Polémica La AUC denuncia ante Ciencia y Tecnología a las TV que emiten programas nocturnos de adivinadores

La Asociación de Usuarios de la Comunicación afirma que estos espacios incumplen claramente la Ley de la Televisión sin Fronteras, la cual considera ilícitas la publicidad y la televenta "que apelen a la superstición"

La Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) ha presentado una denuncia ante la Secretaría General de Comunicaciones contra las cadenas de televisión que emiten espacios en los que los adivinadores ofrecen sus servicios, por considerar que se trata de un tipo de televenta ilícita prohibida por la Ley, según informa Europa Press.

Según un comunicado la AUC, este tipo de mensajes comerciales en los que conocidos adivinadores prometen tanto el "conocimiento del futuro" como el "éxito", la "felicidad" o el "cumplimiento de los deseos más íntimos", a través de la llamada a un 906 o de la conexión a una página Web, incumplen claramente la Ley de la Televisión sin Fronteras, la cual considera ilícitas la publicidad y la televenta "que apelen a la superstición".

Asimismo, señala que la Ley General de Publicidad, considera publicidad engañosa "la que induce o puede inducir a error a sus destinatarios, pudiendo afectar a su comportamiento económico", señalando como uno de los criterios de ese engaño la falsedad en los "resultados que pueden esperarse" de la actividad publicitada.

Un gasto elevado

La Asociación recuerda que los mensajes comerciales de adivinadores no sólo son engañosos, sino que además generan en determinados segmentos de consumidores desembolsos económicos a veces ser muy elevados. Hay que pensar que el coste de llamada a un 906 puede oscilar entre 0,36 y 0,81 euros por minuto.

La denuncia presentada por la AUC solicita una sanción contra las cadenas de televisión por emitir esos anuncios en su banda nocturna, y espera con ello erradicar de la pantalla esta publicidad esotérica que abusa de la buena fe de los consumidores.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba