la letra el guion o ha habido momentos para la improvisación?

Los guiones son una joya. Héctor te dice: “Si ves algo, dímelo y lo cambiamos”. Pero es que dices: “¿Pero yo qué voy a cambiar aquí?”. Cuando algo está tan bien escrito, es inteligente y tiene ritmo se nota mucho en la memorización. Te resulta mucho más fácil porque todo tiene un recorrido, como si fuera algo musical.

Te das cuenta de que estás hablando de Schopenhauer, de Nietzsche... y te lo aprendes en seguida. Es por lo bien que está escrito. Los diálogos son ingeniosos, no hacen concesiones, no se ponen buenistas, cuentan lo que tienen que contar. No ha habido que cambiar nada.

Cambiando de tema, hubo una serie que dejó huella, incluso fue adaptada en USA, que  es 'Los misterios de Laura'. ¿Le gustaría resucitarla?

Eso sería una maravilla. Es una pasada. Ya hacen como diez años que arrancamos la serie, en diciembre once desde que empezamos a grabarla. A mí no me parece mala idea. Una Laura ya con los niños en la mili, senior. Estaría genial, era una serie estupenda. El público la veía muy bien, como una ficción entretenida, blanca, familiar... eso es lo que más me llega de la gente.

¿Qué más proyectos tiene aparte de 'Merlí'?

En septiembre u octubre grabaremos más capítulos de 'Vota Juan', de la segunda temporada, que está en TNT y Movistar. También me lo paso muy bien, nos divertimos mucho.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba