Formatos Aprenda a cambiar su vida... con un reality show

Seis mujeres conviven con dos psicológas en una casa rodeada de cámaras durante 3 meses con el objetivo de mejorar sus vidas. Es el argumento de partida de Starting Over, una nueva propuesta de la TV sindicada de EE.UU. que promete fusionar la telerrealidad con los seriales femeninos

Algunos críticos ya han bautizado el programa como la Gran Hermana, por parecer una versión más amable y feminista del famoso formato de Endemol. Starting Over introduce como novedad el concepto de “life coach”, una nueva profesión que consiste en aconsejar al cliente sobre cómo conseguir su realización personal o profesional. Es decir, psicólogos que hacen un seguimiento personalizado de su paciente para “entrenarle” a hacer frente a su vida diaria.

Trasladar "The Real World" al day time

La idea de Starting Over, que se estrenó el lunes 8 en la cadena NBC y filiales de todo el país, es de los productores del conocido programa de la MTV The Real World, considerado por muchos como el primer reality show de la historia ya que fue pionero en grabar la realidad diaria y cotidiana de un grupo de personas. La idea es, precisamente, trasladar el concepto de The Real World -que sigue semanalmente y en prime time la convivencia en una casa de un grupo de jóvenes-, al day time de la televisión estadounidense, según datos de la agencia AP.

“La oferta de day time en EE.UU. siempre se compone con los mismos ingredientes: seriales, concursos y talk shows”, explican los productores de Starting Over, Jonathan Murray y Mary-Elis Bunim. Ellos sabían, al mismo tiempo, que existe un gran número de mujeres insatisfechas con las vidas que llevan. “Han tomado un camino que les hace infelices pero, por motivos económicos o de cualquier otro tipo, no se permiten el cambiar y comenzar de cero”, explican. Aquí es donde entra en juego el “life coach”. Aunque éste es un concepto todavía desconocido por muchos espectadores, se trata de una profesión que está creciendo a pasos agigantados en EE.UU. Para el progrmaa se optó por la figura del “life coach” en lugar de la del clásico “psicoterapeuta” porque el objetivo es que las mujeres salgan adelante, no que pierdan tiempo examinando sus pasados.

Cómo un reality show puede cambiar su vida

Para ello, dos mujeres colaboran en el programa. Rhonda Britten, entre otras cosas presentadora del programa británico Help me Rhonda y autora de diversos libros de autoayuda como Fearless Living: Live Without Excuses and Love Without Regret. Le acompaña Rana Walker, una psicóloga fundadora de Diamond Cutter, una compañía dedicada ayudar a profesionales e individuos a “sacar el máximo provecho de sus vidas”.

Rhonda Britten y Rana Walker asesoran a las mujeres participantes de Starting Over -que conviven en una residencia de Chicago-, a conseguir todos sus objetivos personales, como perder peso, mejorar en sus profesiones o superar la reciente muerte de un marido.

Las mujeres seleccionadas en los primeros castings tienen edades comprendidas entre los 20 y los 62 años y provienen de estados diferentes de EE.UU. La idea es que confluyan en el programa todos los ingredientes típicos de los realities: lazos personales, confrontación y, si todo surge según lo previsto, superación. Las mujeres son evaluadas regularmente por sus dos “entrenadoras persoanles” que determinarán si ya están preparadas para salir de la casa y afrontar la vida por sí mismas. Las que suspendan podrán ser eliminadas del juego. Los espectadores podrán seguir todo el proceso (entre 11 y 12 semanas) como si se tratara de una teleserie diaria.

Starting Over también ha sido bautizado por una revista de Chicago como “soaprah”, por la combinación de las historias típicas de los “soap operas” (telenovelas) con los temas que suele tratar en sus talk shows la experta en el género “Oprah” Winfrey.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba