Al descubierto Aída posee un patrimonio valorado en más de 6 millones de euros

Es dueña de dos locales y un ático, administra una empresa de asesoramiento, fue expulsada de la facultad, tiene un juicio por hurto, deudas millonarias y está relacionada con cargos del PP

Aída Nízar, la concursante más polémica de Gran Hermano V, sigue dando de qué hablar. Esta semana, las publicaciones Interviú y ¡Qué me dices! aportan nuevos datos sobre su vida, algunos de ellos muy poco favorables para la vallisoletana. Estos días viaja a México para participar en la versión VIP del GH azteca.

Según estas revistas, Aída tiene a su nombre dos locales en Valladolid que suman 3.000 metros cuadrados. El valor aproximado de estas dos propiedades asciende a más de seis millones de euros (más de mil millones de pesetas). Aída ha sido relacionada con varios cargos del Partido Popular y ha trabajado como "delegada" del economista Ramón Tamames, que le pagaba muy bien, según ella misma se ha hartado de explicar. A sus 28 años, Aída tiene tras de sí una vida repleta de escándalos y extrañas coincidencias.

Lo que más llama la atención es su cuantioso capital. Posee un ático de 92 metros cuadrados en una buena zona de Valladolid. Según consta en el Registro de propiedad, también tiene a su nombre un local comercial de 1.294.000 metros cuadrados y otro de oficinas de 1.653.000. Ambos suman una superficie de casi 3.000 metros cuadrados, el equivalente a más de treinta áticos como el que ha reconocido tener. El valor de mercado sitúa este patrimonio por encima de los seis millones de euros, según inmobiliarias consultadas por dichas revistas.

El ático, de Protección Oficial, está hipotecado, pero los demás inmuebles están libres de carga. Aída posee también un deportivo gris que le regalaron. Tenía un descapotable rojo de marca italiana del que ya se deshizo.

Deudas millonarias

Aída figura en el registro Mercantil de Valladolid como administradora única de la empresa Procyl Futuro SL, dedicada al "asesoramiento de estudios y operaciones de ingeniería en áreas de economía, desarrollo, medio ambiente, educación y cultura". Dicha empresa, creada en octubre de 1998 y con sede en la calle Vega 26-27, no ha presentado nunca cuentas ni balances anuales. Además, ha tenido ejecuciones de la Seguridad Social y créditos incobrables, con cantidades que ascienden a unos 8.000 euros. Según varias entidades bancarias, Procyl Futuro SL es una entidad "poco recomendada en ámbitos financieros".

Aída habla de sus estudios en Cambridge, pero dicha Universidad niega tener ningún registro de matriculación ni cursos con los datos de la vallisoleta. Donde sí se acuerdan de ella es en la Universidad de Valladolid, de donde fue expulsada por copiar. Entró en 1997 pidiendo que le fueran convalidados unos estudios de Derecho Internacional que, según ella, había cursado en Londres, y por los que finalmente no obtuvo convalidación.

Fama de conflictiva

Durante el tiempo que estuvo en la facultad, Aída se ganó fama de conflictiva y de presumir de ser la secretaria de Tamames. "La Tacones", como la llamaban sus compañeros, tenía "especial relación" con algunos profesores. Otros, sin embargo, difundieron su afición por copiar en los exámenes. Tras ser "invitada" a abandonar la facultad por este motivo, se marchó a Burgos, donde tiene aprobadas 13 de las 25 asignaturas de la carrera.

Pero este no es el mayor escándalo de Aída, ya que la joven fue acusada por la empresa Cortefiel de robar un pantalón y dos tops de la marca Pedro del Hierro en uno de sus centros, una acusación que ella ha negado. Sin embargo, una denuncia presentada el pasado 16 de enero en el juzgado nº40 de Plaza de Castilla dice lo contrario. Por este motivo, acabó en la comisaría del barrio de Salamanaca, donde estuvo en el calabozo más de cuatro horas. Ocho meses después, Aída acusa al encargado de meter en su bolso una prenda. El juicio se celebra el próximo 5 de noviembre.

En junio de 2000, Aída fue denunciada por enfrentarse a un municipal que le multó por aparcar en doble fila. Salió absuelta por el juzgado 39 de Plaza de Castilla. Por otro lado, un joven llamado david de Diego asegura haber sido testigo el invierno pasado en la sala Pachá de Valladolid de cómo "invitaban" a Aída a abandonar el local. La causa fue las "excesivas muestras de cariño" entre ella y su acompañante, un ex concejal de Valladolid llamado Alberto Gutiérrez.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba