Crítica VERTELE La noche de Rober, qué difícil es hacer entretenimiento blanco sin un formato definido

Imagen de La noche de Rober en su estreno en Antena 3
Imagen de La noche de Rober en su estreno en Antena 3 Antena 3

El nuevo programa de Antena 3 llegó cargado de buenas intenciones, aunque no todas funcionaron de la misma manera. Una apuesta diferente para el viernes noche que evidenció, por momentos, su lógica falta de rodaje

Entretener al espectador durante dos horas casi ininterrumpidas es el difícil reto que este viernes ha tenido por delante 'La noche de Rober'. Un objetivo que el nuevo programa de Antena 3 no ha terminado de completar, quedándose a medio camino con momentos destacados y otros más fallidos. 

El formato ha evidenciado la falta de rodaje propia de un estreno. Algo que también se ha notado en su presentador, un Roberto Vilar avalado por su éxito en Galicia y que en su debut en Atresmedia no ha hecho gala de la vis cómica que se esperaba de él. 

En su lugar, ha optado por ceder el protagonismo a sus famosos invitados. Primero a Dani Martín, quien ha tirado de tablas y carisma para dar pie a una entrevista sincera y divertida. Incluso entrañable cuando el programa ha recreado su habitación de adolescente, con objetos personales incluidos.

Los shows americanos, gran influencia de 'La noche de Rober'

El ex de 'El canto del loco', como decimos, ha sido el protagonista absoluto de este primer y acertado tramo de emisión. No solo por su conversación con Vilar, sino por los juegos que ha protagonizado a continuación. Un cambio de tercio que al formato le ha sentado regular, con unas pruebas que no han terminado de funcionar y donde el programa ha sufrido un bajón y una pérdida de interés con respecto a su arranque.

Además, este segundo tramo ha dejado constancia de sus diversas influencias norteamericanas. Y es que los shows de Jimmy Fallon y Ellen DeGeneres se presentan como dos de los grandes espejos donde se ha mirado, adaptando sin pudor algunas de sus ideas. Por ejemplo, el susto que han recibido Alfred y Amaia tras ver cómo salía una persona disfrazada de la mesa que tenían al lado, un clásico del programa de la presentadora norteamericana. 

En cuanto a nuestros representantes en Eurovisión, ambos se han sometido a varios juegos que han ganado en interés gracias a su predisposición y espontaneidad, especialmente de una Amaia que no habrá defraudado a sus seguidores. 

Música en directo y colaboradores con poco peso

Ella y Alfred han terminado interpretando el programa igual que lo ha comenzado Dani Martín: cantando en directo (dentro de que el programa es grabado). Una apuesta por la música que supone un punto a favor de un formato donde a Vilar -que no ha podido evitar emocionarse en el arranque, mostrando una naturalidad que es de agradecer- está acompañado por una serie de colaboradores de paso efímero e intervenciones esporádicas, como es el caso José Corbacho, Leo Harlem y Anna Simon.

Más protagonismo ha tenido en esta primera entrega Silvia Abril, cuyas imitaciones de 'La madre de José' y de Disco, la bailarina a la que interpretó en Eurovisión 2008 junto a Rodolfo Chikilicuatre, han dejado momentos surrealistas e, incluso, desconcertantes para unos Dani Martín y Alfred que no sabían dónde meterse. 

La predisposición de los invitados, un aspecto clave

Y es que ese punto de incomodidad para el famoso también está presente, lo que puede resultar peligroso según qué invitados vayan al programa. Porque en su primera emisión, 'La noche de Rober' ha dejado claro que depende mucho de la actitud con la que los invitados vayan al plató. Un aspecto en el que puede recordar a 'El Hormiguero', con la diferencia de que el programa de Vilar, al menos por lo visto en su debut, promete realizar entrevistas más interesantes de las que suelen verse en el de Pablo Motos. 

También dura más, claro. Y en cuanto a la duración, también hay que tener en cuenta que en su estreno apenas ha tenido anuncios. Circunstancia que ha facilitado un mayor ritmo, pero que es de esperar que esto desaparezca en mayor o menos medida a partir de la próxima semana. 

Una próxima emisión donde comprobaremos si 'La noche de Rober' empieza a definir su apuesta, donde por ahora las entrevistas han dejado un mejor sabor de boca que el puro entretenimiento, donde sus ideas no han terminado de cuajar. En este último apartado donde se haya el principal margen de mejora de una propuesta que, con sus virtudes y sus defectos, se presenta adecuada para el viernes noche, menos exigente a nivel televisivo a estas alturas de la temporada.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba