A las 22.00 horas Arranca "Vientos de agua", el proyecto de ficción más ambicioso en la historia de Telecinco

"La apuesta más grande que he hecho en mi vida profesional", asegura Paolo Vasile

Telecinco estrena hoy la esperada "Vientos de agua", el proyecto de ficción más ambicioso en la historia de la cadena de Mediaset, por su presupuesto, producción y nivel artístico. A partir de las 22.00 horas se emiten los dos primeros episodios de esta serie de 13 capítulos dirigida por el cineasta Juan José Campanella (“El hijo de la novia”), con un elenco encabezado por Héctor y Ernesto Alterio y Eduardo Blanco.

Paolo Vasile declaró el pasado viernes que se trata de “la apuesta de ficción más grande que he hecho en mi vida profesional". Para el consejero delegado de Telecinco, en realidad es “una película dividida en 13 pases”, ya rodada íntegramente, que ha supuesto “una operación diferente desde el punto de vista de la inversión. Uno de los valores de esta apuesta es enriquecer el medio a través de una producción serial de alta calidad, un producto a medio camino entre una película y una miniserie que puede ser el comienzo de un nuevo género y que esperamos poder vender a otros países”.

“Vientos de agua” también se emitirá próximamente en Canal 13 de Argentina. Realizada en colaboración con la productora de Campanella, 100 Bares, la serie refleja el fenómeno de la emigración masiva de europeos a Argentina en la primera parte del siglo, así como la llegada de emigrantes a España procedentes de Sudamérica, Europa del Este y África en el presente, “una historia que recorre los pliegues de los sentimientos y que no dejará a nadie indiferente”, según ha descrito Manuel Villanueva, director general de Contenidos de Telecinco.

Rodada en formato panorámico 16:9

“Vientos de agua”, cuya acción se desarrollará en localizaciones de Madrid, Buenos Aires y Asturias, está rodada en formato digital y panorámico 16:9, lo que hace que su imagen sea mucho más cinematográfica que la acostumbrada hasta el momento en series de televisión.

El rodaje, realizado con unidades paralelas para el pasado y presente, duró más de treinta semanas.

Junto a Héctor y Ernesto Alterio y Eduardo Blanco en los papeles protagonistas, el reparto se completa con actores nacionales e internacionales de la talla de Pablo Rago, Giulia Michelini, Marta Etura, Angie Cepeda, Claudia Fontán, Valeria Bertucelli, Bárbara Goenaga, Silvia Abascal, Rubén Ochandiano, Pilar Punzano, Manuela Pal, Mariano Bertolini, Gran Wyoming, Joan Dalmau, Iván Hermés, Felipe Vélez, Fernando Soto y Xavi Murua.

Para Juan José Campanella, “el objetivo es que la audiencia llegue a ver a estos personajes como individuos y olvide su país de origen”.

La continuación de "Luna de Avellaneda"

El cineasta argentino comentó “Vientos de agua” es la continuación de una trilogía "no intencionada" que abrió con 'El mismo amor, la misma lluvia' y continuó con la exitosa 'El hijo de la novia'. En 'El mismo amor, la misma lluvia' el personaje principal no tenía familia, y de tratar de saber qué pasa con esa familia surgió 'El hijo de la novia', donde la parte que ocurre en el restaurante nos dejó con ganas de saber qué pasa con esa familia virtual, la que uno elige, y así surgió “Luna de Avellaneda”, en la cual se trata de lejos el fenómeno de la inmigración”, que es lo que Campanella ha querido desarrollar ahora en más profundidad con “Vientos de agua”.

Rodada integramente antes de emitirse

Como prueba de la confianza de Telecinco en el trabajo de Campanella, “Vientos de agua” se ha rodado íntegramente antes de emitirse, en contra de la práctica habitual en las series españolas, cuando lo normal es esperar a ver la reacción de la audiencia en los primeros capítulos para realizar cambios en posteriores episodios o plantearse la paralización de la serie en aquellos casos en los que no tenga fácil arreglo.

El realizador argentino reconoce que este sistema de producción supone un gran riesgo "porque la inversión se hace sin saber cómo va a responder el público".

Una historia de ida y vuelta

“Vientos de agua” narra dos historias en paralelo: la de José Olaya (Ernesto Alterio), un joven minero asturiano que se ve obligado a emigrar a Argentina en el año 1934 utilizando la documentación y el nombre de su hermano Andrés; y la de su hijo, Ernesto Olaya (Eduardo Blanco), un arquitecto argentino de mediana edad que emigra a España en 2001 -también en contra de su voluntad- en busca de una salida a los problemas económicos que acucian a su familia.

Juan José Campanella (realizador de “El hijo de la novia”, “El mismo amor, la misma lluvia” y “Luna de Avellaneda”, entre otros éxitos de crítica y taquilla) aborda el argumento de fondo de la serie -la vida de dos emigrantes con sus luchas, penas, alegrías, triunfos y fracasos- con el estilo que caracteriza a su filmografía, una mirada que mezcla ternura, humor y un punto de vista esperanzador sobre las diversas situaciones que atraviesan sus personajes.

Campanella ha dirigido él mismo 7 de los 13 capítulos y ha explicado la complejidad de producción que entraña el transcurso de estas historias en paralelo: “Hay una interacción pasado-presente constante, por lo que tenía que ser concebida por una sola cabeza y tener un único director por capítulo, lo que ha complicado el proceso de producción, ya que para rodar cada episodio hemos empleados entre 14 y 16 días, cuando lo habitual son 8”.

Héctor Alterio comentó que aceptó el proyecto “a ojos cerrados” por tener detrás a Juan José Campanella y Aída Bortnik, con quienes ya trabajó en “El hijo de la novia”. “El público va a ver una serie hecha con talento y en la que estoy agradecido de haber participado”, declaró el veterano actor argentino.

Por su parte, Ernesto Alterio dijo tener “una gran suerte de haber podido contribuir a contar una historia que nos atañe a todos, incluido yo, ya que mi abuelo fue un emigrante napolitano”.

“El hecho de que en este proyecto hayan participado más de 10.000 personas ya habla de su envergadura”, comentó el tercer protagonista, Eduardo Blanco.

Por su parte, el showman Gran Wyoming, que participa en dos episodios, señaló que “este tipo de proyectos enriquecen el medio”.

Personajes del pasado

- Ernesto Alterio interpreta a José Olaya (personaje que más tarde asume el nombre de Andrés), un joven que tiene 19 años en 1934, cuando arranca la historia. José es un minero asturiano de carácter tímido y pasional. La muerte de su hermano en dramáticas circunstancias le obliga a abandonar España y emigrar a Argentina utilizando la identidad de Andrés Olaya.

- Silvia Abascal interpreta el personaje de Henar, la novia de José. Es hija del herrero del pueblo, que se opone a esa relación.

- Felisa (Bárbara Goenaga) es la hermana más pequeña de Andrés, una joven combativa que involucrará a Andrés en más de una lucha social en la convulsa realidad argentina.

- Rubén Ochandiano encarna a Vidal, un emigrante español afincado en Buenos Aires. Vidal es un obrero comprometido que acompañará a Andrés en más de un encontronazo con las fuerzas del orden.

- Laia (Pilar Punzano) es una joven barcelonesa de 25 años que Andrés conoce en el barco que le lleva a Buenos Aires. Una vez en la capital argentina, Laia entra a trabajar en un burdel y pierde contacto con Andrés.

- Juliusz (Pablo Rago) es un judío húngaro de 20 años muy culto que habla varios idiomas. Al igual que Laia, entabla amistad con Andrés en el barco. De espíritu romántico, se enamora de Gemma cuando ella aún es una niña.

- Giulia Michelini da vida a Gemma, una niña de 11 años que conoce a Andrés y a Juliusz en el barco. Viaja sola, bajo la supervisión de un miembro de la tripulación de la nave que la llevará con unos parientes lejanos que viven en Buenos Aires. Compartirá la mayor parte de su vida con Juliusz, con Andrés y con las mujeres y los hijos de éste.

- Sophie (Caterina Murino) es una pianista parisina algunos años mayor que Andrés y madre de una hija, Marianne. Cosmopolita por carácter y emigrante por las circunstancias llega a Buenos Aires con la esperanza de encontrar a alguno de sus familiares. Andrés tendrá con Sophie dos hijos, los hermanos mayores de Ernesto.

- Valeria Bertucelli interpreta a Lucía, la segunda esposa de Andrés. Pocas mujeres hubieran estudiado Medicina en la Argentina de los años 50 y una de ellas tenía que ser Lucía. Andrés tendrá con Lucía a su hijo menor, Ernesto.

Personajes del presente

- Andrés (Héctor Alterio) sueña con el momento de poder regresar a Asturias. Ve con preocupación la difícil situación económica que está viviendo su familia, en especial su hijo Ernesto, su nuera y sus nietos. Por este motivo, le ofrece a su hijo los ahorros de toda su vida para que compre un billete de avión a España e intente labrarse un futuro mejor.

- Eduardo Blanco encarna a Ernesto, un arquitecto argentino de 45 años, tranquilo, seguro de sí mismo y con sentido del humor. Está casado con Cecilia y es un padre comprensivo de dos hijos de 20 y 15 años. La precaria situación por la que atraviesa su familia le obliga a emprender el viaje a España con la intención de lograr reunir allí a todos.

- Cecilia (Claudia Fontán) es la esposa de Ernesto, tiene 40 años y es médico especialista en Pediatría. Desde Argentina, Cecilia mantendrá conversaciones de larga distancia con su marido, que le irá contando cómo transcurre su estancia en Madrid.

- Ana (Marta Etura) es una simpática camarera española y la primera en echar una mano a Ernesto tras su llegada a Madrid.

- Angie Cepeda interpreta a Mara, una atractiva colombiana que también se está buscando la vida en España. La chica conectará rápidamente con Ernesto, hasta el punto de compartir vivienda con él en el popular barrio de Lavapiés

- Tomás (Mario Bertolini) es el hijo de Ernesto, tiene 20 años y es el primer componente de la familia en reunirse con su padre en su aventura española. Su llegada constituirá más de un quebradero de cabeza para el cabeza de familia, ya que deberá acomodarle en su modesta casa.

- Alicia (Manuela Pal) es la hija de Ernesto, una adolescente vivaracha que sirve de apoyo a su madre en los momentos en que ésta se viene abajo ante la ausencia de Ernesto. Alicia es la más reacia a emprender el viaje hacia España y abandonar su Argentina natal, de modo que cuando Cecilia se decide a reunirse con su marido y su hijo en Madrid, la joven se quedará en Buenos Aires con Andrés, su abuelo.

El equipo

- Félix Monti es, probablemente, el mejor director de Fotografía de Argentina. Participó como tal en la única película argentina ganadora de un Oscar, “La historia oficial”, y ha trabajado con Luis Puenzo en “La Peste”, “Gringo viejo” (protagonizada por Jane Fonda y Gregory Peck), y con uno de los talentos emergentes del cine argentino, Lucrecia Martel, en la película “La niña santa”, producida por Pedro Almodóvar.

- Mercedes Alfonsín, directora de Arte, ha sido galardonada recientemente con el premio a la Mejor Dirección de Arte que otorga la Asociación de Cronistas de Cine de Argentina. Entre sus trabajos destacan “El hijo de la novia”, “Luna de Avellaneda” y “El aura”, la última película de Fabián Bielinski (“Nueve reinas”).

- Aída Bortnik, guionista de “La historia oficial”, es miembro de la Academia de Artes y Ciencias de Hollywood.

- Cecilia Monti, directora de vestuario; Camilo Antolini, editor; y Juan Vera, productor ejecutivo, han formado parte del equipo de “El hijo de la novia” y “Luna de Avellaneda”.

Sinopsis del primer capítulo

Asturias, 1934. En una Asturias convulsionada por las huelgas y revueltas mineras, la familia Olaya subsiste económicamente por el trabajo en las minas y la unión que existe entre sus miembros: el matrimonio formado por Tomás y Hortensia, sus seis hijos, su nieto y el abuelo Estaban. De los seis hermanos, José y Andrés son los que están más unidos.

José es sensato y precavido; Andrés, gracioso y soñador. Un fatal accidente ocurrido en la mina donde ambos trabajan -provocado por la actitud negligente del capataz- se salda con numerosas muertes, entre ellas la de Andrés, que le pide a su hermano que cumpla su sueño: emigrar a Argentina.

Desesperado por la muerte de su hermano, José hace estallar la entrada de la mina para evitar que otros mineros se vean obligados a volver. Cuando las autoridades van a la casa de los Olaya, Hortensia declara que el fallecido es José y obliga al chico a marcharse del país utilizando la documentación y asumiendo la identidad de su hermano Andrés.

Buenos Aires, 2001. En un país azotado por el “corralito”, Ernesto Olaya, arquitecto de 45 años, se encuentra en un callejón sin salida: nadie paga por las obras terminadas ni por los proyectos suspendidos. Por primera vez en su vida no sabe cómo va a alimentar a su familia.

En una visita que realiza a su padre descubre que está planificando un viaje a Asturias y para no desilusionarle, apenas le deja adivinar sus problemas.

De vuelta a casa, su mujer le muestra la lista de las personas a quienes debe dinero y recibe la visita de un trabajador que le reclama una deuda. Cuando su padre se entera de la situación, propone a Ernesto un reto: que sea él quien se marche a España.

Sinopsis del segundo capítulo

Ernesto habla con su familia sobre la posibilidad de ir a vivir a España. Cecilia y Tomás son los más entusiasmados, mientras que Alicia manifiesta su intención de quedarse para no dejar a su novio.

Con la idea de conseguir fondos para el viaje, Ernesto organiza en su casa una feria americana, cuyas ganancias deposita en el banco. Justo en esos días, el país atraviesa una de las peores crisis económicas y el gobierno establece restricciones para retirar dinero de los bancos a sumas ínfimas. Ernesto acude al banco y la policía le echa como lo hace con los cientos de ahorristas que están protestando.

Afortunadamente, Andrés tiene sus ahorros consigo, pero sólo alcanza para un pasaje. Ernesto acepta el reto de viajar solo a España. En el aeropuerto de Barajas, el arquitecto se pregunta si el país le brindará las mismas oportunidades que Argentina ofreció a sus antecesores.

Andrés Olaya. Barco hacia Buenos Aires, 1934. En el barco, Andrés conoce gente que le habla en idiomas desconocidos, entre ellos Juliusz, un judío húngaro de 20 años con el que entabla una buena amistad. También conoce a Laia, una española que llora mirando la fotografía de un hombre y de la que Andrés se quedará prendado.

Juliusz y Andrés cuidan especialmente a Gemma, una niña italiana que viaja la tutela de Fabrizzio, uno de los encargados de las calderas del barco.

A causa de un incendio provocado en la primera clase, un grupo de alemanes nazis son alojados en el comedor de tercera, mientras que los viajeros con menos recursos se acomodan en la cocina. Uno de estos alemanes humilla a Juliusz, que no se anima a responder a la ofensa. Sin embargo Andrés, y más tarde toda la tercera clase, defienden al chico.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba