Balance "Anatomía de Grey": El culebrón que no cesa tras cinco temporadas

La serie trata de sobrevivir a los escándalos y erosión de imagen

El rodaje de "Anatomia de Grey" amenaza con convertirse en un culebrón incluso insuperable por los magníficos guionistas de la serie hospitalaria americana.

Una cierta erosión de la audiencia y un cúmulo de polémicas teñidas de escándalo ha provocado movimientos de los productores que anuncian la incorporación en, al menos un episodio, de la actriz Faye Dunaway, que interpretará a un médico de prestigio de visita al Seattle Grace Hospital, cuyo camino se cruzará con el de Cristina y Owen.

Su aparición está prevista para febrero. No es la primera vez que podremos ver a la actriz en la pequeña pantalla ya que especialmente se la vio en la segunda temporada de Alias y más recientemente, en un capítulo de los CSI.

Cinco años de vida intensa

Un lustro después de su estreno, "Anatomía de Grey" alimenta las páginas de la prensa dedicada a los escándalos y va provocando decepciones que ya tienen reflejo en una considerable erosión de la audiencia. Los seguidores empiezan a abandonar la cita semanal y los productores estudian nuevas incorporaciones para que la estrella de "Anatomia" vuelva a brillar con la misma intensidad con que lo hacía en sus primeras temporadas.

Un culebróncada vez más enredado

De momento, el rodaje de la ficción se ha convertido en un culebrón que se inició con el "despido" del actor de color Isaiah Washington por haber revelado la homosexualidad del intérprete George O'Malley, T.R. Knight, que ahora amenaza también con su abandono, de momento desmentido por el servicio de prensa de la producción.

Una de las razones del abandono de Knight es el creciente descontento de la comunidad gay, a la que pertenece, por algunas decisiones controvertidas tomadas en "Anatomia". Por ejemplo, el despido fulminante de la actriz Brooke Smith, que interpreta a la cirujana lesbiana Erica Hahn.

Smith insinuó a la prensa que su personaje homosexual había dado miedo a los productores, que decidieron suprimirlo. La creadora de la serie, Shonda Rhimes, tuvo que salir al paso de las habladurías para clarificar que ""Brooke Smith no fue despedida por interpretar un papel de lesbiana, sino porque no conseguíamos encontrar la magia necesaria para continuar con el personaje".

La prensa especializada, crítica

Estas polémicas no han ayudado a mantener la buena imagen de los médicos del Seattle Grace Hospital, que han empezado a recibir críticas de poderosos medios de comunicación como TV Guide, que calificó a "Anatomía de Grey" como una de las principales "decepciones televisivas del 2008".

La afirmación no era gratuita puesto que esta mala reputación posiblemente ha provocado que, por primera vez desde su nacimiento, "Anatomia de Grey" no estuviera nominada a ninguna de las categorias de los Globos de Oro que se acaban de otorgar. No obtuvieron premios, pero tampoco fueron nominados.

Una serie con 14 millones de fieles

La serie médica es, a pesar de toda esta comidilla, uno de los programas más vistos de los Estados Unidos, con una gran influencia entre los espectadores "consumistas" de 18 a 49 años. Un público que ha sido fiel a la ficción desde el principio.

Esta temporada, "Anatomía de Grey" figura como el programa más visto en la TV americana, con una audiencia media de 14.211.000 espectadores.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba