Nueva miniserie Antena 3 comienza el rodaje de "Los últimos días de Franco"

Ficción producida por El Mundo TV y protagonizada por Manuel Alexandre

Antena 3 y El Mundo TV comienzan hoy el rodaje de Los últimos días de Franco, miniserie de ficción protagonizada por el veterano actor de 90 años Manuel Alexandre, según informa hoy dicho periódico.

A pesar de la semejanza entre ambos, Alexandre asegura que nunca le ha confundido nadie con el dictador: "A mí con el que me han confundido toda la vida es con Vicente Aleixandre, el poeta. Y aunque ha habido gente muy pesada con eso, al menos era con un Premio Nobel".

"Ni tengo pasado ni recuerdo nada de él. El 1 de julio de 1940 decidí borrar para siempre de mi cabeza la política de este país. Desde entonces soy radicalmente apolítico", explica a El Mundo si se le pregunta por sus recuerdos del franquismo.

"Me repugnaban los unos y los otros"

Sobre aquella época, el actor asegura que "Me repugnaban los unos y los otros. Iba a un pueblo y me decían que los fascistas habían matado a 200 y yo decía: 'Qué hijos de puta'; iba a otro pueblo y me decían que allí los rojos habían matado a otros 200 y yo repetía siempre lo mismo: 'Qué hijos de puta'".

"Se hicieron muchas barbaridades, por eso no quiero saber nada de aquello". ¿Y cómo se prepara un personaje sin memoria y sin querer recordar esa época? "Ese trabajo lo han hecho los guionistas y el director, que al final son los responsables de todo. Yo sólo pongo la guinda a su trabajo", dice como mirando hacia otra parte.

* Alexandre ya ha hecho las pruebas de caracterización para convertirse en Franco

Tampoco le provoca ningún reparo meterse en la piel de Franco a pesar de que lo pasó "muy mal todos aquellos años". "A mí me da igual interpretar a este personaje o a Monchito. Sólo importa que el papel esté bien escrito".

"Ni tengo pasado ni recuerdo nada de él. El 1 de julio de 1940 decidí borrar para siempre de mi cabeza la política de este país."

"El resultado es magistral"

Jugador empedernido de tute, mus y póquer, su partida más complicada a la hora de preparar su interpretación de Franco ha sido tener que ponerse en manos de un especialista en moldes.

El objetivo era conseguir un doble, en este caso inerte, para las largas escenas de cama de los últimos días del dictador. "Lo pasé muy mal, pero soy muy obediente y el resultado es magistral".

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba