Producido por Zeppelin Antena 3 encierra a 20 jovenes en el reality show 'Curso del 63'

Vea las imágenes del escenario del programa que arranca en otoño

¿Qué ocurriría si reuniéramos bajo el mismo techo a los estudiantes de hoy y a los maestros de antaño? ¿Qué puede surgir de este encuentro? ¿Podrán vivir sin móviles ni ordenador? ¿Se enfrentarán a la autoridad? 

Antena 3 estrenará a partir de septiembre, “Curso del 63"”, un docu-reality en el que un grupo de 20 jóvenes de hoy y mayores de edad conviven bajo los valores culturales y normas educacionales propias de los años 60.

El nuevo programa de la cadena, producido por Zeppelin TV, inició su grabación hace una semanas, y es la adaptación del formato británico "That'll teach them", estrenado en Channel 4. Francia también ha tenido su versión bajo el título "Le pensionnat de Chavagnes" (El Internado de Chavagnes), emitido en M6. En ambos países provocó un debate social sobre el actual sistema educativo y la actitud que muestra la juventud en todos los ámbitos de la vida.

Se evita el castigo físico y la separación por sexos

“Curso del 63” no pretende ser un retrato exacto de los institutos de comienzos de los sesenta. Hay aspectos políticos, sociológicos y disciplinarios que se han soslayado deliberadamente, como por ejemplo, el castigo físico que en el San Severo es inconcebible. Además, tampoco era normal en la época que chicos y chicas estudiaran juntos.

“Curso del 63” tiene como objetivo ser una aproximación al ambiente escolar de aquel año y responder a una serie de preguntas: ¿Qué ocurriría si reuniéramos bajo el mismo techo a los estudiantes de hoy y a los maestros de antaño? ¿Soportarían los chicos de ahora la disciplina de antes? ¿Podrían vivir sin teléfonos móviles y sin ordenador? ¿Se enfrentarían a la autoridad o la aceptarían de buen grado?

La filosofía del programa se basa, no en defender ni de atacar los métodos educativos de una época u otra, sino en llevar a la práctica esa frase que los mayores suelen decir a los más jóvenes: “¡Ay, si tú tuvieras que pasar por lo mismo que pasé yo…!”.

“Curso del 63” es algo más que un desafío: una experiencia inolvidable e irrepetible para participantes y espectadores. Un viaje en el tiempo que enriquecerá la vida de cuantos intervengan en él.

Choque de valores

Los chicos y chicas se enfrentan a decisiones disciplinarias que les parecen injustas, o simplemente excesivas, y replican a sus profesores. ¿Es lícito cuestionar el principio de autoridad, aunque no se esté de acuerdo con una decisión? ¿Están los jóvenes de ahora acostumbrados a conseguir lo que quieren en cuanto presionan un poco?

Ante las dificultades de los primeros días, varios alumnos y alumnas se plantean abandonar el instituto de inmediato porque no aguantan más. ¿Se rinden los jóvenes de ahora con demasiada facilidad? ¿Les falta autoestima o espíritu de lucha?

A su llegada al centro, lo primero que se les hace es entrega del uniforme escolar, se les quita maquillaje y piercings y se les arregla o corta el pelo.

Uno de los alumnos se niega a esto último y tras una charla con el director abandona antes de empezar. ¿Tan importante es el aspecto físico? ¿Debería transigir el colegio? ¿Se trata de un acto de indisciplina o de una afirmación de la personalidad?

En las primeras clases los profesores sacan a colación algunas respuestas de los alumnos a un examen escrito que se es hizo antes de empezar.

Hay quien ha situado el Júcar en Galicia, Lérida en la provincia de Málaga o quien confunde el Ebro con el Guadalquivir. Y eso sin contar las faltas de ortografía. ¿Cómo es posible que chicos de su edad tengan tantos fallos?

Los profesores no admiten que los alumnos opinen sobre sus decisiones. ¿El diálogo menoscaba la autoridad? ¿Es necesario ser inflexible para mantener el orden, o se pueden conseguir mejores resultados aceptando sugerencias?

* Los jóvenes de la versión francesa, "Le pensionnat de Chavagnes" (M6)

Los chicos y chicas demuestran en la primera clase de matemáticas que no dominan la tabla de multiplicar. ¿Es útil este conocimiento, ahora que todo el mundo lleva calculadora en el móvil y en el ordenador? ¿Se debería volver a la memorización como método de enseñanza?

Algunas alumnas confiesan en privado que ahora aprecian más lo que tienen en casa, y que se arrepienten de haber contestado mal a sus madres en vez de demostrarles más cariño. ¿Hace falta disciplina para que los jóvenes tengan valores?

Ambientación

A la hora de recrear el material escolar, el equipo del programa ha cuidado hasta el último detalle. Como en aquella época, los alumnos se sentarán de dos en dos y escribirán con plumas estilográficas. Los cartabones, las escuadras de madera, los mapas con la antigua división por regiones o los cuadernos, serán idénticos a los que se usaban en aquel tiempo.

Para cada alumno, se han impreso especialmente facsímiles de los libros de texto que se empleaban en la España de los años sesenta, incluyendo todas las asignaturas (Matemáticas, Lengua y Literatura, Geografía e Historia, Física y Química…), hasta completar un total de 172 volúmenes.

Además, a lo largo del programa se emplearán discos de microsurco, envases de bebidas refrescantes y otros muchos elementos de atrezzo que sumergirán al espectador en el espíritu de la época.

Uniforme y vestuario de los 60

Los alumnos del San Severo vestirán durante toda su estancia en el instituto, camisa color crema, pantalones grises (falda del mismo color en el caso de las chicas) y chaleco azul marino con el escudo del centro bordado en el pecho. Todos deberán llevar una corbata azul marino y zapatos negros. La ropa interior también es de época, y cada alumno ha de encargarse de tener siempre una muda limpia.

Para practicar deporte, chicos y chicas disponen de pantalones cortos azul marino ribeteados en amarillo, zapatillas de lona con suela de goma (tipo bambas) y polo azul o blanco con el escudo en dorado.

* Le pensionnat de Chavagnes (M6)

El material deportivo también es acorde con el utilizado en los años sesenta. Cada alumno o alumna cuenta con un neceser para su higiene con elementos tan añejos como las maquinillas de afeitar de hoja intercambiable.

El centro de enseñanza

El centro escolar donde se desarrolla el programa es el Instituto San Severo, un establecimiento docente ficticio, supuestamente fundado por el filántropo don Saturnino Espinel de Bracamonte y Díaz de Lucena, en algún lugar de Castilla en el año 1913. Su escudo representa el árbol de la ciencia y simboliza la cultura, y defiende el lema “STVDIVM-DISCIPLINA-CONSTANTIA”. Su himno se titula “Esa estrella que nos guía”.

El profesorado

El Instituto San Severo funciona en régimen de internado, y cuenta con el siguiente cuadro de profesores:
• Director de San Severo: D. Vicente Pastor
• Supervisor: D. Ildebrando Rodríguez
• Profesora de Matemáticas, Geografía e Historia y prefecta de las chicas: Dª. Alicia Flon
• Profesor de Física y Química y prefecto de los chicos: D. Luis do Pazo,
• Profesor de Latín, Filosofía y Música: D. José Carmona
• Profesora de Lengua y Literatura y de Hogar: Dª. Julia Gallardo,
• Profesor de Educación Física: D. Carl Dobson

Las instalaciones

La sede del instituto es un edificio de varios siglos de antigüedad, de estilo herreriano y cuatro plantas. Destaca por su claustro central con un patio de 400 metros cuadrados y alrededor del cual se distribuyen las principales dependencias de la institución.

En la planta baja está el salón de actos, muy amplio y rematado por un gran escenario con telón que acoge las ceremonias de inauguración y clausura de curso, teatro y sala de conciertos, así como diversas reuniones.

A través de un doble tramo de escaleras de granito se puede acceder a la primera planta, donde se encuentra el despacho del director, presidido por el retrato del fundador y con mobiliario y decoración propios de la época.

En la segunda planta se encuentran las dos aulas, con sus pupitres de madera y varias láminas de anatomía y geografía. Además, el instituto cuenta con un pequeño laboratorio de estilo clásico.

En la buhardilla superior se localizan los dos dormitorios: el masculino y el femenino. En cada uno de ellos hay diez camas de hierro, originales de la época, así como mesillas y armarios de madera para poder guardar el uniforme y la ropa de deporte.

Fuera del edificio, el instituto cuenta con un complejo deportivo de más de cuatro hectáreas de extensión, con varios campos de fútbol y pistas de baloncesto y balonvolea, así como amplios espacios arbolados para el recreo de los internos.

Asesor histórico y documentación

Para recrear el ambiente escolar de 1963, el programa ha contado con el asesoramiento histórico del escritor Ignacio Elguero, asesor literario, colaborador en diversos medios de comunicación y profundo conocedor del periodo histórico comprendido entre los años cincuenta y ochenta del siglo veinte.

Escritor y periodista, Ignacio Elguero tiene publicados los ensayos generacionales “Los niños de los chiripitifláuticos”,- un retrato generacional de los nacidos en los sesenta-; y “Los padres de Chencho” -niños de posguerra, abuelos de hoy-. Igualmente ha retratado la vida cotidiana de los españoles durante los años sesenta y setenta en una colección de Ediciones del Prado.

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado en distintos programas de radio y televisión (Telemadrid, SER, Antena 3, Canal Sur, TVE, RNE). Ha recibido el Premio Ondas 2002, el Premio Galicia de Comunicación 2007 y el Premio Bibliodiversidad 2008. Además, para recrear fielmente el ambiente y las costumbres de los años 60 se han consultado revistas de la época, archivos fotográficos, material del NO-DO de 1963 y referencias bibliográficas.  

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba