'The Island with Bear Grylls': el reality de supervivencia más duro (y polémico)

Una remota isla del Pacífico ha sido el escenario del último reality emitido por Channel 4: The Island with Bear Grylls.

El reto de Grylls –aventurero conocido en España por El último superviviente, emitido en Cuatro y en Discovery Max- ha consistido en juntar durante un mes a 13 hombres (solo hombres) en una inhóspita isla para comprobar si el individuo moderno ha perdido la habilidad de cuidarse a sí mismo al verse despojado de sus habituales comodidades.

El “experimento” -que así lo llaman- arranca tras solo un día de entrenamiento en prácticas de supervivencia, ejercicios que más pronto que tarde tienen que poner en práctica al verse solos, sin más ropa que la que llevan puesta y con agua para solo un día. Tres machetes y tres cuchillos son las únicas herramientas que el programa les deja, aunque misteriosamente van apareciendo en la orilla, redes de pesca, cazuelas viejas, y otros ‘desperdicios’ que ayudan al grupo a crear su hábitat.

The Island muestra las consecuenciasdel hambre, minando la moral de los participantes, creando fricciones entre ellos y alterando su aparato digestivo, hasta el punto de mostrar al detalle cómo uno de los hombres ha de hacerse un enema con un trozo de manguera encontrado en la playa.

Hasta aquí (salvando el hecho de que no hay nominados ni expulsiones) podría parecer un Supervivientes más, pero el formato de Shine ha mostrado un punto original que sin embargo, es el que le ha costado también algunas críticas: no cuentan con operadores de cámara, sino que son los propios participantes los que se graban.

¿Y cuál es el problema? Que los que graban son cámaras profesionales con experiencia en programas de supervivencia. En total son tres los ‘infiltrados’ que hacen de cámara: un director de documentales en zonas de conflicto, un experimentado director de programas de televisión (incluidos de supervivencia) y un cámara especialista en programas de aventura. Además, un cuarto participante es un técnico de sonido con 18 años de carrera y experiencia en entornos hostiles. Con este equipo en la isla, ¡quién necesita más!

Esta profesionalización del grupo es lo que ha molestado a algunos espectadores británicos, a los que desde un primer momento se le ha vendido que los “colaboradores del experimento son 13 hombres normales, sin experiencia previa en ambientes salvajes”.

Ante esto, la productora y el propio Grylls -que no es ajeno a la polémica ya que en El último superviviente se le acusó de hacer creer que sobrevivía en la naturaleza cuando de verdad se alojaba en hoteles-, se han defendido diciendo que el perfil de cada participante está publicado en la web de la cadena y que durante la emisión se hacen constantes alusiones a sus profesiones.

Sea como fuere, hay otro asunto que ha generado controversia, y es lacolocación intencionada de dos caimanes durante la grabación, uno para ambientar y otro para alimentar al grupo; una matanza televisada y cruel que hizo llorar a un par de robinsones y a medio Reino Unido. Quedó claro que el hombre moderno se vuelve un ser primitivo a la hora de saciar sus apetencias.

Y la historia se repetirá. Sus 3 millones de audiencia media han animado a Channel 4 a renovar. En 2015 habrá segunda temporada, y esta vez parece que será solo de mujeres.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba