Elecciones anticipadas La Academia de Televisión tendrá nuevo Presidente en octubre

Sustituirá a Ignacio Salas, que renuncia

La X Asamblea General de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión ha ratificado recientemente el acuerdo de la Junta Directiva de convocar elecciones anticipadas, según informa la ATV en su web oficial.

Los comicios para la elección de un nuevo presidente y la renovación de la Junta Directiva se celebrarán el próximo 24 de octubre mediante el sistema de listas abiertas. El calendario de las elecciones de la Academia de Televisión tiene los siguientes plazos:

- 1 al 21 de septiembre. Presentación de candidaturas

- 22 de septiembre. Proclamación de candidaturas

- Hasta el 5 de octubre. Presentación de programas electorales

- 24 de octubre. Jornada de votaciones en la sede de la ATV

Los comicios de la Academia permiten el voto por correo, de cuyos plazos se informará próximamente una vez que quede constituida la Junta Electoral. De otro lado, la Asamblea aprobó por unanimidad las cuentas y la auditoria de 2005 así como el presupuesto para 2006.

No más de dos legislaturas

Según los estatutos de la ATV, el cargo de presidente de la institución no podrá en ningún caso extenderse más allá de dos legislaturas. De esta forma, Ignacio Salas dejará su actual cargo como máximo representante de la Academia para abrir paso a un nuevo presidente en una legislatura que arrancará en octubre de 2006, coincidiendo con el cincuentenario del nacimiento de la televisión en España.

El proceso electoral por el sistema de listas abiertas que aplica la ATV necesita que cada candidatura a la presidencia acompañe los nombres de 14 miembros para optar a vocales de la Junta Directiva. En este sentido, la institución contribuirá a facilitar en todo momento a los posibles interesados la formación del máximo número de candidaturas.

Renuncia de Salas

A finales del pasado febrero, la renuncia al cargo de Ignacio Salas, presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión (ATV), abrió una crisis en el seno de la institución, que se preparaba para celebrar el 50 aniversario de la llegada de la pequeña pantalla a nuestro país.

A Salas, que aseguraba que había anunciado su marcha con tiempo "para ayudar a que la transición no sea traumática", aún le quedaban dos años de mandato pero decidió irse, entre otras cuestiones, porque ninguna cadena quiso emitir la ceremonia de entrega de los premios de la Academia.

La Academia nació en 1997 como institución sin ánimo de lucro, impulsada por un grupo de profesionales liderados por Jesús Hermida, presidente-fundador de la organización. A la Academia pertenecen, según los datos facilitados por la ATV, unos 800 profesionales y, entre sus objetivos está "la promoción y defensa de la imagen pública de los profesionales de la televisión" y "el reconocimiento de los proyectos más destacados que sirvan como incentivo para la industria audiovisual".

Ceremonia de Premios no televisada

El pasad abril, la imposibilidad de que se retransmitieran sus premios anuales fue el motivo final por el que Ignacio Salas, presidente desde el año 2000, haya decidido irse antes de tiempo. Salas ha sido el primer presidente de la Academia elegido por los miembros de la institución. Fue designado para cuatro años y en 2004 volvió a imponerse en unas elecciones en las que la suya fue la única candidatura. Hasta entonces, los máximos responsables del organismo -Hermida primero y Antonio Mercero, después- fueron designados sin proceso electoral.

La institución señaló que "la ceremonia de entrega de los VIII Premios de la ATV no tendrá retransmisión televisiva". Y añadió: "Ninguna cadena ha aceptado hacerse cargo de la emisión de los galardones este año en el que la tele llega al medio siglo de vida".

"La Academia entiende que esta postura de los operadores responde al hecho de que ninguna desea que a través de sus pantallas se entreguen premios a profesionales y programas de la competencia", aseguraba la Academia.

Ignacio Salas lamentaba que la Academia fuera una institución "sin respaldo" y aseguraba que preferiría que los premios no tuvieran que emitirse, aunque reconoció que los derechos de retransmisión le sirvieran a la institución "para sobrevivir".

Los premiados son elegidos por los académicos y la ATV entregó sus premios a finales de abril, como viene haciendo desde hace ocho años. Buscó un patrocinador para que, aunque no se vieran por televisión, la ceremonia de concesión de los premios pudiera celebrarse en una carpa instalada en la Ciudad de la Imagen. No lo encontró por lo que la Academia los entregó en una cena "sin espectáculo".

En esta edición, el presidente-fundador de la Academia, Jesús Hermida, recibió el Premio Toda una Vida.

En la edición 2005 de los galardones, que TVE ha retransmitido en los últimos años excepto el último, hubo numerosos fallos técnicos que provocaron una agria polémica entre la Academia y la pública. Esta última advirtió que no volvería a retransmitir la ceremonia a menos que tuviera "mayor participación en el desarrollo, en el guión y en el montaje". Este año, la cadena y la institución no se pusieron de acuerdo así que los premios no se vieron por televisión.

Sin embargo, Salas reconoció también que en su decisión de marcharse ha pesado el hecho de que la Academia no ha podido liderar el proceso de reflexión que, a su juicio, necesita la televisión. "En un momento -explica- en que la televisión ha encontrado la cuadratura del círculo porque la globalización tiene forma de pantalla".

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba