VERTELE, en Conecta Fiction Las series españolas, un “ciclón” con algunas sombras

El Ministerio del Tiempo
El Ministerio del Tiempo

José Huertas, director general de GECA, hace una radiografía del estado actual de la ficción nacional

Las series de televisión son las protagonistas de la primera edición de Conecta Fiction, un evento destinado a la proliferación de acuerdos de coproducción entre Europa, América Latina y Estados Unidos que se celebra esta semana en Santiago de Compostela.

La ficción nacional se ha situado en el centro de los eventos de la primera jornada en esta cita a la que asiste Vertele. José Huertas, director general de GECA, ha sido el encargado de poner en relieve las luces y las sombras de nuestras series ante profesionales de más de 20 países.

Pese a que los datos de audiencia se han visto reducidos considerablemente en los últimos años, fruto del nacimiento de nuevos canales y plataforma para el consumo de televisión, el 60% de los formatos que más espectadores congregan frente a sus televisores siguen siendo series. Estas han tenido un 50% de porcentaje éxito en la actual temporada televisiva -por encima del 25% de acogida de los programas de entretenimiento- según los datos expuestos por Huertas.

La ficción nacional, un “ciclón” que ha arrasado con las series internacionales en abierto

En este panorama, este año se han realizado 21 estrenos de ficción, 11 de ellos en cadenas nacionales y 10 en autonómicas. Todos ellos a cargo de productoras independientes, que actualmente se encargan de más de 11.500 horas de emisión en abierto.

Se trata de un paisaje en el que las series internacionales se han visto expulsadas de la televisión en abierto. Hace apenas una década, las ficciones estadounidenses tenían peso en las parrillas. Hoy, su emisión está relegada a canales de pago y de la TDT. No obstante, esta no es una tendencia atípica: “Ocurre prácticamente en todos los países, la ficción nacional se “come” a la más lejana”, apunta Huertas.

A pesar de haber desaparecido del prime time de las cadenas generalistas, la ficción internacional ha dejado una huella patente en muchos de los productos que se consumen actualmente en televisión. Las series nacionales han incorporado tendencias internacionales con estándares de producción a la altura de los principales mercados televisivos. Ejemplo de ello son “Vis a vis”, “Pulsaciones” y “El tiempo entre costuras”.

Las coproducciones internacionales también son una fórmula relativamente recurrente. “La reina del sur” es el caso más exitoso de los últimos años. Otras como “Alatriste” han funcionado de manera discreta.

La duración y los nuevos canales, las sombras de las series españolas

Numerosas series españolas han triunfado y siguen haciéndolo fuera de nuestras fronteras. No obstante, José Huertas hace especial hincapié en uno de los grandes problemas de la ficción nacional en el mercado: la duración de los capítulos “brutalmente anárquica e imposible para la venta”. El directivo señala que es un inconveniente “muy endémico” que las productoras terminan resolviendo realizando versiones diferentes de una misma serie: una para emitir en España y otra para su difusión internacional.

A nivel creativo, por contra, también influye que el mercado de las series nacionales está muy enfocado a un target familiar, mayoritario, algo que reduce considerablemente la capacidad de presentar proyectos diferentes y originales.

En ese sentido, proliferan las series lineales que tienen por concepto un cierre predeterminado. A diferencia de lo que ocurría en los últimos años, en los que la ficción nacional gozaba de un número relevante de proyectos de larga duración, actualmente las series que se producen tienen un recorrido menor, rotan con mayor velocidad.

Otra de las sombras particulares de la ficción española viene de la mano de los nuevos canales de la TDT, que no solo no han impulsado a la ficción, sino que han contribuido, de acuerdo con Huertas, a que se estrenen menos ficciones que antes del apagón analógico. Y es que en estos 7 años se han producido 110 series en España, solo 4 de ellas para los nuevos canales de la TDT.

En el lado contrario encontramos la televisión de pago, que ya ha empezado a apostar fuerte por la producción propia. Un ejemplo notable es Movistar+, que tiene 4 productos en marcha para este curso y otras 10 series originales para la temporada 2017-2018. “Estamos con ello un poco más cerca de las tendencias internacionales, con los productos de calidad en las televisiones de pago”, concluye Huertas.

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba