Crónica Lunes Alguien voló sobre el nido de Guadalix

Mientras Elba y Patricia disfrutan de la suite, Raquel se deja llevar por una incipiente paranoia. Otros habitantes de GH sufren personalidad múltiple en forma de parodia compulsiva. Con este cuadro clínico, haber superado la prueba parece un milagro

Elba y Patricia, siguiendo los pasos de Thelma y Louise, han iniciado su huída de la realidad cotidiana de la casa. Pero, a diferencia de las heroínas cinematográficas, no dormirán en un motel, lo harán en la suite de lujo. Para romper el hielo, pusieron la música a tope, dieron el visto bueno al ron añejo, las chuches y visitaron el jacuzzi.

Sin embargo, quedó bien claro que su prioridad número uno era depilarse. La primera sorpresa que recibieron fue la presencia de un peluche de la hermana de Elba que se convirtió en su fiel acompañante desde ese momento.

Mientras su amada explora nuevos horizontes, Kiko celebra su proclamación como ganador individual de la prueba. ¿Repetirá Patricia estancia en la suite invitada por el madrileño? Y es que algo tan sano como pedalear 13.220 kilómetros y, por tanto, superar la prueba, va a ser perjudicial para la salud de los habitantes ya que trae consigo el aumento del 50% del presupuesto y , claro está, provisiones de tabaco...

En el último tramo de su viaje por Europa fueron examinados de Geografía, asignatura en la que obtuvieron un aprobado justito (y gracias a las chuletas). Esta actividad dio lugar a una conversación acerca de sus historiales académicos, repletos de cursos repetidos, tripitidos y abandonos, como en el caso de Ness, Kiko y Jorge.

Paranoias y parodias

GH sigue con su labor de experimento sociológico aportando nuevos datos acerca del comportamiento humano en cautiverio. Desde su nominación, Raquel está desarrollando una paranoia que la mantiene en tensión: se siente vigilada. Creo que no leyó las bases del concurso antes de entrar en la casa.

Pese a la manía persecutoria que atenaza su mente, Raquel encuentra momentos para desplegar sus maniobras de seducción. En este caso, el objetivo fue Elba. El piropo -sujetense que vienen curvas- consistió en una frase antológica: "Perdona, ¿te he dicho alguna vez que tienes unos ojos muy bonitos? Sigue hablando".

En la micro-sociedad que forman estos diez individuos las intrigas son más retorcidas que las narradas en Las amistades peligrosas. El estudio de radio está dando mucho juego. En la emisión nocturna, Carol, Raquel y Candi fueron imitadas, lo cual molestó a las interesadas. No se como se tomarán las futuras parodias de Carlos Latre que les esperan. Otro que se entregó a las variedades fue Javito, capaz de solucionar la sequía más pertinaz entonando a capella el repertorio de Camilo Sesto y la tuna.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba