TV internacional La final de "American Idol", seguida por 22 millones de espectadores en EE.UU.

La versión estadounidense del inglés Pop Idol se despide como el programa revelación del verano batiendo récords de audiencia en la Fox. Se desata la fiebre musical en la televisión de ese país, con imitaciones como Dream Duets, Nashville Star y Star Search

La final del concurso American Idol el pasado miércoles 4 de septiembre, en la que Kelly Clarkson se convertía en el nuevo ídolo musical norteamericano, consiguió excelentes resultados para la Fox. Un total de 22,8 millones de espectadores vieron cómo la camarera texana de 20 años se hacía con la victoria tras recibir el 58% de los 15 millones de votaciones telefónicas. La final del reality show musical fue el espacio más visto del día, y dominó la franja de las 20 a las 22 horas con un 12,5% de rating y 21% de share, superando a Gran Hermano III en la CBS y a la serie The West Wing (El ala Oeste) en la NBC.

La final de American Idol superó en espectadores jóvenes a la final de Supervivientes en la CBS, en mayo pasado, aunque no en número total de televidentes. El desenlace de la primera edición, Survivor 2000, ostenta el récord de audiencia en un programa de verano, con 50 millones de espectadores. Eso sí, la final del reality show musical de la Fox se alzó como el segundo evento no deportivo más seguido de los dos últimos años –tan sólo superado por un episodio de Los Simpsons y otro de Sensación de vivir en 1991 que consiguieron 23 millones-, y la mejor emisión veraniega de la Fox en los últimos 12 años.

American Idol es la adaptación norteamericana de Pop Idol, reality show musical que nació en la cadena ITV paralelamente a Operación Triunfo en España y protagonizó un fenómeno mediático en Inglaterra similar al del formato de Gestmusic en España. El programa consiste en encontrar al mejor cantante entre 10.000 aspirantes. Tres jueces seleccionan a los mejores en las primeras rondas (grabadas), pero en una segunda fase (directo) son los espectadores los que votan telefónicamente por su cantante favorito hasta que quede un único ganador que consigue un contrato discográfico. Uno de los jueces, Simon Cowell, se ha convertido en la auténtica estrella del programa por sus ácidos y francos comentarios sobre las aptitudes artísticas de los participantes.

"American Idol", la operación triunfo de EE.UU

Desde su estreno en junio, American Idol se ha ido haciendo progresivamente con los primeros puestos de audiencia, con una repercusión mediática similar a la de Pop Idol en Inglaterra y OT en España. Los informativos de otras cadenas -Today en NBC, Good morning America en ABC y Early show en CBS-, también se hicieron eco de la victoria de Kelly Clarkson. Ahora, a la vencedora del concurso le espera el habitual tour por los programas más populares de la televisión estadounidense y la compañía discográfica RCA lanzará el 17 de septiembre su primer álbum con los sencillos Before you love y A moment like this. Además, el creador del formato original británico, Simon Fuller, ha confirmado que se ya se está preparando una película sobre el concurso que, al igual que OT: la película en España, mezclará partes documentales con ficción.

El éxito de American Idol ha sido tal que la FOX no ha querido esperar un año para lanzar la segunda edición y ya ha anunciado que ésta arrancará en febrero de 2003. "No queremos arriesgarnos a que alguien "robe el formato" y se nos adelante, hay que aprovechar el momento", ha declarado Fuller.

Las imitaciones que están por venir

A Fuller no le falta razón, teniendo en cuenta que American Idol ha despertado la fiebre por los reality show musicales en EE.UU., y las cadenas de la competencia ya están preparando diversas variantes del formato.

La CBS ha confirmado que está desarrollando una versión modernizada de Star Search, el clásico programa de salto a la fama en el que participaron en su día estrellas norteamericanas como Britney Spears y Rossie O’Donnell. La cadena de cable USA Network lanzará en primavera Nashville Star, que buscará al mejor cantante de música country del país.

La ABC –que rechazó en su día American Idol- ha comprado a los mismos productores Supergirl. Varias jóvenes compiten en pruebas de belleza, habilidad mental, destreza física, canto y baile. Los espectadores votan telefónicamente por su favorita, que obtiene como premio un millón de dólares en contratos publicitarios. Por otra parte, los productores de American Idol negocian con la NBC la producción de un remake de la sitcom de los 60 The Monkees, en la que actores desconocidos se convirtieron en estrellas del pop.

La cadena juvenil MTV estrena en octubre la segunda edición de Making the band -variación de Popstars que sigue la formación de una banda de rock y que pasó inadvertida el año pasado en la ABC-. Finalmente, la propia Fox prepara para lanzar el próximo verano Dream Duets, programa de los mismos productores de American Idol en el que jóvenes desconocidos interpretarán una canción a dúo con sus artistas favoritos. Por otro lado, a comienzos de agosto se anunció que la Fox había comprado a Endemol el formato de Gesmusic Operación Triunfo y que lo lanzaría la próxima temporada bajo el título de Star Chamber.

Noticias relacionadas:

-EE.UU. compra Operación de Triunfo

-Pop Idol, la operación triunfo del mercado anglosajón

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba