Una constante en cada retransmisión El "taladro" de Luque con las autopromos de Mediaset durante los partidos

José Antonio Luque, en una foto promocional para el Mundial
José Antonio Luque, en una foto promocional para el Mundial Mediaset

Vaya por delante que no es cosa suya sino impuesto por el grupo, pero el periodista está llamando la atención en este Mundial por interrumpir constantemente sus propias narraciones para promocionar series y programas. Promociones que realiza exactamente con las mismas palabras, repitiendo el mismo mensaje infinidad de veces en cada jornada de campeonato

Emitir el Mundial de Rusia es sinónimo de audiencias millonarias en televisión. Telecinco y Cuatro bien lo están comprobando en estos primeros días de campeonato, donde hasta el partido menos atractivo está reuniendo a un importante número de espectadores frente al televisor. 

Cada encuentro se ha convertido, por tanto, en una oportunidad de oro para Mediaset a la hora de promocionar sus contenidos. Oportunidad que el grupo no está desaprovechando, como así han podido comprobar los aficionados a través de una voz, la de José Antonio Luque

Todos los narradores, ya sean de Mediaset, Atresmedia o TVE, se ven a menudo obligados a cortar el ritmo de sus narraciones para promocionar series o programas del grupo para el que trabajan. Antonio Esteva lo ha hecho en cada partido de la Champions League en Antena 3, al igual que Juan Carlos Rivero en La 1 con cada encuentro de 'La Roja'.

En ambos casos, entre retransmisión y retransmisión pasan días, semanas e, incluso, meses. Una distancia temporal que deja en anécdota estas, a menudo, molestas interrupciones publicitarias. Sin embargo, con Luque se están produciendo en formato "maratón" debido al comprimido calendario del Mundial, con 3 y hasta 4 partidos por jornada.

Mensajes promocionales que se repiten partido tras partido

Así ocurrió este mismo sábado, donde el periodista de Mediaset narró 3 encuentros en directo: El Francia-Australia (12:00 h, Telecinco), el Argentina-Islandia (15:00 h, Cuatro) y el Croacia-Nigeria (21:00 h, Telecinco). Y todos ellos con dos objetivos: contar lo que estaba ocurriendo sobre el terreno de juego y, de paso, promocionar 'La Verdad', 'The Good Doctor' y el debate final de 'Supervivientes'

"Ya queda menos para descubrir el secreto de Paula", se pudo oír al narrador en cada uno de estos partidos en referencia a la serie protagonizada por Elena Rivera. "Este verano tienen una cita con 'The Good Doctor', la nueva serie de éxito de los creadores de 'House'", comentó en relación a la próxima ficción norteamericana de estreno de Telecinco"Nos hemos quedado con más ganas de 'Supervivientes', por eso no se pierdan el 'Debate final' del domingo y las 'Cuentas pendientes' del lunes", dijo a su vez sobre las últimas emisiones programadas del reality. 

Una "matraca" autopromocional tan intensa que, a buen seguro, se habrá quedado en la cabeza de los aficionados como el penalti anotado por Griezmann o el errado por Messi ante Islandia. Una falta de mesura que, como decimos, tiene su razón de ser en las millonarias audiencias que generan estos partidos. Además, en el caso de 'La Verdad' le interesa especialmente promocionarla dado que mañana se enfrentará al estreno de 'El cuento de la criada' en Antena 3. 

Esto en cuanto al sábado. En cuanto al domingo, lo cierto es que el ritmo de autopromociones bajó, aunque sin dejar de estar presente. Con Manu Carreño realizando menos durante el Brasil-Suiza que narró en Telecinco, las labores de promoción volvieron a recaer sobre Luque, que cambió los contenidos del día anterior por el 'Chester', el décimo aniversario de 'Mujeres y hombres y viceversa' y el estreno de la nueva edición de 'Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition'. En los tres casos, promocionándolos exactamente con las mismas palabras durante el Costa Rica-Serbia y el Alemania-México. 

Las autopromociones, molestas para narradores y aficionados

Hay que aclarar que realizar estas autopromociones en pleno partido no debe ser del agrado del narrador, que seguramente preferirá hablar de lo que ocurre sobre el césped que interrumpir una jugada para anunciar otra emisión de la cadena. Sin embargo, no tiene otra opción que hacerlo. 

Distinto es para los espectadores molestos, que pueden recurrir a sincronizar la imagen con el sonido de la radio. Para su desgracia, por el camino se pierde el sonido ambiente del estadio, lo que empobrece el seguimiento del encuentro. De ahí que, en definitiva, narrador y aficionados no tengan más remedio que aguantar, cada uno desde su posición, las incesantes autopromociones que Mediaset ha decidido introducir en cada partido del Mundial. 

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba